Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Inglés Español

Cuestión

Querido Padre Ángelo,

Soy G., lamentablemente he estado durante ocho años en la organización de los Testigos de Jehová y estudiando sus publicaciones perdí el verdadero camino, en enero de 2016 sufrí una cirugía muy mala y en 24 horas se ha repetido una segunda intervención, esto me ha puesto frente a la vida o la muerte. En la organización de los Testigos de Jehová están prohibidas las transfusiones de sangre  y  te hacen creer que en lugar de las transfusiones de sangre hay alternativas viables porque Jehová quiere lo mejor para las personas. Lamentablemente no he encontrado estas alternativas válidas anunciadas por ellos.

Después de esta cirugía mis sentimientos de culpa fueron muchos y lo hablé con todos los que consideraba hermanos espirituales, me llamaron los ancianos (los que llevan la directiva) y con un comité judicial frente a tres ancianos me consideraron una pecadora grave y la disciplina, si quería seguir siendo testigo de Jehová tendría que hacer un camino de arrepentimiento, pero ya estaba arrepentida porque me sentía pecadora, este camino consistía en asistir a las reuniones entrando la última en la sala y saliendo la primera para no molestar a los hermanos y hermanas porque después del anuncio hecho desde el podio ya no tenían que saludar, este camino duró cerca de un año. Amaba a mis hermanos espirituales y no podía esperar a abrazarlos de nuevo, escribí una carta para ser reasociada en la organización, la respuesta fue que por el grave pecado que había cometido el tiempo de permanencia era corto. Esto me llevó gracias a Dios a investigar y con su inmenso amor y ayuda entendí tantas cosas con respecto a esa organización, lamentablemente dentro de ella ahora tengo tres maravillosas hijas que se han escapado de casa porque sería un peligro espiritual para ellas, sería un satanás y estaría enferma mentalmente, esto se debe a que se estudia por las publicaciones de la Watchtower.

Es desde el 26 de octubre de 2016 que no tenemos contacto con nuestras hijas yo mi marido y mi hijo adolescente, y también mi suegra y mis padres ancianos.

Te escribo porque al salir de esa organización sales confundido y desgraciadamente volver a los sacramentos católicos es casi un miedo a hacerlo mal.

Si quieres ayudarme, te dejo mi número de teléfono y te agradezco que me escuches y que me ayudes.

Gracias


Respuesta del sacerdote

Querida,

1. Sólo hoy he llegado a tu correo electrónico. Lo siento mucho y pido disculpas. Es una gracia haber sido expulsado de los Testigos de Jehová. 

2. La interpretación de la Sagrada Escritura, traducida como ellos quieren y con la eliminación de los libros que contradicen sus fantasías, es errónea.

3. La Biblia debe interpretarse como siempre se ha interpretado, y eso es según la Tradición. Es de la Tradición que recibimos los textos sagrados y, por tanto, deben ser interpretados según la Tradición.

4. La tradición, a su vez, ha sido autentificada por la Iglesia, a la que Cristo ha encomendado la tarea de enseñar, concediéndole el espíritu de la verdad: «Y yo te digo: «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo» «. (Mt 16.18-19). Como puedes ver, las llaves del reino de los cielos Cristo no se las dio a individuos, y mucho menos a los Testigos de Jehová, sino a Pedro.

5. Puesto que Cristo instituyó entonces la Iglesia para poder gobernar a sus ovejas y corderos hasta el fin del mundo, lo que prometió a Pedro lo prometió también a sus sucesores, como se desprende de la Tradición. Lea más aquí: Sobre el primado de Pedro – Amigos Dominicos https://www.amicidomenicani.it/es/sobre-la-primacia-de-pedro/

 En definitiva, las razones para creer en la primacía de Pedro vistas en este  link consisten no sólo en la Sagrada Escritura, sino también en la Sagrada Tradición.

6. Lo primero que os pido es que recuperéis vuestra relación con la Virgen, que Cristo os asignó desde la cruz como madre. Vuelve a rezar el Ave María. La Virgen es la mujer con la que Dios estableció una perfecta enemistad con el demonio: » Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaje y el suyo. Él te aplastará la cabeza y tú le acecharás el talón » (Gn 3,15).

7. Dirígete a esta dulce Madre para encontrar a tus tres hijas más queridas. Ella, que encontró a su hijo después de tres días de desconcierto y dolor indecible, te dará el consuelo de volver a abrazar con verdadera fe también a las hijas que el Señor te ha confiado para que las guardes para la vida eterna.

8. Ahora ve a confesarte. Te sentirás liberada. Cristo te espera y a través de ti espera también a todos los que te ha confiado.

9. Entonces podrás hacer la Santa Comunión y recibir el Cuerpo del Señor. A Jesús, que se dirige a ti diciendo lo que le dijo a Santa Faustina Kowalska: «Sabe, hija mía, que cuando en la Santa Comunión me acerco a un corazón humano, mis manos están llenas de toda clase de gracias y deseo dárselas al alma, pero las almas ni siquiera me prestan atención, me dejan solo y se ocupan de otras cosas» (19.11.1937) pídele la gracia de volver a casa y que tus hijas vuelvan a la verdadera fe. En las manos de Jesús ya está la gracia del regreso de tus hijas a casa. Tal vez no sea inmediato, pero si eres perseverante este retorno se producirá sin duda. Deseo que sigas con la gracia y la paz de la Navidad en tu corazón. Te encomiendo al Señor y te bendigo y contigo recuerdo al Señor y bendigo a todos los miembros de tu familia.

Padre Ángelo