Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español Portugués

Pregunta

Buenos días Padre,

Soy un obrero sencillo no acostumbrado a los debates teológicos y vivo la fe en la sencillez de la gente sencilla y me hago preguntas sencillas…

La pregunta es esta: ¿cómo es posible que Dios se haya revelado de diferentes maneras según la región terrenal, el pueblo o la época en que se reveló?

Personalmente estoy absolutamente convencido de la existencia de Dios, pero no puedo aceptar con razón que diferentes revelaciones provengan del mismo Dios, revelen al mismo Dios y estando convencido de que hay un solo Dios, considero a los demás, fruto de la imaginación humana.

El Dios en el que creo es el Dios que comenzó a revelarse a Abraham y definitivamente con la encarnación del Verbo en el seno inmaculado de la Virgen María y la venida del Espíritu Santo.

Respuesta del sacerdote

Muy querido,

1. al comienzo de la carta a los Hebreos se leen estas palabras: “Después de haber hablado antiguamente a nuestros padres por medio de los Profetas, en muchas ocasiones y de diversas maneras, ahora, en este tiempo final, Dios nos habló por medio de su Hijo” (Hebreos 1:1-2).

Dirigiéndose a los judíos, el autor de esta carta se refiere a los “padres”.

Los “padres” no son todos los hombres que vivieron antes que ellos, sino los antiguos judíos de quienes eran descendientes los destinatarios de esta carta.

Por lo tanto, Él no se ha revelado a través de ídolos o naciones paganas.

2. Por lo tanto, desde el principio se dice claramente que la revelación no se hizo a todos los hombres, sino a través del pueblo elegido, por medio de los judíos.

3. A ellos Dios se ha revelado muchas veces y de diferentes maneras.

Muchas veces porque no fue revelado por una sola persona, sino por muchos: Abraham, Noé, Moisés, David, Isaías, los diversos profetas…

También se reveló a sí mismo en diferentes momentos desarrollando y confirmando la misma revelación.

4. Además, se ha revelado de muchas maneras a través de muchas figuras, como por ejemplo en la del león (“ha triunfado el León de la tribu de Judá”, Ap 5,5) o de la piedra que cayó del monte, pero no por mano de hombre (Daniel 2:34).

Se ha revelado de muchas maneras también a través de diferentes tipos de apariciones: corporales, en los sentidos internos o solo a través del intelecto.

A veces entonces ha hablado claramente, otras veces a través de acertijos y parábolas.

O en muchos sentidos porque unas veces ha amonestado a los pecadores, otras veces ha exhortado a los buenos, otras veces para instruir a todos.

5. Finalmente se ha revelado plenamente en Cristo.

Si la revelación del Antiguo Testamento fue fragmentaria y progresiva, en Cristo nos lo ha dicho todo, porque en Él no había simplemente un hombre inspirado por Dios, sino Dios mismo, que antes había hablado por medio de los profetas.

6. Sin embargo, la Revelación no es sólo para los judíos, sino para todos los hombres, como se desprende desde el principio cuando Dios dice a Abraham: “por ti se bendecirán todos los pueblos de la tierra” (Gn 12,3).

7. Además, Dios siempre se ha ocupado de todos los hombres, no sólo dando testimonio de sí mismo a través de sus criaturas: “Porque todo cuanto de se puede conocer acerca de Dios está patente ante ellos: Dios mismo se lo dio a conocer, ya que sus atributos invisibles –su poder eterno y su divinidad– se hacen visibles a los ojos de la inteligencia, desde la creación del mundo, por medio de sus obras” (Rm 1, 19-20), pero también a través de la voz de la conciencia: “Cuando los paganos, que no tienen la Ley (de Moisés), guiados por la naturaleza, cumplen las prescripciones de la Ley (los mandamientos), aunque no tengan la Ley (de Moisés), ellos son ley para sí mismos, y demuestran que lo que ordena la Ley está inscrito en sus corazones.  Así lo prueba el testimonio de su propia conciencia, que unas veces los acusa y otras los disculpa Así lo prueba el testimonio de su propia conciencia, que unas veces los acusa y otras los disculpa.” (Rm 2, 14-15).

8. El Concilio Vaticano II dice que cuida de todos los hombres también a través de “aquellas semillas de la Palabra que en ellas laten” (Ad gentes 11) en las “tradiciones nacionales y religiosas de los demás” (Ib., 11).

En efecto, “pues, todo lo bueno que se halla sembrado en el corazón y en la mente de los hombres, en los propios ritos y en las culturas de los pueblos” (Ib., 11) y “Cuanto hay de bueno y verdadero entre ellos, la Iglesia lo juzga como una preparación del Evangelio y otorgado por quien ilumina a todos los hombres para que al fin tengan la vida.” (Lumen Gentium 16).

9. Pero ya que “se extraviaron en vanos razonamientos y su mente insensata quedó en la oscuridad, ya que han sustituido la verdad de Dios por la mentira, adorando y sirviendo a las criaturas en lugar del Creador,” (cf. Rm 1, 21 y 25), o bien, viviendo y muriendo sin Dios en este mundo, están expuestos a la desesperación final… la Iglesia para promover la gloria de Dios y la salud de todos ellos, recordando el mandato del Señor que dice: “anuncien la Buena Noticia a toda la creación.” (Mc 16,15), procura con gran solicitud fomentar las misiones.” (Ib.).

10. Por lo tanto, tienes razón en que no hay “diferentes revelaciones del mismo Dios”.

Hay una sola revelación: la que a partir del Antiguo Testamento culminó en Cristo.

En otras religiones hay “semillas de verdad”, incluida la convicción de Dios Creador mencionada por san Pablo (Rm 1, 19-20).

Pero las deidades paganas (aquellas que San Pablo llamaba “ídolos”) son ciertamente “frutos de la imaginación humana”.

Te deseo una Santa Navidad llena de gracia y serenidad, te recuerdo al Señor y te bendigo.

Padre Angelo