Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español Francés Alemán Portugués

Querido Padre Angelo,

La persona que te escribe es un chico que aún está en la escuela secundaria y que tiene algunas preguntas que hacerte a las cuales te pido que por favor me respondas ya que son dilemas que tengo: No puedo entender lo que Dios piensa de los homosexuales, si todos somos hijos de Dios, si es Dios quien quiere que uno nazca homosexual, si le agradan siempre que no hagan actos homosexuales, si son ciertas las historias de ex-gay que dicen que al convertirse y rezar ya no son gay y sobre todo si es un pecado ser homosexual pero no practicar, si es un pecado tener deseos homosexuales pero no practicarlos, si los homosexuales son dignos de Dios y sobre todo me gustaría que me explicaras la segunda carta de San Pablo a los Corintios donde dice que Dios ha abandonado a las pasiones infames, que los injustos no heredarán el reino de Dios y que los que eran injustos como los enumerados por San Pablo han sido lavados, santificados y justificados en el nombre de Jesús, luego me gustaría que explicaras claramente el pecado de la sodomía y por último ¿qué debe hacer uno si se descubre homosexual? Vivir castamente, rezar….

Me gustaría tener respuestas a estas preguntas en el orden en que las escribí ytle agradezco de antemano tu disponibilidad


Querido,

Intentaré responder brevemente a todas sus preguntas. Las pondré en cursiva.

1. No entiendo lo que Dios piensa de los homosexuales.

Que son personas a las que amar, como a todos los demás. Cristo se entregó hasta el final por todos, sin ninguna distinción.

2. Si todos somos hijos de Dios.

La formulación es ambigua. Porque bajo el perfil bíblico y teológico uno no nace como hijo de Dios, sino que se convierte en uno. Y uno se convierte así en el momento en que acepta la vida santa y sobrenatural de Dios en su interior. Esto es lo que dice el Evangelio: «Pero a todos los que la recibieron, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios» (Jn 1:12). Por lo tanto, hijos de Dios, en el pleno sentido del término, son todos aquellos que han sido regenerados a la vida sobrenatural de la gracia. Esto no impide que Dios ame a todos con el amor de un Padre, porque Él desea y hace todo para que cada persona pueda recibir su vida santa dentro de sí misma. Si, por otra parte, por hijos de Dios quieres decir que todos somos criaturas de Dios, entonces todos somos criaturas de Dios desde el primer instante de nuestra existencia. Pero desde un punto de vista bíblico y teológico, el concepto de filiación divina es mucho más significativo y no conoce límites basados en el sexo o la inclinación sexual.

3. «si es Dios quien quiere que uno nazca homosexual»:

Sobre la génesis de la homosexualidad los estudiosos mismos no son unánimes. En cualquier caso, es un error decir «es Dios quien quiere que uno nazca homosexual». Si la génesis de la homosexualidad fuera de naturaleza genética, se podría decir que Dios lo permite. Pero está mal decir que Dios lo quiere.

4. Si le agradan, siempre y cuando no se involucren en actos homosexuales,

Sí, todos los que acogen su vida santa en sus corazones, es decir, si viven en gracia, le agradan. Esto se aplica no sólo a los homosexuales, sino a todos. Por lo tanto, también aquellos que tienen inclinaciones homosexuales pueden convertirse en santos e incluso en grandes santos.

5. si las historias de ex-gay que dicen que al convertirse y rezar ya no son gay son verdaderas.

Como usted formuló la pregunta puedo decir que no es verdad. Porque muchos homosexuales se han convertido y permanecen con su inclinación. Pero la inclinación homosexual no es incompatible con la recepción de la vida santa de Dios en el proprio corazón.

6. y sobre todo si es un pecado ser homosexual pero no practicar,

Según el Magisterio de la Iglesia, la inclinación homosexual es un desorden, pero no es un pecado. Esto se aplica no sólo a la inclinación homosexual, sino a cualquier otra inclinación. Sólo los actos son pecados.

7. si es pecado tener deseos homosexuales, pero no practicarlos,

Ciertamente no es un deseo según Dios, pero también puede ser sólo un impulso, una inclinación, una tentación. Todo depende de la reacción de la persona.

8. Si los homosexuales son dignos de Dios.

Repito: si aceptan la vida santa de Dios dentro de sí mismos son tan agradables para Él como todas las demás personas que viven en  gracia. No hay ninguna distinción basada en la inclinación sexual.

9. Y sobre todo me gustaría que me explicara la segunda carta de San Pablo a los Corintios donde dice que Dios ha abandonado a las pasiones infames,

En primer lugar, no es Corintios II, sino Romanos II. Además, San Pablo habla de aquellos que no reconocerían a Dios, aunque su existencia y algunas de sus perfecciones se manifiesten por las obras que ha hecho. «Los abandonó»: es decir, les permitió alejarse de él. Pero privarse de Dios es como privarse de su centro, su punto de gravedad. Ahora bien, si el movimiento centrífugo no está equilibrado por el movimiento centrípeto, hace muchos desastres. Y los desastres son los mencionados por San Pablo: «Y como no se preocuparon por reconocer a Dios, él los entregó a su mente depravada para que hicieran lo que no se debe. Están llenos de toda clase de injusticia, iniquidad, ambición y maldad; colmados de envidia, crímenes, peleas, engaños, depravación, difamaciones. Son detractores, enemigos de Dios, insolentes, arrogantes, vanidosos, hábiles para el mal, rebeldes con sus padres, insensatos, desleales, insensibles, despiadados.» (Rom. 1:28-31).

10. y que los injustos no heredarán el reino de Dios.

San Pablo dice esto en 1 Cor 6:9. Con estas palabras nos recuerda que la injusticia es un pecado grave. La razón: porque es directamente contraria a la caridad que lleva a amar sobrenaturalmente a Dios y al prójimo. Sin embargo, si hay parvidad de materia, la injusticia – aunque sigue siendo injusticia – no es todavía un pecado grave o mortal.

11. Los que eran injustos como los de la lista de San Pablo (que) fueron lavados, santificados y justificados en el nombre de Jesús,

San Pablo habla de ellos en 1 Cor 6:11: son los que se convirtieron del paganismo y recibieron el Bautismo. Por el Bautismo han sido lavados de sus iniquidades. Fueron santificados y justificados porque por la infusión del Espíritu Santo recibieron una nueva vida, la vida santa de Dios en su interior.

12. entonces me gustaría que explicaras claramente el pecado de la sodomía

Es el pecado cometido por los habitantes de Sodoma descrito en Génesis 19:1-8.

13. Y finalmente, ¿qué debe hacer uno si se descubre a sí mismo como homosexual?

Está llamado, como todos los demás, a amar, a entregarse completamente porque la persona humana se realiza sólo en el don de sí misma.

14. Vivir castamente, rezar…

Cada uno debe vivir castamente, cada uno según las características de su propio estado de vida. Así como el mandamiento de no cometer actos impuros se aplica a todos. De la misma manera, todos están obligados a rezar si desean permanecer abiertos a Dios.

Me gustaría tener las respuestas a estas preguntas en el orden en que las escribí y le agradezco de antemano su disponibilidad.

Aquí las he contestado todas. Espero haberlo aclarado. Te deseo todo el bien, te bendigo y te recuerdo al Señor.

Padre Ángelo