Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español

Cuestión

Querido Padre Ángelo

Soy un joven seminarista en el primer año de la etapa del Diaconado. Mi pregunta es muy sencilla: realmente encuentro mucha dificultad para recitar la liturgia de las horas. ¿Por qué? Porque no lo veo como una oración sino como una obligación. Por lo que a mí respecta, si un día no recibo la Eucaristía tengo una pesadumbre, me siento vacío; si un día no rezo el Santo Rosario me siento inútil e impotente; si no pido el perdón sacramental me siento a menudo en un continuo estado de no gracia. Para la Eucaristía, el Rosario y la Penitencia siento la necesidad de acercarme a ellos. Por desgracia, no para el Breviario. Aunque soy obediente a la Santa Madre Iglesia y a sus santos ministros; aunque he leído de Santa Teresa que, aunque ignorante en latín, decía ser consciente de decir muchas cosas hermosas que agradan a Jesús; aunque sé que los salmos eran la oración constante de Cristo Jesús, no puedo concebir la oración como una obligación, pues siempre me han enseñado que la oración debe brotar del corazón para llegar al cielo.

¿Puede darme algún consejo?

También les pido que recen por mi formación para el sacerdocio. Gracias. 


Respuesta del sacerdote

Querido,

En primer lugar, me alegro de la llamada que has recibido: ser sacerdote para comunicar a los hombres los tesoros de Dios y llevar a Dios las oraciones de los hombres.Hay, pues, dos tareas esenciales del sacerdote: llevar a Dios a los hombres y mujeres y llevar a los hombres y mujeres a Dios.

El sacerdote es en sí mismo un mediador.

No lo hace por iniciativa propia, porque ¿cómo podría llevar los dones de Dios a los hombres desde sí mismo si no tiene la capacidad de tomarlos (son de orden sobrenatural) y cómo podría pensar que podría tener acceso a Dios (que también es de orden sobrenatural)?

Puede hacerlo porque Jesús, que en virtud de su persona divina y de su doble naturaleza divina y humana es el verdadero y perfecto Mediador entre Dios y los hombres, le inviste de sus poderes divinos. No sólo eso, sino que actúa a través del sacerdote. Es Él quien toma lo que es suyo y se lo da al sacerdote para que lo distribuya a los hombres. Es Él, el Sumo Sacerdote, quien ora en el sacerdote y a través del sacerdote en nombre de los hombres.

2. Dicha esta premisa insustituible, se deduce que entre las diversas y principales tareas del sacerdote está también la de la oración. El sacerdote está llamado a orar no sólo por sí mismo, sino por todo el pueblo: «Todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y puesto para intervenir en favor de los hombres en todo aquello que se refiere al servicio de Dios, a fin de ofrecer dones y sacrificios por los pecados» (Heb 5,1).

Constituirse para los hombres en las cosas que conciernen a Dios significa comprometerse a tratar con Dios, es decir, a orar. Por eso San Ambrosio decía que «los sacerdotes deben rezar día y noche por el pueblo que se les ha confiado» (Comentario a 2 Timoteo 3).

Ya en el Antiguo Testamento ésta era la tarea que Dios había encomendado a los levitas: ‘He elegido a los levitas… para que atiendan a los israelitas en la tienda del encuentro y oren por ellos (et orent pro eis), para que no haya flagelo para los israelitas (ne sit in populo plaga) cuando los israelitas se acerquen al santuario'». (Nm 8,18-19).

La nueva traducción de la CEI en lugar de «reza por ellos» escribe «para que realicen el rito expiatorio por los israelitas». Pero es lo mismo. San José Cafasso dice que, antes de ordenar a un sacerdote, San Carlos Borromeo quería que fuera examinado seriamente sobre la oración, sobre sus modos, sus fines, sus reglas: «Aunque el joven fuera culto e incluso una de las mentes más escogidas, el santo no esperaba nada de ello y no lo ordenaba cuando no podía tener pruebas de que podía llegar a ser un hombre de oración» (Ejercicios espirituales para el clero, p. 402). Y concluye: «Orar es, pues, el oficio del sacerdote» (Ib.).

