Questo articolo è disponibile anche in: Español Italiano Inglés Alemán

Querido Padre Ángelo,

Me gustaría saber por qué los 10 mandamientos incluyen honrar al padre y a la madre, mientras que no hay rastro de los deberes hacia los hijos. Crecí sin padre, porque el hombre, que debería haber sido mi padre, tenía otra familia, tenía un hijo al que le daba cariño y bienestar económico. Nunca me dio nada, prácticamente nunca existí para él.

Pienso en él todos los días con resentimiento porque no quiso asumir su responsabilidad y lo maldigo y espero que Dios lo mande al infierno.

(…)

Espero que su respuesta no se limite a recordarme que en el Padre Nuestro debemos perdonar a nuestros deudores…No puedo perdonarlo, así que espero no terminar en el infierno. Aparte de mi resentimiento, nunca le he hecho ningún daño a esa persona… Sólo le deseo que se muera y se vaya al infierno.

Gracias de antemano por su respuesta.


Querida,

1. Aunque el cuarto mandamiento no menciona expresamente los deberes de los padres hacia los hijos, esta referencia está muy presente en la Sagrada Escritura. Por eso, el Catecismo de la Iglesia Católica también hace una mención especial a los deberes de los padres. He aquí algunas expresiones:

2. «Este mandamiento implica y conlleva los deberes de los padres, de los tutores, de los maestros, de los dirigentes, de los magistrados, de los gobernantes, de todos aquellos que ejercen la autoridad sobre otros o sobre una comunidad de personas». (CIC 2199).

3. Y luego, tras dedicar varios números a explicitar estos deberes, en resumen, dice:

«Los padres son los principales responsables de la educación de sus hijos en la fe, la oración y todas las virtudes. Tienen el deber de proveer, en la medida de lo posible, a las necesidades materiales y espirituales de sus hijos» (CIC 2252). Y «Los padres deben respetar y fomentar la educación de sus hijos. Se recordarán a sí mismos y enseñarán a sus hijos que la primera vocación del cristiano es seguir a Jesús» (CIC 2253).

4. Volviendo a tu caso: ¿de qué sirve gritar al cielo que quieres el infierno para tu padre?

¿Puede servir de algo una oración así? 

Déjame decirte: esta oración no merece nada para ti.

5. Es cierto que tu alma está exasperada por tanta injusticia. Y por ello me solidarizo contigo en tu sufrimiento. Pero Dios dice: «No quiero la muerte del pecador, sino que se convierta y viva» (Ez 33,11). Con tu padre en el infierno no se hace una justicia perfecta, porque nada vuelve a ti. Pero debes hacer todo lo posible para que tu padre se arrepienta, te dé lo que te corresponde y repare, en la medida de sus posibilidades, todo lo que te ha hecho falta. ¿No es esto la verdadera justicia?

6. Y ahora te mostraré lo que Dios te pide que hagas para llenarte de toda clase de cosas buenas: « El que honra a su padre expía sus pecados y el que respeta a su madre es como quien acumula un tesoro. El que honra a su padre encontrará alegría en sus hijos y cuando ore, será escuchado. El que respeta a su padre tendrá larga vida y el que obedece al Señor da tranquilidad a su madre.» (Sir 3,2-6). Y otra vez:

Y también: «Hijo mío, socorre a tu padre en su vejez y no le causes tristeza mientras viva. Aunque pierda su lucidez, sé indulgente con él; no lo desprecies, tú que estás en pleno vigor…. El que abandona a su padre es como un blasfemo y el que irrita a su madre es maldecido por el Señor (Sir 3,12-13; Sir 3,16)».

7. Por lo tanto, para ser escuchado en tu oración, ten compasión por la miseria moral en la que ha caído tu padre. Sólo con estos sentimientos serás agradable al Señor y él también te colmará de todo lo que tu padre no quiso darte.

Te encomiendo al Señor (y también encomendaré tu padre) y te bendigo.

Padre Ángelo