Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español

Cuestión

Padre Ángelo,

hay muchas veces en las cuales no se puede sentir empatía por nada y por ninguna persona. A veces la vida parece sólo un cruel despecho sádico para hacer sufrir, una lucha por la supervivencia en la que estamos sometidos a los caprichos de la naturaleza (frío, inundaciones, calor, sequía, huracanes, terremotos, erupciones volcánicas, meteoros), de nuestro cuerpo (hambre, sed, enfermedades, vejez), de nuestros impulsos pecaminosos (en parte queridos por nosotros mismos), de los demás con sus impulsos pecaminosos. En definitiva, la vida parece estar hecha sólo para los más fuertes que saben adaptarse al entorno y a la sociedad. Y, además, vienen a contarte grandes mentiras sobre cómo pensar en positivo y ser optimista, precisamente los que creen que no hay nada después de la muerte. ¿Cómo puedo pensar en positivo si mi propio interlocutor quiere negarme la única esperanza en la que vale la pena creer, que es que la muerte no es el fin de todo? Si niegas esta esperanza, todas las demás no son esperanzas, sino ilusiones. ¿Cómo puedo agradecer a mis padres el haberme engendrado si esta vida de llanto y dolor no va más allá de sí misma? Tú, madre o padre, que presumes de tu ateísmo, haciendo de él un signo de modernidad y facilidad, ¿cómo esperas que tus hijos te lo agradezcan? ¿Por qué, entonces, me engendraste, sólo para hacerme trabajar duro durante toda la vida, hacerme sufrir y, finalmente, hacerme terminar en el polvo? ¿Por qué, entonces, has gastado esfuerzo, tiempo y sacrificios en mí si no vamos a llegar a nada? Era mejor que os divirtierais y disfrutarais de la vida, sobre todo tú, madre, que has sufrido tanto para darme a luz. ¿Cómo puedo entender tu sufrimiento si todo tiene que acabar en polvo? Incluso el mayor sacrificio, el mayor dolor y la mayor dedicación no pueden conmoverme si con la muerte todo termina. Sobre todo, ¿cómo puedo aceptar cualquier regla o cualquier jerarquía si no hay nada después de la muerte? Todos ellos se convertirían en inhibiciones, limitaciones moralistas y puritanas. ¡Cuántos hermosos sermones vacíos damos cuando nos olvidamos de nuestro Creador! Incluso las acciones más bellas perderían su sentido, porque seguirían siendo realizadas por una criatura tan pobre y herida por el pecado original como es el hombre. Con el rechazo de Dios y de la trascendencia, la vida se considera sólo como una caza del placer, pero como nuestro corazón no puede satisfacerse con nada que no sea Dios, la sensación de vacío crece cada vez más, hasta el punto de que en algunos se hace tan insoportable que se suicidan, también porque, con nuestras solas fuerzas, nunca seríamos capaces de aceptar el mal, el sufrimiento y la enfermedad. ¡Cuántos psicólogos mienten cuando dicen que hay hombres capaces de aceptar una vida sin sentido, llena de contradicciones y dolor! Ponen sobre los hombros de sus pacientes una carga que ni siquiera ellos son capaces de llevar. Cuántas veces he deseado la muerte o he pensado en el suicidio, pero la Divina Misericordia me ha dado el instinto de supervivencia y el temor a Dios y me ha «prohibido» ser ateo. Dios ha puesto ante mí la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo: es decir, me ha presentado la única razón por la que vale la pena vivir. Además, ha puesto ante mí la perfecta enemistad de una criatura humana (la Virgen María) con el Diablo. Pero sigo sintiéndome vacío porque incluso los demonios se «ríen» a espaldas de los ateos, no basta con creer: es mucho más fácil superar el ateísmo que el pecado. El pecado me atrae mucho más que el ateísmo. Todavía no puedo confesarme porque veo una avalancha de pecados tan grande que me ciega, me he creado una oscuridad que me impide parcialmente distinguir el bien del mal y, sobre todo, me impide ver un futuro. Sin embargo, sea cual sea la actividad que realice o el lugar al que vaya, ya no puedo «escapar» de la llamada de Cristo, aunque me convenga no escucharla.  Cuando peco, siento una dulce sugestión para volar alto, para saciar mi sed con Cristo, para abandonar el agua que no sacia mi sed o que incluso envenena. Sin embargo, al mismo tiempo, también siento una fuerza opuesta que me empuja hacia abajo y hacia el abismo. Aquí clamo desde mi corazón a Cristo para que me dé el sentido del pecado y me quite el tormento de la culpa o los escrúpulos. En cuanto a la empatía natural (mirada natural) que no tengo ni hacia las personas ni hacia las cosas (llamémosla también compasión natural), espero al menos que el Señor me dé su Santa Mirada (compasión sobrenatural) tanto hacia las personas como hacia las cosas.

Saludos cordiales 


Respuesta del sacerdote

Querido,

Comparto plena y cordialmente tus reflexiones. Me gustaría destacar algunas de ellas.

