Buenas noches padre,

Me gustaría preguntarle ésto: ya que estoy convencido, como usted ha explicado, de la autoconciencia de Jesús desde el momento de su concepción, ¿cómo deben leerse las palabras “Creció en sabiduría… ante Dios y los hombres”?

Además, ¿qué significa el conocimiento de Jesús sobre los asuntos humanos? Gracias de antemano.


Querido,

1. te informo de las sentencias de los Santos Padres recogidos por Santo Tomás sobre este punto.

Santo Tomás, persuadido como estaba de que Cristo tenía plena conciencia de sí mismo desde el primer momento de su existencia y, de hecho, que desde ese primer momento tenía un conocimiento perfecto, dice que creció en sabiduría y gracia en su manifestación ante los hombres.

2. En la Catena Aurea Santo Tomás relata el pensamiento de Teófilo de Ocrida, un preceptor del siglo XI que vivió en la corte de Constantinopla y que dejó un valioso comentario sobre los Evangelios y muchas homilías: “Pero algunos dicen: ¿De qué manera puede ser igual al Padre en sustancia quien se dice que crece como si fuera imperfecto? Pero no se dice que adquiera crecimiento en que es el Verbo, sino en que se hizo hombre. Y si realmente progresó después de hacerse hombre, el que antes era imperfecto, ¿por qué le damos gracias en cuanto se encarnó para nosotros? ¿De qué manera, si es la verdadera sabiduría, puede aumentar la sabiduría? ¿O de qué manera puede otorgar la gracia a los demás quien puede progresar en la gracia?”

Aquí está la respuesta: “El Verbo perfecto se hizo hombre siendo la virtud y la sabiduría del Padre. Pero como tenía que asumir los rasgos de nuestra naturaleza para no ser considerado algo extraño por quienes lo veían, como hombre se manifestaba como alguien que crece en cuerpo y era estimado diariamente como más sabio por quienes lo escuchaban y veían”. Por lo tanto, el crecimiento fue en su manifestación y en la comprensión de los que lo vieron.

3. San Gregorio Nacianceno, uno de los cuatro grandes doctores de la Iglesia Oriental, también pensaba de la misma manera: “Ahora, se dice que progresó según la humanidad, no porque recibiera un crecimiento ya perfecto desde el principio, sino porque se manifestó poco a poco”.

4. Finalmente informa del pensamiento común de los orientales: “Crecía según la edad primero en el cuerpo, haciendo avanzar el cuerpo al estado varonil; en la sabiduría a través de los que fueron instruidos por él en las cosas divinas; en la gracia por la cual somos elevados. Por lo tanto crecía en sabiduría comunicando sabiduría y gracia a los hombres.

5. La frase tradicional es resumida como sigue por un erudito bíblico del siglo XX, el dominico Mark Sales: “Avanzó en sabiduría. En Jesucristo, además del conocimiento divino, que le pertenece como Dios, hay también un conocimiento humano, que le pertenece como hombre. Está claro que las palabras del evangelista se refieren a la ciencia humana. Pero los teólogos distinguen en Jesucristo un triple ciencia creada: la ciencia beata, por la cual el alma de Jesús ve la esencia de Dios y todas las cosas en ella; la ciencia infundida, por la cual conoce todas las cosas por formas inteligibles recibidas inmediatamente de Dios; la ciencia adquirida o experimental, por la cual conoce las cosas por formas inteligibles abstraídas de las cosas sensibles.

Jesús, desde el primer momento de su concepción poseía la ciencia beata e infundida en toda su plenitud y perfección, y en ellas no hizo ningún progreso.

En la ciencia adquirida, por otra parte, Jesús siempre progresó en proporción a que sus sentidos se hicieron más perfectos y recibieron nuevas impresiones.

En la edad. La elikìa griega puede significar edad o estatura. Este segundo sentido es más probable.

En gracia. La gracia de Jesús progresó no según la costumbre,ya que era perfecta e inmutable, sino según los efectos, es decir, en que a medida que Jesús crecía, hacía cada vez más obras maravillosas, que eran cada vez más agradecidas a Dios y lo hacían más aceptable para los hombres”.

Deseando que crezcas más en sabiduría, en gracia y en la acumulación de años, te recuerdo al Señor y te bendigo.

Padre Ángelo

Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español Francés Alemán Portugués