Cuestión

Querido padre,

Me gustaría saber tu opinión sobre la petición de Jesús de que los perdonara porque no sabían lo que hacían. Más allá del claro significado de enseñarnos siempre el perdón a los que nos hacen mal, mi pregunta exactamente es esta: en ese preciso momento, ¿estaba Jesús pidiendo perdón para los soldados romanos que le clavaron materialmente o se refería también a los Sumos Sacerdotes, que estando allí, habían querido precisa y obsesivamente su muerte?

Si Jesús en esa frase estaba pidiendo al Padre que los perdonara porque los estaba justificando por no ser conscientes de lo que hacían, entonces ¿debo deducir que los Sumos Sacerdotes no eran conscientes? Pido disculpas si me he confundido en mi exposición, pero espero haber sido clara, por lo menos en el concepto.

Te agradezco de antemano por tu respuesta.

Alabado sea Jesucristo


Respuesta del sacerdote

Querida,

1. Lo primero que quiero destacar es esto: Jesús en su predicación enseñaba con las palabras: ” rueguen por sus perseguidores” (Mt 5,44). Ahora en la cruz lo enseña con hechos.

2. Pero vayamos a la cuestión concreta. ¿Quiénes son aquellos para los que Jesús invoca el perdón: los soldados o también los que mandaban a los soldados?  El biblista dominicano Benedetto Prete escribe: “Sin duda, el pronombre en cuestión debe tener un alcance amplio; el evangelista, de hecho, no está pensando tanto en los soldados romanos que materialmente ejecutaron la sentencia de muerte de Jesús, sino que se refiere a los sumos sacerdotes, a los dirigentes y a esa parte del pueblo, que arrancó a Pilato la sentencia capital sobre Jesús” (La passione e la morte di Gesù nel racconto di Luca, II, p. 67).

3. El dominico vuelve a decir: “En este punto es necesario aclarar el sentido de la expresión: “… porque no saben lo que hacen”, que puede prestarse a malentendidos. Ciertamente, estas palabras de Jesús moribundo no equivalen a una declaración de inocencia de los que querían su crucifixión, ni significan que la crucifixión fuera un error. … El evangelista (…) subraya dos hechos: por un lado, destaca la culpabilidad de los judíos por la muerte de Jesús y, por otro, afirma que los judíos, al crucificar al Salvador, no sabían lo que hacían (cf. Lc 23,34; Hch 3,17; 13,27). Los dos datos no son contradictorios, sino que consideran dos aspectos diferentes del mismo hecho: en el plano histórico y objetivo de los acontecimientos, los judíos fueron culpables de la muerte de Jesús por sus falsas acusaciones contra él y por sus presiones e intimidaciones a Pilato (cf. Lc. 24,20);

En el plano teológico, la pasión y la muerte de Jesús forman parte del misterioso plan de salvación querido por Dios y no comprendido por los hombres; desde este punto de vista se puede decir con razón que todos los que quisieron la pasión y la muerte de Jesús no sabían lo que hacían” (Ib., pp. 67-68).

4. Y añade: “Insistimos en esta doble perspectiva de Lucas; por un lado, considera a los judíos históricamente culpables de la muerte de Jesús; por otro, afirma su ignorancia del plan divino de salvación que implicaba la pasión y la muerte de Jesús, pero que había permanecido oculto para ellos, como lo estaba para los propios discípulos (cf. Lc 18,34; 24,25-27). De hecho, cuando el evangelista habla de la ignorancia de los judíos respecto a la condena de la muerte de Jesús (cf. Hch 3,17; 13,27), también afirma que mediante esta muerte se cumplió lo que había sido anunciado por los profetas (cf. Hch 3,18; 13,29)” (Ib., p. 68).

5. Todo lo que dice el Padre Benedetto Prete es cierto. Pero hay que añadir que los verdaderos instigadores de los sumos sacerdotes y los líderes del pueblo somos nosotros, con nuestros pecados. Somos nosotros los que no sabemos lo que hacen con nuestros pecados. De hecho, seguimos crucificando al Señor, como nos recuerda la carta a los hebreos: “vuelven a crucificar al Hijo de Dios y lo exponen a la infamia” (Heb 6,6).

6. Por esta razón, B. Prete señala con razón: “Sin embargo, hay que ser aún más preciso; el pronombre debe referirse a todos los pecadores; de hecho, algunas expresiones de Lucas apuntan en esta dirección. El evangelista designa a los crucificadores de Jesús como “pecadores” (Lc 24,7) o los indica como “transgresores” (Hch 2,23); además, los dos que fueron crucificados junto a Jesús son llamados malhechores (Lc 23,33); ahora Jesús pretende rezar por todos los que son pecadores, transgresores y malhechores, asegurándoles el perdón de Dios” (Ib., p. 69).

7. Con la condición, sin embargo, de que se arrepientan. De hecho, San Juan Crisóstomo escribe: “Ahora dice: perdona, si se arrepienten. Porque él está a favor de los que se arrepienten si están dispuestos, después de tanta maldad, a lavar sus pecados por la fe”.

Y la interpretación común en la Edad Media: “Pero en cuanto a los que después de la crucifixión permanecen incrédulos, que nadie piense que están excusados por la ignorancia, a causa de la gran voz con la que los signos y milagros proclamaron que era Dios”.

Te deseo lo mejor, te encomiendo al Señor y te bendigo.

Padre Ángelo

Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español