Questo articolo è disponibile anche in: Español Italiano Inglés

Pregunta

Rev. Padre Angelo,

La sigo desde hace muchos años y siempre he encontrado numerosas ideas de reflexión y enriquecimiento en sus respuestas, por lo que le estoy muy agradecido. Soy un joven estudiante de teología casi al final de mis estudios. Bueno, los acontecimientos recientes me han dado dudas sobre algunas cuestiones relativas al Magisterio de la Iglesia. Espero ser claro al formular mis preguntas.

1)Como se afirma en Dei verbum en el n. 10 corresponde al Magisterio de la Iglesia interpretar la Palabra de Dios escrita (Escritura) o transmitida (Tradición). Por tanto, es posible afirmar que el Magisterio es una verdadera interpretación oficial de un determinado contenido, para explicarlo y comunicarlo de la forma más fiel y clara posible. Además, la misma palabra “magisterio” recuerda el oficio del maestro, que tiene la tarea de favorecer la recepción de un determinado contenido, no sólo en su sustancia, sino también en su clara formulación. Aquí está mi pregunta: asumiendo todo esto, ¿no existe el riesgo de que el Magisterio pierda valor por su mala formulación lingüística? Si el Magisterio ya es algo que sirve para aclarar y expresar fielmente un determinado contenido que necesita ser aclarado, ¿no hay riesgo de que, por su posible oscuridad lingüística, sea necesaria una nueva interpretación del propio Magisterio? Terminaríamos en un círculo vicioso, en el que se generaría la interpretación de la propia interpretación. ¡Por no hablar del relativismo interpretativo que se generaría! En este punto, el Magisterio perdería su valor, ya que si la enseñanza impartida, en lugar de aclarar, provocara más divisiones, no en lo que se refiere al contenido (que ciertamente es correcto), sino a su formulación confusa y, a veces, comprometedora, ¿de qué serviría? Permítanme dar un ejemplo: soy profesor de escuela y tengo un conocimiento perfecto de la disciplina que tengo que enseñar a mis alumnos, sin embargo, tengo una clara dificultad para comunicar mis conocimientos debido a mi mala enseñanza e incomprensibilidad lingüística. Bueno … ¡Ciertamente no puedo ser llamado un buen maestro! La tarea del maestro no es solo comunicar un contenido, sino hacerlo lo más inteligible posible por parte del alumno, cuidando que no se enfrente a recepciones engañosas debido a un defecto de comunicación u de otro género. ¡No siempre puedo culpar al estudiante que tiene dificultades para recibir! Tengo que ser el primero en intentar aclarar y simplificar mi discurso, para que el mensaje llegue. Creo que está entendiendo hacia dónde quiero ir, también en referencia a los recientes acontecimientos eclesiales, que me han dejado con estos profundos dilemas.

2) Todos conocemos las posiciones y disquisiciones recientes sobre el problema teológico del “papa hereje”. Ahora, no quiero entrar en los méritos de si esta posición es aceptable o no desde un punto de vista doctrinal, pero quiero centrarme en otro aspecto de la cuestión. Bueno, incluso afirmar que la opinión teológica del «papa hereje» es posiblemente errónea, sólo por el hecho de que varios eruditos distinguidos incluso han puesto esta pregunta en el debate público, me permite asumir que las cosas no van por el camino correcto. Quizás, sea justo admitir que algunos ya están llenos de presuposiciones que hacen que su posición sobre el magisterio reciente sea errónea, pero ¿es posible que todos estén en este estado? Las disquisiciones sobre el «papa hereje”, sobre el “papa a ser declarado depuesto”, se van multiplicando poco a poco y esto no me parece bueno para la Iglesia. Bueno, ¿qué solución están formulando las autoridades legítimas? Me parece que las barricadas se acentúan cada vez más y esto, a la larga, si este no es el caso desde un punto de vista fáctico, podría conducir a un cisma real. Vuelvo al ejemplo del maestro, mencionado anteriormente. ¡La claridad es la única solución!

