Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español

Cuestión

Hola Padre Ángelo Bellon,

Te escribo para preguntarte varias cosas, entre ellas muchas aclaraciones y un poco de consuelo por una experiencia que viví hace más o menos 5 meses.

Por mi curiosidad y mis aprensiones, acabé hablando con un tipo por internet que se creía «satanista espiritual» y quería entender de qué se trataba. Pensé que podría convertirlo, que lo haría volver al buen camino, pero sucedió lo contrario…

Estos satanistas espirituales creen varias cosas. En pocas palabras, creen que: La Tierra fue creada inicialmente por Lucifer, quien luego junto con otros dioses llamados «nórdicos» creó a la humanidad en forma de mono. Quiso hacer evolucionar a este mono hasta convertirlo en un verdadero dios, por lo que quiso dar a los hombres los conocimientos necesarios para la inmortalidad del alma y del cuerpo. Sólo que, según sus creencias, los judíos, creados en su lugar por «extraterrestres reptiles», se colaron en la Tierra y derrotaron a los dioses nórdicos, y esto creó, según ellos, las «nuevas religiones» como el islam, el Cristianismo, etc. Por lo tanto, creen principalmente en los dioses egipcios, en lo que los egipcios vieron y creyeron, junto con los fenicios, los griegos y otros pueblos. Según ellos, el cristianismo, el islam y otras religiones judeocristianas son sólo un engaño para alejar a la gente de la verdadera espiritualidad, para que no puedan convertirse en un verdadero dios.

De hecho, en el mito de Adán y Eva, la derrota de la «serpiente» revela que el cristianismo es un engaño. Para ellos, la serpiente se llama «kundalini» y debe ascender desde la espalda hasta la cabeza para obtener la iluminación que nos transforme en dioses, tal como lo representaban los egipcios. Por ello, creen que la aureola está copiada de este concepto, de la serpiente de «Satanás» que asciende por la espalda y llega a la cabeza. Para ellos, el cielo y el infierno son alegorías para indicar los «chakras», desde el más bajo (chakra raíz, situado en las partes íntimas) hasta el séptimo chackra, el de la coronilla (la cual, por tanto, según ellos, crearía el concepto de santidad, cielo y «séptimo cielo»). En definitiva, tienen una exposición realmente amplia del cristianismo, acentuando también mucho en fenómenos como la inquisición, los abusos del clero y otras corrupciones eclesiásticas…

Hasta ese momento no veía nada demasiado malo en ello, y por eso también empecé a creer en estas cosas. Entonces comenzó una fase en la que creía que era libre, me sentía yo mismo y ya no sentía el peso de Jesús controlándome y entonces comencé a cometer muchos pecados. Además para mí el concepto de pecado había desaparecido, ¿entiendes? Llegué a conocer cada vez más esta doctrina del satanismo espiritual, incrementada por el hecho de que lo que es bueno es malo y lo que es malo se convierte en bueno. Estos satanistas espirituales son por lo tanto en su mayoría nazis: para ellos Hitler representa un líder de una nueva congregación satánica, que intentó exterminar a los judíos (que para ellos son los que controlan el mundo) y quiso por lo tanto fundar un nuevo imperio. Utilizan mucha psicología inversa: si según el mundo Jesús es bueno y Satanás es malo, utilizan esta excusa para indicar que el mundo está corrompido y controlado por los judíos. Para ellos, el exterminio masivo de los judíos contiene muchos datos falsos, por lo que creen que días como el día del Recuerdo son en realidad engaños para hacernos percibir que los alemanes son malos y los judíos buenos.

Tachan a los cristianos de «comunistas» y piensan que los judíos quieren esclavizar y destruir el mundo a través de estas religiones y del ateísmo: tanto las religiones judeocristianas como el ateísmo representan para ellos, de hecho, la falta de conocimiento verdadero. Creen que los negros, los asiáticos y los europeos son verdaderas razas, creadas por dioses diferentes y que los judíos son los intrusos. En sus foros hay muchos informes de estudios genéticos que demuestran que hay una diferencia genética entre nosotros y, por ejemplo, los negros.

