Querido Don Ángelo,

¿Por qué el Señor maldice a la serpiente en el libro del Génesis? Es algo que no entiendo. De hecho, Adán y Eva sucumbieron a la tentación y cometieron una grave culpa, precisamente el pecado original. Ahora, si el Padre permitió que nuestros progenitores fueran tentados por el diablo, una vez que cometido el pecado, ¿por qué Dios maldice a Satanás? ¿No había consentido el Señor que hubiera la tentación? Leyendo el libro del Génesis tengo como la sensación de que el Señor no conocía todo lo que sucedió, pero esto es prácticamente imposible porque Dios sabe todo acerca de todos y en todo momento. Sin embargo, no puedo darme una explicación de este hecho. En el Libro de Job, por otra parte, parece haber incluso algún tipo de apuesta entre Dios y Satanás, ¿por qué el Señor en este caso está conversando con una entidad a la que ha maldecido?

Siempre leo el sitio con gran interés.

Saludos cordiales.


Querido,

1. Fui a ver lo que dice San Agustín en su monumental comentario sobre el Génesis (lástima que haya comentado sólo los tres primeros capítulos). Este Santo Doctor da por sentado que los eventos ocurrieron tal como los escribe el texto sagrado. Pero esto, para nosotros, es de relativo interés. Es más interesante la explicación que da y que nos hace entender, entre otras cosas, por qué se le dio el nombre de águila de Hipona.

2. Antes de responder a su cuestión me gusta citar lo que dice sobre la astucia de la serpiente: “De qué tipo era y de dónde venía la astucia de la serpiente. Había, sin embargo, la serpiente, la más astuta, es cierto, pero sólo entre todos los animales hechos por el Señor Dios. Ahora bien, es en el sentido transversal que la serpiente es llamada la más astuta o, según varios manuscritos latinos, la más sabia, no en el sentido propio, como suele entenderse la palabra “sabiduría” cuando se refiere a Dios, a un ángel o a un alma racional, sino en el sentido en que las abejas y las hormigas también podrían ser llamadas “sabias”, ya que sus obras manifiestan una especie de sabiduría. Esta serpiente, por otra parte, podría ser llamada “la más sabia” de los animales, no por su alma irracional, sino por el espíritu de otro ser, es decir, del espíritu diabólico. Por muy bajos que hubieran sido arrojados los ángeles rebeldes, fueron arrojados de su morada celestial por su maldad y orgullo, pero por su naturaleza son superiores a todas las bestias por la excelencia de su razón. Qué extraño sería entonces que el diablo, al entrar en la serpiente y someterla a su sugestión, comunicándole su espíritu de la manera en que los profetas de los demonios suelen ser invadidos, le hubiera hecho “el más sabio” de todas las bestias que viven en virtud de un alma viva pero irracional .Pero es en un sentido impropio que se habla de “sabiduría” con respecto a una persona malvada, como se habla de “astucia” con respecto a una persona buena. Porque en el sentido propio y según el uso más corriente, al menos en la lengua latina, las personas dignas de elogio son llamadas “sabias”, mientras que “astutas” se entiende como aquellas que usan su sabiduría para el mal. Por eso algunos, como se puede ver en muchos manuscritos, han traducido según las exigencias de la lengua latina no la palabra sino la idea, y por ello han preferido llamar a la serpiente “la más astuta” en lugar de “la más sabia” de todos los animales.

Cuál es el sentido apropiado de este término en el hebreo, es decir, si en ese idioma algunos pueden ser llamados y entendidos como “sabios” en relación con el mal no en un sentido impropio sino en un sentido apropiado, que vean los especialistas en ese idioma.

Sin embargo, leemos claramente en otro pasaje de la Sagrada Escritura de algunos llamados ‘sabios’ en relación con el mal y no con el bien; y el Señor dice que los hijos de este mundo son más sabios que los hijos de la luz para proveer a su vida futura, aunque sea fraudulentamente y no según la justicia” (De genesi ad litteram libro XI).

3. Volviendo a su pregunta, damos por sentado que la serpiente es la imagen del enemigo del hombre, es entonces el diablo. Te preguntas por qué Dios lo maldijo después de que le dio permiso para tentar al hombre. Mientras tanto, debemos preguntarnos en qué sentido maldice Dios. Ciertamente esta expresión resuena en la Sagrada Escritura. Pero evidentemente es un lenguaje antropomórfico. Y en nuestro caso significa esto: sí, el diablo por envidia tienta al hombre. Pero su tentación y la aparente victoria que traerá no servirán para otra cosa que para ser humillado aún más y manifestar la gloria de Dios y la santificación del hombre de una manera aún más grande.

4. En efecto el diablo verà su reino destruido. Además, el hombre arrastrado a la rebelión contra Dios será redimido por la sangre de Jesucristo. Y victorioso irá y se sentará a la derecha de Dios con mayor gloria y poder eterno más grande de aquel que tenido si  hubiera permanecido en estado de inocencia. Finalmente, Dios mismo tiene una gloria eterna aún mayor porque muestra cuán grande es su amor por los hombres al merecer una redención tan grande y poderosa.

5. En beneficio de nuestros visitantes me gustaría subrayar un detalle que no se le ha escapado: mientras que en el libro del Génesis Dios no conversa con el diablo, mientras que sí lo hace con Adán y Eva, en el libro de Job hay este diálogo. Cuando Dios lo ve le dice: “¿De dónde vienes?” (Job 1:7). Y Satanás respondió: “De rondar por la tierra, yendo de aquí para allá” (Ib.). A decir verdad, sin embargo, es el diablo quien va a tentar a Dios, así como es de nuevo el diablo quien va a tentar a Jesús en el desierto. Aquí Dios lo cuestiona no porque no sepa lo que ha hecho Satanás, sino para obligarlo a decir con su propia boca lo que le hace a los hombres: “He ido por todas partes”. Aquí es evidente cuál es la razón por la que da la vuelta a la tierra. San Pedro lo dice claramente: “sean sobrios y estén siempre alertas, porque su enemigo el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar. Resístanlo firmes en la fe” (1 Pedro 5:9).

6. Lo obliga a hablar con su propia boca de la misma manera que después del pecado original le pregunta a Adán: “¿Dónde estás?” (Gen 3:9). Ciertamente Dios sabe lo que Adán ha hecho y dónde está, pero en nuestra enseñanza le obliga a decir cómo se siente después del pecado. Y debe declarar que está desnudo, que ha perdido esa veste preciosísima, sobrenatural y por lo tanto invisible que es la gracia. Con esta veste se sentía en comunión con Dios, con Eva y con toda la creación.

Después del pecado, en cambio, siente que ha perdido el bien más preciado, de estar extremadamente empobrecido: ya no tiene comunión con Dios, ni siquiera con la de Eva. Incluso la creación le parece hostil.

Te agradezco por la cuestión, te recuerdo al Señor y te bendigo.

Padre Ángelo

Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Inglés Español Francés Alemán Portugués