Querido Padre Ángelo,

Gracias por tu respuesta y por las palabras que me has dicho. Realmente me parece que el Señor me ha dado una gran gracia en su Amor infinito al poner en mí el deseo de amarlo sólo a Él, con corazón indiviso, y de tenerlo sólo a Él como mi esposo, ahora y en la eternidad. Jesús es el mejor esposo que uno puede tener, y entregar mi corazón sólo a Él es para mí la realización de un sueño de Amor que hace hermosa mi vida y mi juventud… de hecho me dije pero qué hermoso a los 22 años, entregar mi corazón sólo a Jesús, amarlo sólo a Él ahora y siempre, y es que la vida es maravillosa a pesar de las miserias y sufrimientos de esta vida, porque incluso los sufrimientos, el dolor, los abandonos por parte de las criaturas y los diversos trabajos y sufrimientos de esta vida, vividos con Jesús, en Jesús, por Jesús unidos a su Santa Pasión y a sus ofrendas se vuelven dulces, sabiendo que no son en vano, sino que ayudan a alguna alma viva en algún lugar a convertirse y salvarse, o dan alivio a alguna alma purgante y que consuelan el corazón de Jesús. De hecho, intento hacer mío el gesto de la Verónica en el Calvario, también quiero acariciar y enjuagar suavemente el rostro de Jesús con la Gracia de Dios. Realmente quiero acariciar suavemente el rostro de Jesús, su cabello, abrazarlo y darle un amor eterno… Me gustaría y quiero consolarlo por todos aquellos que lo ofenden. A veces, cuando pienso que aún hoy Él, mi Amor, tan infinitamente bueno y hermoso, sigue sufriendo mucho por los pecados y las ofensas de los hombres, quisiera estar siempre presente cerca de Él y por cada pecado con el que es ofendido darle un beso, una caricia, un te quiero. También este deseo mío de amarlo sólo a Él es darle una singularidad, decirle lo mucho que cuenta inmensamente para mí, darle un Amor único me parece una cosa hermosa, gracias, Padre Ángelo por haberme acompañado hacia este sueño de Amor. Aunque todavía no he hecho el voto perpetuo de castidad, siento que en mi corazón y en mi alma es como si lo hubiera hecho, porque ésta es mi felicidad, mi alegría, mi sonrisa… Sólo a Jesús y sólo a Él amo, teniéndole como mi único Esposo ahora y siempre.  Padre Ángelo siento que me entiendes, que comprendes el Amor que expreso en los mails, y qué hermoso que seas consagrado, de verdad… cuántas veces me he dicho qué gran gracia es ser sacerdote, ser todo suyo, qué belleza tienen los sacerdotes y los frailes, qué gracia… hay que amar a Jesús al máximo, con todos nosotros, Él realmente merece un Amor infinito, Él merece infinitas caricias y dulzuras, alabanzas, amor y adoración… pero mis palabras nunca podrán decir lo suficiente sobre sus infinitas grandezas, bellezas, lo mucho que Él merece infinitamente ser amado y lo mucho que Él es la felicidad infinita. Que Santo Tomás de Aquino nos proteja siempre y rece por nosotros.

Feliz y santa fiesta de Santo Tomás para ti también.

Un querido saludo


Querido,

1. Te respondo con mucho retraso. Tu correo ha quedado enterrado entre muchos otros y finalmente hoy he llegado al tuyo del 28.1.2019.

Releyendo de nuevo lo que me escribiste, me vinieron a la mente las palabras que Francesco Possenti (el futuro San Gabriel de la Virgen de los Dolores) se oyó decir en forma de locución mientras miraba la estatua de la Virgen asunta al cielo que pasaba ante él: “Francesco, ¿qué haces en el mundo? No estás hecho para el mundo. Sigue tu vocación”. No esperó más y, acompañado de su hermano mayor, el padre Luigi Possenti, dominico, entró en la Orden de los Pasionistas. Tal vez tú tampoco estés hecho para el mundo y estés llamado a seguir tu vocación.