Creen que los milagros, las apariciones marianas y las experiencias cercanas a la muerte son el resultado de estos extraterrestres reptilianos (los «creadores de los judíos») y alienígenas grises los cuales hacen que esto ocurra. También acentúan mucho el hecho de que el cristianismo sólo tiene 2000 años de antigüedad mientras que las otras religiones que le preceden tienen mucho en común…

Hasta ese momento estaba casi convencido, pero incluso había empezado a pensar que realmente somos razas diferentes, que la historia ha sido realmente manipulada y que los judíos no son humanos. Por supuesto, era muy difícil aceptar estas locas y absurdas ideologías, pero gracias a todos los datos históricos de su página web me convencieron.

Este chico que conocí por internet me ilustró cada vez más sobre este camino, invitándome a uno de sus grupos online, donde había muchos chicos de mi edad (15-16) que querían «conocer la verdad» como yo. Sobre ese grupo giran los vídeos de telequinesis, piroquinesis y demás magia que realizan, creyendo que es el resultado de «abrir el tercer ojo» y «descalcificar la glándula pineal». Todas las doctrinas, por tanto, pseudohinduistas que apuntan al uso de la magia y la brujería. 

Justifican la magia diciendo que es el resultado del poder de su propria aura, que según ellos es detectable mediante el uso de una determinada fotografía y es la presencia científica de átomos y moléculas de energía a nuestro alrededor. 

En este punto estaba ciertamente convencido de esta doctrina, así que le pregunté al chico cuál era el destino de los que mueren como cristianos católicos o cristianos en general. Respondió que los cristianos, los musulmanes y, en general, los que creen en las religiones judeocristianas van a una especie de infierno al morir, donde estos «alienígenas grises» utilizan las almas para sus propios fines. Esto, como tengo una familia totalmente católica, me asustó considerablemente y me contestó que tenía que «salvar» a mis familiares haciéndoles saber la verdad.

En ese momento, padre, empecé a ver el resultado de todo lo que la doctrina me había llevado: me había convertido casi en un nazi, iba a misa ridiculizando todo lo que había en mí y ya no creía en la Biblia, que según estos satanistas es un «libro mágico judío, que esclaviza las mentes de los gentiles a través de material pagano robado de religiones anteriores».  En este momento, en cambio, me gustaría mucho volver a Jesús y a la Iglesia, pero no puedo pretender no saber ciertas cosas ahora… por lo que estoy muy asustado por este satanismo, y este chico me dijo que es sólo el efecto de las » alienígenas grises» que tratan de persuadirme de volver. En fin, ahora me siento como un verdadero prisionero de esta secta, pero a veces no puedo evitar reconocer ciertas verdades y saber lo que hay detrás de muchas cosas en la Iglesia. En particular, ya no puedo confiar en la figura del Papa, de la Iglesia, y cuando hace unos días intenté rezar, no sentí ningún efecto y estuve muy triste. 

Me gustaría volver a ser como antes, me gustaría volver a estar seguro de que Jesús es la verdad absoluta, para poder por fin alegrarme con amigos y familiares, pero a veces siento como si me hubiera despertado de una gran verdad y estas fueran sólo tentaciones para «distraerme de la verdad»…

Por favor, ayúdenme a solucionar este problema, que me oprime desde hace días y espero poder volver a ser feliz… ahora estoy muy deprimido, me siento                                                                      prisionero de algo que antes veía como libertad… por favor, ayúdenme. Si pudieras explicarme de dónde viene esta «magia» y cómo volver a estar seguro de que Jesús es la verdad. Estos satanistas siguen diciendo que tarde o temprano el mundo conocerá la realidad del satanismo espiritual, que todo el mundo despertará y que el mundo será libre… pero yo no puedo imaginar un futuro así, y por eso a menudo rompo a llorar y me siento muy deprimido…

Gracias por su disponibilidad,

Francisco


Respuesta del sacerdote

Querido Francisco,

1. Siento haber dejado tu correo electrónico enterrado durante meses. Sólo hoy he llegado a ti. Me disculpo. Necesitabas urgentemente salir de esta secta satánica lo antes posible.

