Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español

Cuestión

Buenos días querido Padre Angelo,

Tengo algunas preguntas que hacerle sobre el bautismo. Recientemente hemos tenido la gracia de un niño y nos estamos preparando para hacer el bautismo.

¿Cuáles son las indicaciones de la Iglesia sobre el momento? Me explico: nuestro párroco nos dijo que la Iglesia aconseja bautizar a nuestros hijos «lo antes posible», pero yo no entendía cómo traducir esta indicación en términos concretos. ¿Qué significa «lo antes posible»? Él (el párroco) sugirió «dentro del año». Ahora pregunto: ¿es esta indicación en principio razonable? ¿Pueden ser seis meses un periodo adecuado? ¿O sería mejor antes?

La segunda cuestión se refiere a las figuras del padrino y la madrina: ¿tienen que ser necesariamente dos, un hombre y una mujer? Asistí a un bautizo (en una iglesia católica) en el que había dos madrinas. ¿Es esto posible?

Gracias por su habitual disponibilidad y saludos.

A.


Respuesta del sacerdote

Querido,

En primer lugar, me complace el hermoso regalo que ha recibido desde lo Alto. Este niño ha llenado vuestra familia y es una fuente de amor aún mayor para vosotros: no sólo sois los esposos del otro, sino también el padre y la madre de vuestro querido hijo.

2. En el momento en que le respondo, seguramente ya habrá dispuesto el bautismo. Hoy en día se tiende a adelantarse a los tiempos, mientras que en el pasado existía la obligación de bautizar en un plazo de ocho días.

La disciplina de la Iglesia en este punto se ha suavizado, dado que los riesgos de mortalidad infantil, que en el pasado eran muy elevados, casi han desaparecido, al menos en nuestras tierras.

3. Retrasar el bautismo de los niños por algún tiempo es una oportunidad para que la madre esté presente en un evento tan grande para la vida de su hijo y su familia. En el pasado, la madre estaba prácticamente siempre ausente.

3. Además, existe la posibilidad de preparar espiritualmente a los padres y padrinos para el compromiso que asumen y la gracia que reciben. Es, sin duda, una ocasión para reavivar la gracia y la espiritualidad del Bautismo recibido.

4. El hecho es que, como observa Santo Tomás de Aquino, a causa del pecado original se está privado de la gracia de Dios que constituye un cerco de protección sobrenatural.

No hay que olvidar que, precisamente por este motivo, la oración del exorcismo está prevista en el rito del Bautismo: «Dios todopoderoso y eterno, que enviaste a tu Hijo al mundo para destruir el poder de Satanás, el espíritu del mal, y para trasladar a los hombres de las tinieblas a tu reino de luz infinita; humildemente te rogamos: libera a este niño del pecado original, y conságralo templo de tu gloria, morada del Espíritu Santo. Por Cristo nuestro Señor».

5. Teniendo en cuenta todo esto, la disciplina de la Iglesia en el can. 867 – § 1 del Código de Derecho Canónico dice que «los padres están obligados a procurar que los niños sean bautizados dentro de las primeras semanas; tan pronto como sea posible después del nacimiento, o incluso antes, deben acudir al párroco para pedir el sacramento para su hijo y prepararlo debidamente». Dentro de las primeras semanas no significa un año o más.

6. En cuanto al padrino y a la madrina, el Código de Derecho Canónico dice en el can. 872: «Al bautizado, en la medida de lo posible, debe dársele un padrino, cuyo cometido es asistir al adulto que se bautiza en la iniciación cristiana, y presentar al niño que se bautiza al bautismo con sus padres y, asimismo, cooperar para que el bautizado lleve una vida cristiana conforme al bautismo y cumpla fielmente las obligaciones inherentes a él».

Por lo tanto, es esencial que haya un padrino o una madrina. Nada impide que haya un padrino y una madrina o que haya dos padrinos y dos madrinas.

Les agradezco que me hayan dado la oportunidad de recordar estas normas a muchos de nuestros visitantes que están esperando un bebé.

Recuerdo a su hermosa familia al Señor y los bendigo.

Padre Ángelo