Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Inglés Español

Querido padre Angelo,

Solo dígame si lo que estoy por escribir es cierto o hay alguna inexactitud: Dios creó a los Ángeles, puros espíritus con Libre Albedrío, y los creó a Su Imagen y Semejanza, una Imagen y Semejanza mayor que la de los hombres porque los ángeles no tienen cuerpo y son puro espíritu y Dios es Purísimo Espíritu.

Gracias,

Paolo


Querido Paolo,

su afirmación es cierta y aprovecho esta oportunidad para documentarla con el pensamiento de Santo Tomás.

1. Por su parte, santo Tomás precisa que los hombres y los ángeles son a imagen de Dios a causa de la espiritualidad de la que están dotados.

«Se afirma que el hombre es imagen de Dios, no en cuanto cuerpo, sino en cuanto que el hombre supera a los otros animales.

De ahí que el Gen. 1,26, después de decir: «Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza» añade: «para que domine sobre los peces del mar, etc.». El hombre supera a todos los animales por su razón y entendimiento. De ahí que por su razón y entendimiento, que no son corpóreos, el hombre está hecho a imagen de Dios”(Suma Teológica, I, 3, 1, ad 2).

2. Además, mientras que los hombres y los ángeles son «a» imagen de Dios, el Hijo, Jesús, no es «a» imagen, sino que es la imagen, según afirma San Pablo en la carta a los Colosenses: «Él es la Imagen del Dios invisible» (Col 1:15).

Aquí está la argumentación de Santo Tomás: «Una imagen puede encontrarse en algo de dos maneras.

  • Una, en la realidad de la misma naturaleza según la especie; como la imagen del rey se encuentra en su hijo.
  • Otra, en la realidad de distinta naturaleza, como la imagen del rey se encuentra en una moneda.

Según la primera manera, el Hijo es Imagen del Padre. Según la segunda manera, el hombre es imagen de Dios.

Por eso, para designar en el hombre la imperfección de imagen, el hombre no sólo es llamado imagen, sino a imagen, con cuya expresión se indica cierta tendencia a la perfección.

Pero del Hijo de Dios no puede decirse que sea a imagen, porque es la perfecta Imagen del Padre.” (Suma Teológica, I, 35, 2, ad 3).

3. El ángel es más a imagen de Dios que el hombre «porque posee una naturaleza intelectual más perfecta» (Suma Teológica, I, 93, 3).

Aunque en otros aspectos, como al participar el hombre en la paternidad de Dios y en la redención del mundo, la imagen divina se encuentra más plenamente en el hombre que en el ángel.

«Por tanto, como en lo referente a la naturaleza intelectual el ángel es más a imagen de Dios que el hombre, hay que admitir absolutamente que el ángel es más plenamente imagen divina; y el hombre lo es más en algún aspecto.” (Ibid.)

4. También hay que decir que el hombre puede crecer en la gracia y, por tanto, puede crecer en la imagen sobrenatural de Dios.

Y puede crecer hasta el punto de superar la gracia de los mismos Ángeles, como le sucedió a María que, por su santidad, es la Reina de los Ángeles.

Más precisamente, la Virgen ha sido constituida desde el principio con un grado de santidad superior al de los Ángeles, aunque según su naturaleza sea a imagen de Dios de manera inferior a los Ángeles.

Deseándote superar a los Ángeles en santidad, te recuerdo al Señor y te bendigo.

Padre Angelo