2. Mientras leía su correo electrónico, me preguntaba cómo la gente puede errar de esa manera. No me sorprendería que estas personas busquen el contacto con Satanás o presuman de tenerlo. Se sabe que también Bartolo Longo, hoy venerado por la Iglesia como beato, mientras frecuentaba a la Universidad de Nápoles se había unido a círculos espiritistas y satanistas. Pero viendo el estado en el que se encontraba (uno de sus compañeros de espiritismo y satanismo se había llegado a suicidar) decidió salir de ellos y pidió ayuda a un antiguo compañero de estudios del que sabía que había mantenido la fe, el profesor Pepe. El profesor Pepe le presentó a un gran dominico, el padre Alberto Radente, maestro de teología, que animó su conversión y le introdujo de nuevo en la vida cristiana.

3. Los desvaríos que escuchó asistiendo a ese grupo no son del todo nuevos, al menos en parte. En la época de Santo Domingo, los cátaros y los albigenses, vinculados al pensamiento maniqueo, decían lo mismo sobre Satanás y el origen del mundo. Ciertamente eran ajenos a la fascinación del nazismo, pero tenían en común con sus antiguos compañeros una especie de odio a todo lo cristiano. Expresaron este odio demoliendo y derribando iglesias y edificios religiosos.

4. ¿Qué puedo aconsejarle que hagas? Lo primero es la confesión sacramental. Necesitas ser liberado de toda influencia de Satanás en tu vida. La confesión en la antigüedad cristiana era considerada como un segundo bautismo. Y así como en el primer bautismo uno se libera de las influencias del demonio (no en vano entre los diversos ritos está también la acción del exorcismo), lo mismo sucede en la confesión, que en este aspecto es una especie de exorcismo al alcance permanente de todos. Necesitas ser liberado, purificado y santificado. Te sentirás mejor en todos los aspectos.

5. Al mismo tiempo te aconsejo que te aferres al Evangelio. En ese momento Cristo se acercará a ti, te iluminará con su luz, te alimentará interiormente y abrirá para ti y para tu futuro un camino santo.  No en vano Cristo dijo: «Yo soy el camino, la verdad y la vida» (Jn 14,6). Tendrá la sensación de haber sido devuelto al mundo real, tras un periodo de alienación y exilio.

6. También te pido que llames a la Virgen y le digas que sea tu madre en la vida espiritual rezando un Ave María en seguida. Es Él, que dijo «Yo soy el camino, la verdad y la vida», quien nos dice que tomemos a María como Madre. Desde la cruz se dirigió a Juan, que representaba a cada uno de nosotros, y le dijo: «Aquí tienes a tu madre» (Jn 19,27). Y dirigiéndose a la Virgen le dijo: «Mujer, ahí tienes a tu hijo» (Jn 19,26).

María es la mujer a la que Dios se refirió en los albores de la creación, después del pecado original, cuando dijo a Satanás: «Pondré enemistad entre tú y la mujer» (Gn 3,15). Sí, para liberarse de Satanás hay que recurrir a Ella. Ya verás, te aseguro que todo volverá a florecer. Con Ella a tu lado, con Ella presente en tus labios y en tu corazón, lo harás todo mejor y todo más rápido. Me alegraría mucho que tú también tuvieras esta experiencia de vida.

Te aseguro que ocuparás un lugar especial en mis oraciones. Mientras tanto, te deseo lo mejor y también una santa Navidad 2019.

Te bendigo.

Padre Ángelo