Pregunta
Querido Padre Angelo
Ante todo quisiera darle las gracias por el hermoso servicio que ofrece su sitio web, que puede iluminar a muchas personas.
Si fuera posible, me gustaría ponerle algunas preguntas a Usted que sabe tanto, sobre el acto de contrición y el perdón en general.
Si lo considera fructífero, puede también publicar ese correo electrónico junto con su futura respuesta en su sitio: ¡ podría ayudar a los demás!
Premisa: Soy una persona tan escrupulosa que muchas veces estoy convencida de cometer  un pecado mortal incluso quizás cuando no lo haga.
Esto me hace caer y creer que tengo que recitar el acto perfecto de contrición para ser perdonada antes de la Confesión.
Mis preguntas entonces son.:
1ª pregunta:
Leí que el único acto de contrición que restaura los pecados, incluso los mortales, antes de la confesión es el perfecto, que es diferente del imperfecto porque no está motivado por el miedo a ser castigado por Dios o por el temor al infierno, sino por el verdadero disgusto de haber ofendido al Padre con nuestras acciones.
La pregunta es: ¿cómo se entiende definitiva e indudablemente si el acto de contrición que rezamos es perfecto o imperfecto?
He leído en la web las condiciones para que este acto sea perfecto, pero me gustaría tener una explicación más directa de su parte, Padre Angelo, porque creo haberme equivocado siempre al recitarlo.
¿Hay pruebas concretas, sensibles y definitivas para ver si hemos mencionado un acto perfecto?
Creo que es una pregunta importante porque si una persona está en grave pecado y muere poco después la diferencia es abismal: con el acto imperfecto se va al infierno mientras que con el acto perfecto se salva eternamente.
¿Cómo sabemos si nos mueve el miedo al infierno o el sincero disgusto o rechazo?
2ªpregunta: Sé que hay varias fórmulas para el acto de contrición.
Desde que era una niña siempre he rezado este, incluso en el confesionario: “Oh Jesús de amor iluminado nunca te había ofendido, etc…”
Sin embargo más corto que ese otro: “Dios mío, me arrepiento de todo corazón de todo lo malo que he hecho y de lo bueno que he dejado de hacer;…..etc. “ mi pregunta es: mi oración habitual, si rezada correctamente, ¿tiene el mismo valor que la otra versión más larga?
3ª pregunta: en las condiciones necesarias para un acto de contrición perfecta también existe el propósito implícito de confesarse lo antes posible, entonces: ¿qué significa “tan pronto como sea posible”?
¿Es cuantificable en el tiempo?
¿Tenemos que confesarnos en una época específica del año o debemos ir al confesionario inmediatamente después?
Ejemplo: rezo el acto de contrición dejando mi confesión para más tarde; luego retraso esa oportunidad, por un tiempo más adelante porque sigo cayendo en tentaciones; entonces  ¿puedo pensar  en retrasar mi confesión así si continuo repitiendo mi error podré confesar todo?
Siento haber escrito muchas cosas, pero creo que estos son temas importantes útiles para muchos.
Confío en su respuesta Padre Angelo,
Saludos cordiales.


