Reverendo Padre,

(…) ahora es el momento de dejarlo todo y seguir al Señor está cerca.

Desde hace tiempo ya no me siento atraído por este mundo incomprensible, irracional y ateo; lo siento, pues, por el santo pueblo de Dios, en esta fase histórica sacudido por vientos a estribor y a bavor, sin capitanes ni guías. Y así, en este punto, todo lo que puedo hacer es rezar para mantener el timón recto, permaneciendo fiel a mi vocación.

Debo confesar, sin embargo, que a veces temo que en el futuro no pueda frenar las olas movidas por estos vientos, sobre todo si tendré que cuidar a las almas: me encomiendo a los buenos oficios de la Virgen, a la que venero fervientemente con el término sedes sapientiae, y a los de Santo Tomás, amigo de todas las horas y maestro cierto de doctrina.

(…) También seguiré rezando para que otros como yo sean bien guiados, estimulados e impulsados a seguir a Cristo en su totalidad y para que otros trabajadores de la viña se levanten, preparados, fieles, justos y misericordiosos: el pueblo de Dios necesita a estas personas.


Querido,

Con referencia a tus temores de ser sacudido aquí y allá por las diversas corrientes también dentro de la Iglesia, estoy cada vez más convencido de que la brújula que nos guía para permanecer fieles a nuestra vocación de proclamar y testimoniar el Evangelio es la vida de la gracia, cultivada cada vez más y mejor.

Las corrientes a las que aludo no son las que pueden existir entre el pensamiento de Santo Tomás o Duns Escoto, entre las escuelas dominicas y franciscanas. Porque este es el legítimo y genuino pluralismo el que enriquece y hace más espléndida a toda la Iglesia, incluso en su doctrina. Me refiero en cambio a esas corrientes que llevan por mal camino, que hacen que algunos digan que es según Dios y por lo tanto santificando ese comportamiento que en cambio es, por su naturaleza pecaminoso, y por lo tanto aleja de Dios y de los caminos de la santificación. Y es en referencia a esto que expresas algún temor por tu futuro.

2. Entonces, ¿qué puedes hacer para mantenerte en la verdad y estar entre aquellos por los que Jesús oró en la última cena, diciendo: “Padre, conságralos en la verdad” (Jn 17:17)? Creo que la respuesta se encuentra claramente en ese número del Catecismo de la Iglesia Católica donde se habla de la bienaventuranza de los puros de corazón para los que Jesús prometió la visión de Dios: “Felices los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios” (Mt 5,8).

3. El Catecismo de la Iglesia Católica escribe: “Los ‘puros de corazón’ son aquellos que han sintonizado su inteligencia y su voluntad con las exigencias de la santidad de Dios, en tres ámbitos, sobre todo: la caridad, la castidad o la rectitud sexual, el amor a la verdad y la ortodoxia de la fe”. Y concluye diciendo: “Hay un vínculo entre la pureza de corazón, cuerpo y fe” (CIC 2518).

4. Tres son entonces las virtudes características de los puros de corazón y que están íntimamente ligadas entre sí: la caridad, la pureza (castidad) y el amor a la verdad, la pureza de la fe, que está íntimamente ligada a la humildad.

5. La caridad por encima de todo. La caridad, de hecho, trae la presencia personal de Dios en nosotros y nos lleva a Dios, según lo que dice San Juan: “El que permanece en la caridad, permanece en Dios y Dios permanece en él” (1 Jn 4:16). Dios permanece como una luz particularmente brillante en el alma en gracia y evita que aquellos que tienen verdadera caridad se desvíen o permanezcan en las tinieblas del error. Santo Domingo, cuando a alguien le llamó la atención su sermón y le preguntó dónde había aprendido todas esas cosas hermosas, respondió que las había aprendido en el libro de la caridad.

6. Para preservar la pureza de la fe, en segundo lugar, la pureza es necesaria en los pensamientos, sentimientos, miradas, palabras y acciones. San Alberto Magno, un dominico, dice que “el alma que nunca ha obedecido a las voluptuosidades carnales posee, por eso mismo, una inteligencia más pura y está mejor dispuesta a las cosas celestiales” (cf. v. bernadot, La Orden de los Frailes Predicadores, 3, 4).

Lo que es lo mismo que decir: está mejor dispuesto a encontrar la verdad y a permanecer allí. A este respecto no debemos olvidar nunca lo que dijo nuestro Salvador: ” la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas. Todo el que obra mal odia la luz y no se acerca a ella, por temor de que sus obras sean descubiertas. ” (Juan 3.19-20). Esto significa que los errores de doctrina van muy a menudo precedidos por errores en la vida moral, de modo que la mente se oscurece y ya no ve la verdad con claridad.

7. En tercer lugar, el Catecismo de la Iglesia Católica dice que se debe tener amor a la verdad y la ortodoxia de la fe. El amor a la verdad es sincero cuando va acompañado de mansedumbre y humildad. Santo Tomás dice que la mansedumbre “prepara al hombre para el conocimiento de Dios” (Suma Teológica, II-II, 157, 4, ad 1). Al hacer al hombre amo de sí mismo, le lleva a no contradecir las palabras de la verdad, “cosa que muchos hacen impulsados por la ira” (Ib.). La humildad, en cambio, lo hace sumiso y abierto a recibir la gracia divina (Ib., II-II, 161, 5 ad 2).

8. Esto es lo que es necesario para no desviarse de la verdad a pesar de los vientos en contra. Su unción, que toma la forma de caridad, pureza y amor sincero por la verdad, te custodiará en la verdad. En una palabra, necesitas una vida interior fuerte e intensa. Lo que dijo Nuestro Señor es siempre cierto, a saber, que cada uno habla según la abundancia de su corazón (Mt 12, 34) y de su vida. También a este respecto se puede decir que los reconocerá por sus frutos (en este caso los frutos son las enseñanzas).

Te aseguro mi oración por tu perseverancia hasta la muerte en el camino al que el Señor te ha llamado.

Te abrazo fraternalmente y te bendigo.

Padre Ángelo

Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español Francés