3) Este discurso lingüístico se refiere a una clara elección hecha desde el Concilio Vaticano II que optó por un lenguaje discursivo más que oracional. Si el árbol es reconocido por los frutos, conservando plenamente en conciencia todos los contenidos doctrinales de la sagrada doctrina de la Iglesia, hacia la que inclino la cabeza, es evidente que el lenguaje ha generado un cierto estado de confusión interpretativa. Esta dificultad lingüística ya la había advertido el siervo de Dios Tomás Tyn, un padre dominico a quien aprecio. ¿No sería necesario tener una fuerte conciencia, que ponga en marcha un esclarecimiento global de todo este período posconciliar? En este sentido, se podrían formular documentos para acabar con el problema, que poco a poco se vuelve cada vez más peligroso. No quiero ser un profeta de mala suerte, pero eso es lo que siento en el entorno en el que vivo. Me parece que los primeros pasos fueron el Código de Derecho Canónico de 1983 y el Catecismo de la Iglesia Católica, pero creo que se debe implementar una acción mucho más estricta y decidida. A estas alturas parecemos una babel y muchas almas se están perdiendo por esto. ¡Pienso mucho en esto! ¡El Señor nos pedirá que rindamos cuentas de lo que estamos causando a las pobres almas que se encuentran cada vez más desorientadas! ¡No se trata de comenzar a condenar doctrinas erróneas, sino al menos de comenzar a exponer claramente la doctrina positiva de la Iglesia!

Espero no haberlo provocado demasiado. Me gusta ir al centro de los problemas y no niego que el pontificado actual me está causando mucho dolor. Veo en el Papa al sucesor de Pedro y él por quien estaría dispuesto a derramar mi sangre. ¡Recuerdo la historia de los guardias suizos durante el saqueo de Roma en 1527! Sin embargo, algunas de las cosas que dice el Santo Padre me parecen más declaraciones de un político que del sucesor de San Pedro. ¡Disculpe si me he permitido!

Renovando, como vayan las cosas, mi fidelidad a la Iglesia Católica, le pido una bendición para mi camino de estudios teológicos. Le agradezco de antemano su respuesta, prometiendo recordarla en mis oraciones.


Respuesta del sacerdote

Muy caro,

1. Estoy encantado ante todo por los estudios teológicos que has realizado y que ahora estás completando.

Igualmente estoy muy contento con lo que parece ser tu objetivo: la salus animarum, la salvación eterna de las almas.

De la misma manera que un rayo de sol tiene como objetivo traer la luz y el calor del sol, así también nosotros, que venimos de Dios y volvemos a Él, no tenemos otra razón que llevar a Dios al corazón de los hombres.

Así que sigue así.

2. Llegando a los méritos de lo que me escribiste, aunque muchos generan ansiedad en ambos lados, sin embargo, si queremos permanecer fieles a Cristo no tenemos motivos particulares para perturbarnos.

Decía “aunque muchos generan preocupación en ambos lados”.

¿Quiénes son estos muchos?

Por un lado, son los que, a pesar de lo que dicen los documentos del Magisterio (es decir, que la doctrina permanece inalterada), afirman que ha habido un punto de inflexión en la interpretación y que las cosas ya no se pueden entender como antes.

3. Bueno, las cosas están muy claras porque el mismo Magisterio ha declarado cómo se debe interpretar la doctrina de la Iglesia.

Me limito a relatar dos afirmaciones del Magisterio.

La primera es del Concilio Vaticano I y se lee en la Constitución Dogmática Dei Filius: “Así pues, la doctrina de la fe que Dios ha revelado es propuesta no como un descubrimiento filosófico que puede ser perfeccionado por la inteligencia humana, sino como un depósito divino confiado a la esposa de Cristo para ser fielmente protegido e infaliblemente promulgado. De ahí que también hay que mantener siempre el sentido de los dogmas sagrados que una vez declaró la Santa Madre Iglesia, y no se debe nunca abandonar bajo el pretexto o en nombre de un entendimiento más profundo. “Que el entendimiento, el conocimiento y la sabiduría crezcan con el correr de las épocas y los siglos, y que florezcan grandes y vigorosos, en cada uno y en todos, en cada individuo y en toda la Iglesia: pero esto sólo de manera apropiada, esto es, en la misma doctrina, el mismo sentido y el mismo entendimiento» (eodem sensu eademque sententia)” !” (DS 3020)

A esta declaración le sigue la siguiente afirmación: “Si alguno dijera que es posible que en algún momento, dado el avance del conocimiento, pueda asignarse a los dogmas propuestos por la Iglesia un sentido distinto de aquel que la misma Iglesia ha entendido y entiende: sea anatema.» (DS 3043) y, es decir, excomulgado.

4. La segunda afirmación del Magisterio está contenida en una preciosa nota de la encíclica Veritatis Splendor: «El desarrollo de la doctrina moral de la Iglesia es similar al de la doctrina de la fe.”

