Pregunta
Estimado Padre Angelo,
las Escrituras nos dicen que Cristo ascendió al cielo en cuerpo y alma, mi pregunta es: ¿dónde está el Cuerpo de Cristo?
Cuando Cristo subió al Cielo y se apareció a los apóstoles, comió y bebió con ellos para demostrar que no era un fantasma, los cuales no comen ni beben. Así demostró que había resucitado en la carne. Ahora, como hombres mortales somos muy conscientes de las vicisitudes del cuerpo humano entonces en esta perspectiva, ¿dónde debemos pensar que esté el Cuerpo de Cristo ?
¿En qué parte del cielo, o en qué dimensión debe existir (y de qué tipo de existencia se trata) si el cuerpo humano puede vivir sólo en este planeta, y además en una parte extremadamente pequeña?
Si está en un lugar de espíritu, entonces ¿cómo puede un cuerpo real habitar en un lugar intangible?
La Virgen también ascendió al cielo en cuerpo y alma, y aquí mi pregunta se repite con mayor  insistencia : la Virgen no ascendió al cielo después de la resurrección, sino a través de la “Dormitio Virginis”, por lo tanto, no como ser divina de la misma sustancia del Padre, como Cristo, sino como ser humano; un ser humano, sin embargo, muy especial como Madre de Cristo, labio sinusal concebido desde el principio de los tiempos, pero todavía con un cuerpo humano terrenal, no adecuado para la existencia fuera de este mundo, aun menos en los cielos siderales.
Recientemente, el Papa Ratzinger, en una lectio divina, explicó que cuando oramos al Padre Nuestro y decimos que “estás en los cielos “,lo que debe ser entendido por” los cielos” es “entre los justos” o, “Padre nuestro que estás entre los justos…” en la práctica sustituye el “lugar” por “sus moradores) “.
Como resultado, debemos pensar en la subida al cielo en cuerpo y espíritu de Cristo y de la Virgen, como el logro de un lugar indefinido e indefinible… dónde están todos los justos.            Sí… pero, ¿dónde?

Gracias y saludos cordiales.
Emanuele


Respuesta del sacerdote
Estimado Emanuele,
1. Los dominicos franceses en una hermosa síntesis de la teología publicada en la década de 1950 con el título de Iniciación Teológica escribieron:
“¿Dónde se subió Cristo? La respuesta fue muy fácil para los antiguos porque su cosmología era simple. Se imaginaron la tierra totalmente plana, que apoya sobre las “aguas de abajo” y sostiene el firmamento y las aguas superiores por medio de sus montañas más altas – sus pilares de Hércules –. Cristo habría subido al cielo, es decir, por encima de las aguas superiores, en la morada que los griegos asignaron a los dioses del Olimpo.
Giotto, todavía en el siglo XIII, pintó una Ascensión en la que se ve al Cristo que al final de su viaje ascensional emerge de las aguas celestiales.
Para nosotros, pero, que tenemos un mejor, aunque todavía imperfecto, conocimiento del universo, esta representación se ha vuelto inaceptable.
La tierra es redonda y lo que llamamos físicamente el cielo está por encima y por debajo, en derecha e izquierda.
Estamos resignados a no saber más; basta con creer en la realidad de la Resurrección: Cristo está vivo.
No nos importa el lugar donde esté, porque por un lado sabemos que para su divinidad siempre está presente entre nosotros: “Y he aquí, estoy con vosotros todos los días hasta el final del mundo” (Mt 28, 20), por el otro que Cristo según su humanidad conoce a cada uno de nosotros por su nombre y ve nuestros pensamientos más íntimos.
La distancia no crea ningún obstáculo para este conocimiento interior que Jesús tiene de nosotros y para su amor hacía nosotros. Sucede como si una persona siguiera a otra en cualquier momento en otro continente, con una transmisión de pensamientos.
Cristo en todo momento penetra profundamente en nuestro espíritu y corazón y para cada uno de nosotros intercede con el Padre.
Es precisamente este posible “contacto” con otras almas, a través de su inteligencia y amor, lo que le permite ser “el instrumento” que el Padre aplica a nuestra santificación” (Iniciación Teológica, vol. IV, Morcelliana, 186-187).
2. El Catecismo de la Iglesia Católica dice que “el cuerpo auténtico y real” de Cristo resucitado “posee las nuevas propiedades de un cuerpo glorioso” (CCC 645).
“Glorioso” significa, al menos, que es un cuerpo “espiritual”, como dice san Pablo en su primera carta a los corintios, capítulo 15: “lo que resucita es un cuerpo espiritual. ” (1 Co 15, 44).
3. Precisamente por esto, el Catecismo de la Iglesia Católica dice que el cuerpo glorioso de Cristo “ya no está situado en el espacio y en el tiempo” y “su humanidad ya no puede ser retenida en la tierra” (CCC 645).
La humanidad de Cristo (cuerpo y alma) con su resurrección “pertenece al dominio divino del Padre” (CCC 645) o sea, que vive en Dios.
Ahora Dios está en el cielo, en la tierra, en todos los lugares porque es el Inmenso.
Por eso está cerca de nosotros, a nuestro lado.
Y al mismo tiempo trasciende el cielo, la tierra y todos los lugares. El así nos espera en su glorioso Reino, que no tiene las características de este mundo.
4. El texto sagrado dice que ” Jesús fue llevado arriba; una nube lo envolvió y no volvieron a verle.” (At1:9).
La elevación en la parte superior era necesaria para que los Apóstoles indicaran que Cristo con su gloriosa humanidad entró en Dios. La nube indica la majestad de Dios.
5. La Virgen también subió al cielo.
Pero no con un cuerpo material, sino transfigurado, glorioso y espiritual, como Cristo.
Espero que tú también llegues, cuando Dios quiera, donde El haya preparado un lugar para ti, mientras te añado en mis oraciones y te bendigo.

Padre Angelo


Traducción Susanna F.

Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Inglés Español Alemán