Hola Padre Ángelo,

Gracias por el servicio que nos ofreces, me gustaría hacerte una pregunta: ¿qué opinas de que el Papa Francisco haya cambiado el artículo nº 2267 del Catecismo haciendo inadmisible la pena de muerte? Algunos creen que este cambio es ilícito porque se aparta del Magisterio anterior.

¿Qué opinas de esto?

Gracias de nuevo.


Querido,

1. La pena de muerte es un acto disciplinario previsto en la Sagrada Escritura y aplicado desde hace mucho tiempo en todas partes. Sin embargo, no es un dogma de fe o moral.

2. Hay que recordar que, si bien la Sagrada Escritura contempla la pena de muerte, no obstante, sienta las bases para su superación. Ya en el Antiguo Testamento, Dios no quiso que se matara a Caín y le impuso una señal para que quien se encontrara con él no lo matara (Gn 4,15). Asimismo, Dios dice por medio de los profetas: “No quiero la muerte del pecador, sino que se convierta y viva” (Ez 33,11).

3. Especialmente en el Nuevo Testamento, Jesús, en una de sus primeras enseñanzas, no sólo suprime la ley del talión, sino que incluso le da la vuelta: ” Ustedes han oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente”. Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra. Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto; ” (Mt 6,38-40). Nos pide que opongamos el amor al odio.

4. En particular, en el episodio de la adúltera, Jesús con su silencio muestra claramente que no está de acuerdo con los que quieren apedrearla. Y también dice por qué: sólo el que está libre de pecado puede tirar piedras a la mujer adúltera (Jn 8,7).

5. Juan Pablo II, aunque confirma en el Catecismo de la Iglesia Católica la licitud de la pena de muerte si no hay otro modo de defender eficazmente las vidas humanas, concluye, sin embargo: “Si, por el contrario, los medios incruentos son suficientes para defenderse del agresor y para proteger la seguridad de las personas, la autoridad se limitará a estos medios, ya que se adaptan mejor a las condiciones concretas del bien común y son más acordes con la dignidad de la persona humana. Hoy, en efecto, como consecuencia de las posibilidades de que dispone el Estado para reprimir eficazmente el delito haciendo inofensivo al autor, sin privarle definitivamente de la posibilidad de redimirse, los casos de necesidad absoluta de supresión del delincuente “son ya muy raros, si no prácticamente inexistentes” (EV 56)” (CIC 2267).

6. Más tarde, hablando en San Luis (Missouri, Estados Unidos), un estado cuya población era conocida por estar abrumadoramente a favor de la pena de muerte, dijo: “La dignidad de la vida humana no debe negarse nunca, ni siquiera a los que han hecho un gran mal. La sociedad moderna tiene las herramientas para protegerse, sin negar a los delincuentes la posibilidad de arrepentirse. Por ello, renuevo mi llamamiento… a la abolición de la pena de muerte, que es cruel e innecesaria” (L’Osservatore Romano, 29 de enero de 1999, p. 4).

7. De este modo, el Magisterio declaró que la institución disciplinaria de la pena de muerte y sus motivos estaban prácticamente obsoletos. La superación explícita de la pena de muerte se produjo con el Papa Francisco, que, en un Rescripto del 1 de agosto de 2018, mandó sustituir el n. 2267 del CIC por las siguientes palabras: “Durante mucho tiempo el recurso a la pena de muerte por parte de la autoridad legítima, después de un juicio regular, fue considerado una respuesta adecuada a la gravedad de ciertos delitos y un medio aceptable, aunque extremo, para proteger el bien común. Hoy en día existe una creciente conciencia de que la dignidad de la persona no se pierde ni siquiera tras la comisión de delitos muy graves. Además, hay una nueva comprensión del significado de las sanciones penales por parte del Estado. Por último, se han desarrollado sistemas de detención más eficaces, que garantizan la debida defensa de los ciudadanos, pero al mismo tiempo, no privan definitivamente al delincuente de la posibilidad de redimirse. Por eso la Iglesia enseña, a la luz del Evangelio, que la pena de muerte es inadmisible porque ataca la inviolabilidad y la dignidad de la persona”.

8. Por lo tanto el Papa Francisco está en línea con lo que el Magisterio anterior había dicho con Juan Pablo II. Te deseo lo mejor, te encomiendo al Señor y te bendigo.

Padre Ángelo

Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español