3. ¿De qué manera reza el sacerdote? Ciertamente, reza mientras celebra los Sacramentos, que prolongan en la tierra el sacerdocio de Jesucristo. También reza en sus oraciones personales. Pero también reza en nombre de la Iglesia y por la Iglesia a través de la liturgia de las horas. Y no reza a su manera porque también forma parte de aquellos de los que San Pablo dice: «Ni siquiera sabemos lo que conviene rezar» por los que el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables» (Rom 8,26). Intercede por nosotros significa que nos insta a rezar. Y es el mismo Espíritu Santo quien sugiere qué decir, qué pedir, cómo dar las gracias por la gente. Y lo hace a través de los Salmos que él mismo inspiró a David y a aquellos otros que los compusieron.

4. Se vuelve aún más interesante cuando se considera que el Espíritu Santo es el Abogado (el Paráclito) del Padre. Ahora bien, en la antigüedad el abogado no defendía el caso en lugar del acusado, como ocurre en nuestros tribunales, sino que sugería al acusado las palabras que debía decir. Así pues, rezar con la liturgia de las horas y con los salmos es lo mismo que ponerse bajo la acción del Espíritu Santo y dejarse guiar por Él para presentar al Padre las necesidades de la Iglesia y del mundo. Es el Espíritu Santo quien pone en nuestra mente y en nuestros labios las palabras que debemos decir, las intenciones que debemos expresar. Sin duda, el Espíritu Santo conoce mejor que nosotros las necesidades de la Iglesia y de los hombres. Así pues, al rezar por la Iglesia y por el mundo, ¿qué puede ser más hermoso que dejarse guiar por el Espíritu de Dios, que amplía nuestra visión, que dirige nuestros pensamientos allí donde nunca podríamos llegar, que hace que nuestro corazón pida y dé gracias según el corazón de Dios?

5. Esta liturgia de las horas es un pequeño Pentecostés para ti y para la Iglesia. Es una acción y una oración hecha bajo la guía directa del Espíritu Santo. A ella se une la Iglesia celestial que reza con nosotros y por nosotros, como se desprende de aquel sugestivo pasaje del Apocalipsis en el que San Juan dice que vio que » vino otro Angel que se ubicó junto al altar con un incensario de oro y recibió una gran cantidad de perfumes, para ofrecerlos junto con la oración de todos los santos, sobre el altar de oro que está delante del trono. Y el humo de los perfumes, junto con las oraciones de los santos, subió desde la mano del Ángel hasta la presencia de Dios. Después el Ángel tomó el incensario, lo llenó con el fuego del altar y lo arrojó sobre la tierra. Y hubo truenos, gritos, relámpagos y un temblor de tierra. » (Ap 8,3-5). Los truenos, las voces, los relámpagos y los terremotos significan la gracia de la conversión que produce en la tierra nuestra oración hecha en nombre de la Iglesia y por la Iglesia.

6. He aquí, pues, un rasgo de la belleza de la oración hecha con la Liturgia de las Horas y los Salmos. Es una oración hecha en nombre de la Iglesia y en beneficio de la Iglesia. Ciertamente te beneficia a ti también, pero sobre todo beneficia a aquellos por los que has sido encargado de rezar (ut pro eis orent) porque es lo que has sido llamado a hacer.

Se te pide que reces en nombre de la Iglesia y por mandato de Jesús, que encarga a los sacerdotes que sean mediadores. Mientras que en otras formas de oración puede prevalecer la intención o la necesidad personal, aquí rezamos porque se nos encomienda rezar no sólo por nosotros, sino en nombre de la Iglesia y en beneficio de la misma.

Te agradezco la pregunta que me has formulado.

Deseo que te conviertas en un sacerdote con cuyas oraciones puedan contar los fieles que te han sido confiados. Será una bendición permanente para ellos.

Te encomiendo al Señor y te bendigo.

Padre Ángelo