Las palabras pronunciadas por Juan XXIII con motivo de la apertura del Concilio Vaticano II (11 de octubre de 1962) también se aplican a la doctrina moral: “Esta doctrina certera e inmutable (= doctrina cristiana en su totalidad), que debe ser respetada fielmente, necesita ser profundizada y presentada de manera que responda a las necesidades de nuestro tiempo. En efecto, el depósito de la fe en sí es otra cosa, es decir las verdades contenidas en nuestra venerable doctrina, y otra cosa es la forma en que se enuncian, conservando el mismo sentido y significado” (VS, nota 100).

5. En estos dos textos se propone el principio hermenéutico o de interpretación: los documentos del Magisterio, tanto los de carácter dogmático como los de carácter moral, deben interpretarse según la hermenéutica de la continuidad y la profundización, y no la de la discontinuidad, de la ruptura o del punto de inflexión con respecto al Magisterio de todos los tiempos.

El progreso de la doctrina moral de la Iglesia se lleva a cabo bajo la acción del Espíritu Santo que conduce gradualmente al conocimiento de toda la verdad, sin contradecir ni negar jamás el Magisterio anterior. Este es un progreso homogéneo y no dialéctico.

6. En el lado opuesto de quienes que reclaman un punto de inflexión, es decir, una ruptura y una discontinuidad que el Magisterio niega explícitamente, hay otros que estarían dispuestos a declarar hereje al Papa porque sería el primero en dar un ejemplo de discontinuidad.

Pero a este respecto, deben hacerse debidas distinciones sobre el valor de las palabras que salen de la boca del Papa.

No todos son Magisterio.

Además, conviene tener en cuenta el tenor de los documentos que hoy parecen cada vez con más frecuencia sugerencias expresadas a veces de manera tímida, casi confidencial, como indicios de una práctica pastoral que quiere tener presente la situación concreta y compleja donde viven no pocas personas.

7. El mismo Magisterio nos invita a tener presente, por un lado, la inmutabilidad de los principios y la doctrina y, por otro, la aplicación de estos principios a casos concretos.

He aquí, por ejemplo, lo que leemos en Amoris Laetitia: «Por tanto, si bien la doctrina debe expresarse con claridad, deben evitarse los juicios que no tengan en cuenta la complejidad de las distintas situaciones, y es necesario estar atento a la forma en que las personas viven y sufren a razón de su condición” (AL 79).

8. Además, estamos seguros de que el Señor es fiel a sus promesas y que nunca abandonará su rebaño permitiendo que se enseñen doctrinas que no siguen la lógica del evangelio.

9. En medio del clamor de los dos, casi debemos cerrar los oídos, para mantener siempre la mirada fija en Jesús, que nos pide que lo sigamos, tratando de realizar nuestra santificación.

Es necesario que nos comprometemos nosotros mismos a un mayor silencio hacia los medios de comunicación social para no perdernos en discusiones inútiles y dañinas.

Cuanto más ansiosos por escuchar lo que dicen unos y otros, corremos el riesgo de olvidar al Maestro, que está con nosotros y está en nosotros.

10. Tenemos a Jesucristo, tenemos devoción a María, tenemos la Revelación Divina, tenemos el Magisterio de la Iglesia, incluidos los documentos del Concilio Vaticano II, tenemos el Catecismo de la Iglesia Católica y también el Código de Derecho Canónico, como mencionaste.

Más que declaraciones adicionales, en mi opinión todos necesitamos una sola cosa, y es poner en práctica lo que se lee al comienzo del capítulo 12 de la carta a los Hebreos: “Por lo tanto, ya que estamos rodeados de una verdadera nube de testigos, despojémonos de todo lo que nos estorba, en especial del pecado, que siempre nos asedia, y corramos resueltamente al combate que se nos presenta. Fijemos la mirada en el iniciador y consumador de nuestra fe, en Jesús, el cual, en lugar del gozo que se les ofrecía, soportó la cruz sin tener en cuenta la infamia, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Piensen en aquel que sufrió semejante hostilidad por parte de los pecadores, y así no se dejarán abatir por el desaliento” (Heb 12: 1-3).

11. En mi opinión, este es el problema más acuciante para cada uno de nosotros.

Por tanto, no te desalientes tampoco tú, como dice el Autor de la carta a los Hebreos.

Mantén la mirada fija en Jesús, espera la santificación, corre con perseverancia hacia la meta sin dejarte retener por un lado o por el otro.

Vive de tal manera que todo coopere para tu bien y siempre te sentirás libre y rico por dentro.

Te agradezco lo que escribiste, te recuerdo con gusto al Señor y de manera particular te bendigo por tus estudios teológicos y por tu futuro dentro de la viña de la Santa Iglesia.

Padre Angelo