2. En su correo electrónico deseo subrayar el aspecto contemplativo de su vida, es decir, la presencia constante de Cristo. Esta presencia actúa en ti como una Transfiguración permanente. Tú también dices junto a San Pedro. “Señor, qué bien estamos aquí!” (Mt 17,4). Y puedes añadir: “Contigo toda la vida se transfigura”.

3. Según el Catecismo de la Iglesia Católica, la contemplación es una mirada de fe fijada en Jesús, escucha de la palabra de Dios, amor silencioso, unión con la oración de Jesús y con los misterios de su vida (CIC 2724). Me parece que ya estás viviendo como un contemplativo, o, en todo caso, hay un anhelo de vivir así. Jesús dijo que ésta es “la mejor parte” (Lc 10,42).

4. Si puedo darte un consejo: permanece siempre en esta disposición de mente y corazón. Es una gran gracia la que has recibido. Si estás llamado a dar un paso adelante, ese paso no es más que contemplar en voz alta, comunicar a los demás lo que estás viviendo y disfrutando en tu comunión con Cristo. Es lo que Santo Tomás resume en una conocida expresión: “contemplari et contemplata aliis tradere” (Suma Teológica, II-II, 188, 6). Que traducido al español puede expresarse así: “Contempla y da a los demás lo que estás contemplando”. Sabes bien que estas palabras resumen el carisma de una conocida Orden religiosa, que sé que te es particularmente querida.

5. El lenguaje de tu correo electrónico es el de quien se dirige a su cónyuge. Es el lenguaje que utilizó el propio Dios cuando dijo por medio del profeta Oseas: ” Aquel día –oráculo del Señor– tú me llamarás: «Mi esposo» ” (Os 2,18). Con estas palabras Dios anticipó el sentido más profundo y último del matrimonio al convertirlo en sacramento, es decir, en signo sagrado y recuerdo de otro matrimonio, de otra relación esponsal: la que se da con Dios, con Jesucristo, fin y meta final de todas las cosas, incluido el matrimonio.

6. El libro de la Sabiduría, hablando de este Esposo, dice que “porque su compañía no causa amargura, ni dolor su intimidad, sino sólo placer y alegría” (Sabiduría 8,16). El capítulo 8° del Libro II de la Imitación de Cristo nos dice algo sobre esta compañía. “Cuando Jesús no habla interiormente, todo consuelo vale muy poco.  En cambio, si Jesús dice, aunque sea una sola palabra, sentimos un gran consuelo”. Qué cierto es que, si Jesús no habla interiormente, todo consuelo vale muy poco. En el Salmo, David dice: ” si no me respondes, seré como los que bajan al sepulcro.” (Sal 28,1), es decir, estoy muerto interiormente. Una sola palabra suya llena nuestro día, nuestra vida.

7. También tú experimentas lo que el autor de la Imitación sigue escribiendo: “¿No saltó inmediatamente María Magdalena del lugar donde lloraba cuando Marta le dijo: ” El Maestro está aquí y te llama?” (Jn 11:28). Un momento feliz, aquel en el que Jesús nos invita a pasar del llanto a la alegría espiritual”. Y de nuevo: “Qué secos y amargos sois, lejos de Jesús; qué necios y vacíos sois si vais detrás de cualquier cosa que no sea Jesús. ¿No es esto, para ti, un daño mayor que perder el mundo entero? ¿Qué puede darte el mundo si no posees a Jesús? Estar sin Jesús es un duro infierno; estar con Jesús es un dulce paraíso. No habrá enemigo que pueda hacerte daño, si tienes a Jesús cerca de ti. (…). El que vive sin Jesús está privado de todo; el que vive firmemente con él es rico en todo”.

8. Sobre todo, tú también puedes decir: “Si no tienes a Jesús como amigo, por encima de todos los demás, estarás extremadamente triste y desolado. (…). Por él y en él serán queridos tanto los amigos como los enemigos; y le rezarás por unos y por otros, para que todos lo conozcan y lo amen”.

 Con este pensamiento te deseo todo el bien, te encomiendo al Señor y te bendigo.

Padre Ángelo

Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Inglés Español