1. «Ni el mayor sacrificio, ni el mayor dolor, ni la mayor entrega pueden conmoverme si todo termina con la muerte«. 

No es necesario hacer comentarios. Incluso los dos grandes pensadores cristianos del siglo XX, Jacques y Raissa Maritain, cuando aún no eran cristianos, habían decidido poner fin a su existencia si no hubieran llegado a comprender su significado.

2. «Sobre todo, ¿cómo puedo aceptar cualquier regla o cualquier jerarquía si no hay nada después de la muerte? Todos ellos se convertirían en inhibiciones, limitaciones moralistas y puritanas». 

Un gran pensador ruso, Fyodor Dostoevsky, escribió más o menos estas palabras: Si Dios no existe, entonces puedo hacer lo que quiera. No estaba hablando de delincuencia, no. Pero si no hay un objetivo que alcanzar, que en nuestro caso es la vida de comunión con Dios, y esta vida sólo puede ser una vida santa, no tiene sentido tener reglas. Si por el contrario el objetivo está ahí, entonces debe haber una manera de lograrlo. Es el camino del que se hablará en la primera lectura del próximo domingo (tercero de Adviento año a): » Allí habrá una senda y un camino que se llamará «Camino santo». No lo recorrerá ningún impuro ni los necios vagarán por él;» (Is. 35, 8). 

3. Con el rechazo de Dios y de la trascendencia, la vida se considera sólo como una caza del placer, pero como nuestro corazón no puede satisfacerse con nada que no sea Dios, la sensación de vacío crece cada vez más, hasta el punto de que en algunos se hace tan insoportable que se suicidan, también porque, con nuestras solas fuerzas, nunca seríamos capaces de aceptar el mal, el sufrimiento y la enfermedad». 

Este pensamiento, expresado con otras palabras, se encuentra también en la Sagrada Escritura: » Si nosotros hemos puesto nuestra esperanza en Cristo solamente para esta vida, seríamos los hombres más dignos de lástima. …. Si los muertos no resucitan, «comamos y bebamos, porque mañana moriremos». 1 Cor 15,19-32.

4. Cuántas veces he deseado la muerte o he pensado en el suicidio, pero la Divina Misericordia me ha dado el instinto de supervivencia y el temor a Dios y me ha «prohibido» el ateísmo. Ya no «consigo» ser ateo porque un solo momento de ateísmo, teniendo en cuenta mi situación, podría ser fatal. 

Sí, dices bien: es la misericordia del Señor la que nos impide dar pasos que podrían ser fatales. Santa Teresita del Niño Jesús también pidió que no le pusiesen cerca de ella medicamentos cuando sintiera dolores aplastantes. Podría haberlos utilizado mal. Sólo el pensamiento de Dios y de la eternidad le daba fuerzas. 

5. Dios ha puesto ante mí la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo: me ha presentado la única razón por la que vale la pena vivir. Además, ha puesto ante mí la perfecta enemistad de una criatura humana (la Virgen María) con el Diablo».

Sí, en Cristo muerto y resucitado Dios ha mostrado al hombre el sentido pleno de su vida. Lo que se cumplió en Cristo está ahora esperando cumplirse en la vida de cada uno de nosotros. Sí, aquí está el sentido de toda la vida: una vida dada en Cristo, que se reencuentra en la comunión gloriosa en el Paraíso. Y luego está la Virgen, que está a nuestro lado como un ejército que se dispone a luchar contra el infierno (cf. Ct 6,10).

6. «Incluso los demonios se «ríen» a espaldas de los ateos, no basta con creer: es mucho más fácil superar el ateísmo que el pecado. El pecado me atrae mucho más que el ateísmo«.

Sí, los demonios se ríen sarcásticamente de los ateos. Parecen decir: lo hemos hecho con ellos. Pero es muy cierto que es mucho más fácil superar el ateísmo que el pecado. Incluso un niño puede superar el ateísmo. Pero el hombre -por sí mismo- no puede superar el pecado: necesita la gracia.

7. «Todavía no puedo confesarme porque veo un torrente de pecados tan grande que me ciega, me he creado una oscuridad que me impide parcialmente distinguir el bien del mal y, sobre todo, me impide ver un futuro».

En cambio, necesitas una confesión para recuperar la vista. Incluso a ti, ciego espiritual (como te defines), el Señor te dice con fuerza lo que le dijo a otro ciego: » «Ve a lavarte a la piscina de Siloé», que significa «Enviado»» (Jn 9,7). El texto sagrado continúa: » El ciego fue, se lavó y, al regresar, ya veía.». El Enviado te espera, quiere hacerte recuperar la vista, hacerte brillar y también -estoy seguro- hacerte luz para muchos otros. Gracias por esta reflexión, tan rica, tan profunda. Mereces una oración especial por mi parte y la diré ahora, mientras me preparo para la celebración de la Santa Misa y luego, en particular, durante el Santo Sacrificio y la Santa Comunión.

Te bendigo y te deseo una Santa Navidad (2019).

Padre Ángelo