Respuesta del sacerdote
Querida
Respondo a tus preguntas siguiendo tu propia numeración.
1. Hablando de un acto de contrición perfecta hay que decir inmediatamente que está acompañado por la contrición imperfecta.
El dolor del acto de contrición imperfecta es la razón de los males que nos pueden caer encima a causa de nuestros pecados.
Ese dolor es saludable porque nos evita el pecado empujándonos a la confesión. Pero en sí mismo, aunque ya fruto de las gracias actuales por parte de Dios, todavía no restaura la caridad, que es el motor de la gracia santificadora.
La caridad nos hace amigos de Dios, sus íntimos y confidentes.
Pero somos verdaderamente sus amigos sólo cuando lamentamos haber ofendido a un amigo tan bueno y adorable como Dios y haber sido causa de la crucifixión y muerte del Señor.
Este dolor no es sólo el resultado de las gracias actuales, sino de la gracia santificadora.
Nadie puede emitirlo a menos que ya hayamos sido alcanzados por esta gracia.
2. Para emitir un acto de contrición perfecta es suficiente hacer nuestros los sentimientos que la Iglesia nos sugiere cuando nos pide que recemos el acto de contrición.
Estos sentimientos son los expresados por las palabras del acto de contrición que añado aquí  en negrita:
“Dios mío, me arrepiento de todo corazón de todos mis pecados y los aborrezco, porque al pecar, no sólo merezco las penas establecidas por ti justamente, sino principalmente porque te ofendí, a ti sumo Bien y digno de amor por encima de todas las cosas
Por eso propongo firmemente, con ayuda de tu gracia, no pecar más en adelante 
y huir de toda ocasión de pecado
. “
Estos sentimientos no son una formalidad, sino que incluyen el propósito de cambiar vida.
Si no hay voluntad de cambiar la vida, no se puede hablar de contrición perfecta.
3. El acto de contrición rezado especialmente aquí en Milán es lo que comienza con las palabras Oh Jesús de amor iluminado
Aunque más corto que el anterior, es un acto de amor perfecto.
También aquí reitero lo que expresa el dolor que restaura la gracia:
“Oh Jesús de amor iluminado nunca te había ofendido, o mi querido y buen Jesús con tu santa gracia no quiero ofenderte más porque te amo por encima de todas las cosas.”
4. En las condiciones necesarias, para un acto de contrición perfecta, también existe el propósito implícito de confesarse.
No está indicado tan pronto como sea posible. Será, por supuesto, tan pronto como se presente la oportunidad.
Esto significa, por ejemplo, que, si hay una oportunidad de confesarse con un sacerdote disponible, quizás sea más apropiado ir al confesor. Entonces, en ese caso, no te dejes atacar por las obsesiones.
5. Sin embargo, me gustaría recordarte que la recuperación de la gracia santificadora a través de un acto de contrición perfecta todavía no es suficiente para poder comulgar.
La Sagrada Escritura se refiere a esto cuando dice: “Por tanto, examine cada uno su propia conciencia antes de comer del pan y beber de la copa” (1 Co 11, 28).
Ese antes es significativo y supone que mientras tanto hacemos lo que lógicamente se debería hacer o sea la confesión de nuestros pecados graves.
6. Esto es por el significado intrínseco de la institución del sacramento de la confesión por el que San Agustín afirmó: “Nadie diga: ‘Haré penitencia en privado, por mi cuenta, ante Dios, que perdona y sabe lo que hago en mi corazón’. Entonces Dios habría dicho sin razón: ‘¡Lo que disuelvas en la tierra se disolverá incluso en el cielo!’. ¡Así como sin razón habría entregado las llaves del reino de Dios a la Iglesia! ¿Se puede representar el Evangelio en vano? ¿Pueden las palabras de Cristo ser en vano?” (Sermón 392, 3). Con la confesión, además de la gracia santificadora, se consigue la gracia sacramental, que concede toda la ayuda necesaria para comenzar una nueva vida y recibir con pureza y santidad el Cuerpo del Señor.
7. Sólo en casos excepcionales, es decir, cuando no hay oportunidad de confesarse y hay una razón seria para tener que comulgar, eso es posible en el único acto de contrición perfecta con la intención, pero, de confesarse tan pronto como sea posible.
De hecho, el canon 916 dispone: “El que es consciente de que está en grave pecado, no celebre la Misa ni comulgue con el cuerpo y la sangre del Señor sin prejuzgar la confesión sacramental, a menos que haya una razón seria y falte la oportunidad de confesarse; en cuyo caso hay que recordar que está obligado a ponerse en un acto de contrición perfecta, la cual incluye el propósito de confesarse lo antes posible”.
Deseo subrayar que la intención de confesarse lo antes posible es sólo para aquellos que en este caso excepcional Comulguen ,y no para aquellos que rutinariamente recen un acto de perfecta contrición.
Aunque sin duda es bueno confesarse sin esperar demasiado tiempo; la gracia propia de este sacramento también es importante.
Te agradezco por las preguntas que pueden interesar a muchos,
te deseo lo mejor y llevándote al Señor te bendigo.

Padre Angelo



Traducido por Susanna F.

Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Inglés Español Portugués