Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Inglés Español Francés

Pregunta

Buenas noches Padre

Me gustaría que me diera una explicación también teológica para tener una reflexión personal. He conocido la vida de una madre que durante 52 años de matrimonio no fue feliz, pero se mantuvo fiel al sacramento. Su vida también estuvo marcada por la muerte de un hijo alejado de la fe. Ella rezó mucho por ese hijo después de su muerte. Dedicándole el Rosario y la Misa dominical. Luego, a los ochenta años, falleció. La pregunta que me hago a la luz de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia es, ¿Puede considerarse la vida de esa madre que los laicos decimos que «fue un purgatorio» como fuente de salvación para ese niño? ¿Puede la justicia de Jesús considerar la vida de esta madre como fuente de salvación para su hijo? O debemos resignarnos a que este hijo esté condenado. Recuerdo la vida de Santa Mónica que con sus oraciones Jesús convirtió a su hijo Agustín.

¿Podemos como cristianos ser una fuente de perdón para nuestro prójimo al experimentar dolor, enfermedad y sufrimiento en nuestras vidas?

¿Puede Dios, que conoce nuestras vidas, destinarnos a ser instrumentos de salvación para los que están lejos de la fe?

Espero su respuesta y le agradezco su amabilidad

Massimo


Respuesta del sacerdote

Querido Massimo,

1. Cada uno de nosotros, injertado en Cristo y viviendo en gracia santificante, puede merecer para sí mismo y también para los demás. En este sentido el purgatorio que se hace aquí es más excelente que el que se hace allí, porque allí es sólo purificador, aquí en cambio es también meritorio.

2. Es meritorio para nosotros mismos y es meritorio también para los demás. Es el mismo Señor quien lo afirma a través de San Pablo cuando escribe: «Ahora me alegro de poder sufrir por ustedes, y completo en mi carne lo que falta a los padecimientos de Cristo, para bien de su Cuerpo, que es la Iglesia» (Col 1,24).

3. Los sufrimientos ofrecidos por la conversión de los pecadores o de alguien en particular son ciertamente meritorios. En el Evangelio leemos que Jesús nunca rechaza los gritos de los que sufren. Tres veces resucitó a los muertos porque se lo pidieron las lágrimas de una madre, el hijo único de la viuda de Naín (Lc 7,11-17), de un padre, Jairo, que se desesperaba por la muerte de su hija pequeña (Mt 9,18-26), de dos hermanas, Marta y María, que lloraban por la muerte de su hermano Lázaro (Jn 11,1-44). San Agustín atribuye su propia conversión a las lágrimas de su madre.

4. En el caso que me has referido, ¿podría el Señor haber rechazado el dolor de una madre por la resurrección de su hijo a la otra vida, aunque no hubiera dado ninguna señal de arrepentimiento? A la luz de los textos evangélicos que he relatado creo que no. Para la salvación de nuestros seres queridos el Señor puede tener en cuenta los sufrimientos, las lágrimas y las oraciones de nuestros seres queridos que han muerto antes. Como el sacrificio de Cristo tuvo efectos retroactivos para todos los hombres que vivieron en el Antiguo Testamento, ¿por qué nuestros sufragios no podrían tener también efectos retroactivos para las personas que murieron aparentemente sin arrepentirse?

5. Santa Teresa del Niño Jesús multiplicó los sacrificios y actos de amor junto a su hermana Celina por un tal Enrico Pranzini, condenado a la guillotina y del que ella misma dice que era un «gran criminal». Escribe: «Sentí en mi corazón la certeza de que nuestros deseos serían satisfechos; pero, para darme valor y seguir rezando por los pecadores, le dije al buen Dios que estaba segura de su perdón para el desdichado Pranzini: y que lo habría creído aunque no se hubiera confesado y no hubiera dado ninguna señal de arrepentimiento, de tanta confianza que tenía en la infinita misericordia de Jesús, pero que sólo le pedía «una señal» de arrepentimiento para mi simple consuelo…

¡Mi oración fue respondida al pie de la letra! A pesar de la prohibición de papá de que leyéramos periódicos, no creí que estuviera desobedeciendo al leer las noticias sobre Pranzini. al día siguiente de su ejecución, encontré el periódico «La Croix»… Lo abrí con ansiedad, y ¿qué vi? Ah, mis lágrimas traicionaron mi emoción y me vi obligada a esconderme. Pranzini no había confesado, había subido al patíbulo y estaba a punto de pasar la cabeza por el lúgubre agujero, cuando de repente, llevado por una súbita inspiración, se volvió, cogió un Crucifijo que le presentó el sacerdote y besó tres veces las divinas llagas. Entonces su alma fue a recibir la sentencia misericordiosa de Aquel que dice: ‘Habrá más alegría en el Cielo por un pecador que haga penitencia que por noventa y nueve justos que no tienen necesidad de ella…'» (Historia de un alma, 135).

5. Todos estamos llamados a hacer de nuestra vida un sacrificio agradable a Dios, como repetimos siempre que vamos a misa cuando decimos: «Que el Señor reciba de tus manos este sacrificio (el de mi vida), para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su Santa Iglesia«.

El bien de toda su Santa Iglesia abarca de manera especial a las almas que han de salvarse, porque bien por ello Cristo hizo un sacrificio de sí mismo y nos invita a cada uno de nosotros a hacer preciosos nuestros sacrificios uniéndolos a los suyos.

Te doy las gracias, te encomiendo al Señor y te bendigo.

Padre Ángelo