Questo articolo è disponibile anche in: Español Italiano Inglés

Querido Padre Ángelo,

Soy médico y me gustaría hacerle esta pregunta sobre un caso hipotético: si una joven que mantiene relaciones prematrimoniales con su novio acude a mí y me pide que le prescriba la píldora anticonceptiva por razones puramente anticonceptivas, ¿qué debo hacer, además de proponerle y sugerirle la castidad prematrimonial y en caso de que la chica rechace esta propuesta, con respecto a la píldora: debo proponerle métodos naturales para evitar al menos un pecado mortal o debo negarme totalmente a hacer nada porque indirectamente es como si le dijera que continúe con las relaciones sexuales prematrimoniales, aunque sea utilizando el método natural? Le pido amablemente que me resuelva esta duda moral. Muchas gracias.

Muchos saludos,

Marilda


Querida Marilda,

1. Si yo fuera médico sabría que tendría que responder según mi leal saber y entender. Y como debería conocer todos los efectos nocivos de la píldora, sobre todo porque no es de uso terapéutico, no desearía dar la píldora anticonceptiva por un acto de caridad hacia la solicitante. Tendría remordimientos por haber cooperado con esta chica para causarle tarde o temprano los efectos vindicativos de la píldora. Me parece que esto es actuar en conciencia.

2. Tampoco sería yo quien propusiera el uso de métodos naturales (de tiempos infértiles) antes del matrimonio, tanto porque ella no me habría pedido consejo como porque no podría aconsejarle lo que es malo.

3. Si, por el contrario, me preguntara qué puede hacer, le propondría todas las ventajas de la castidad prematrimonial, de la que nunca se arrepentiría, ni biológicamente, ni psicológicamente, ni espiritual y moralmente.

4. Comprendo la situación embarazosa en la que puede encontrarse. En una situación así, pide al Espíritu Santo que te guíe para salir de esa compleja situación señalando un camino que, a la vez que da alabanza a Dios, también satisface al solicitante. Los sacerdotes en el confesionario lo hacen a menudo.

Te deseo lo mejor, te encomiendo al Señor y te bendigo.

Padre Ángelo