Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Inglés Español

Pregunta

Hola Padre Angelo,

En primer lugar le agradezco el trabajo que hace con esta columna que me ha ayudado mucho en mis investigaciones y dudas sobre la fe desde mi conversión hace muchos años. ¡Que el Señor le bendiga!

Soy un joven de 23 años y conocí a Dios hace unos 7 años, he tenido intensas experiencias de fe en estos años que me han fortalecido mucho.

Últimamente decidí matricularme en el instituto local de ciencias religiosas para profundizar en mis conocimientos y fortalecer aún más mi fe y, en particular, para enseñar religión, que considero una vocación para mí. Pero, lamentablemente, me pareció enfrentarme con una visión de la fe y teología con tintes racionalistas y quizá modernistas. Tal vez soy demasiado fundamentalista, pero en varias situaciones me he sentido incómodo… Por ello, me gustaría preguntarle si puede aclarar algunos puntos que me han dejado perplejo, para entender si se trata de una de las muchas escuelas teológicas, o de la opinión predominante en la Iglesia.

En primer lugar, me gustaría saber qué opina usted sobre la historicidad del Antiguo Testamento.

Según algunos profesores, el relato del éxodo es una retroproyección en forma de epopeya a un periodo anterior de la experiencia del exilio babilónico y el posterior retorno. Dado que los datos arqueológicos no confirman el relato bíblico, el significado teológico se mantiene, pero toda la historicidad se derrumba, ya que al menos hasta poco después de la división de los dos reinos en el período de la monarquía (por cierto, el antiguo reino unificado también sería una proyección trasera de la unidad posterior al exilio). Por lo tanto, personajes como Moisés y Abraham serían figuras ejemplares, pero nunca existieron.

Que Dios le bendiga y le mantenga siempre.


Respuesta del sacerdote

Querido amigo

En primer lugar, me alegro de la obra que el Señor ha hecho en ti, llevándote de nuevo a la fe y al seguimiento de Cristo.

Tu entusiasmo por la verdad que has redescubierto te ha llevado a profundizar en el conocimiento de Cristo y de la revelación divina.

Pero el estudio de la teología, tal como se enseña en los estudios teológicos a los que asistes, en lugar de consolidar tu entusiasmo, siembra la duda y el desencanto hasta el punto de que te preguntas dónde está la verdad.

2. Lamentablemente, no puedo negar que por un lado y el otro, parece que la actualización bíblica y teológica no consiste tanto en profundizar en la fe, cuanto en remitirse a los últimos “hallazgos” sin escudriñar suficientemente lo que hasta ahora se ha enseñado como cierto y sólido.

3. Por lo tanto, me gustaría responder a tus preguntas con lo que dice un texto cuya autoridad es indiscutible y probablemente superior a cualquier otra escuela bíblica.

Es el texto de la llamada Biblia de Jerusalén, cuyas introducciones y notas son de los dominicos (franceses) de la École biblique de Jerusalén.

Tal vez tú también tengas contigo la dicha Biblia de Jerusalén, pero como ocurre con muchas personas, no se leen las introducciones porque, con razón, se interesan más por la palabra de Dios que por la palabra del hombre.

Pero luego surgen problemas, y nos desviamos.

4. Responderé a las diversas preguntas que me has planteado informando para ti y para nuestros visitantes de lo que allí leemos.

Digo de una vez que esta escuela llama la atención por la seriedad de sus motivaciones, por el equilibrio al no despreciar ninguna duda y por la serenidad que deja en quienes acceden a estos textos.

5. Llego a la historia de Abraham y los otros Patriarcas que se afirma que nunca existieron.

En primer lugar, los que hacen tales alegaciones deberían aportar documentación.

El mero hecho de que no haya correspondencia extrabíblica sobre este asunto no es suficiente para refutar las afirmaciones hechas en la Sagrada Escritura, pues entonces también habría que refutar todas las afirmaciones históricas de los antiguos que no se reflejan en otras narraciones.

6. Pero esto es lo que dice la introducción de la Biblia de Jerusalén al Pentateuco, que contiene cinco libros incluyendo el Génesis y el Éxodo

“Estas tradiciones eran la herencia viva de un pueblo del pasado lejano;

Les daban el sentimiento de su unidad porque todos hacían referencia a unos antepasados comunes;

Pero, sobre todo, eran el soporte de su fe; eran como un espejo en el que el pueblo se contemplaba en las más diversas situaciones.

Ya podemos pensar que las mismas situaciones, a partir de las cuales reflexionaron sobre el pasado, condicionaron en parte la forma de contar las cosas”.

7. Paralelamente, hay que añadir que Dios se ha servido de estas tradiciones, las ha conservado y las ha alimentado para revelarse a sí mismo y su plan de amor, para comunicarse a los hombres y llenar sus corazones.

Si no se tiene esto en cuenta, se ve el Génesis simplemente como una narración histórica hecha por hombres. Y una vez que has conocido de alguna manera cómo se formó el texto, crees que lo has entendido todo.

Sin embargo, a la luz de la fe, debemos dar por sentado que mientras se formaban esas tradiciones, Dios actuaba para que se transmitiera todo y sólo lo necesario para la Revelación y su plan salvador.

Si San Pedro, al proclamar a Jesucristo y su Evangelio, dice que no fue tras “fábulas ingeniosamente inventadas, sino como testigos oculares de su grandeza” (cf. 2 Pt 1,16), podemos decir lo mismo de las tradiciones que se formaron y conservaron por inspiración divina.

Es impensable que Dios haya construido la historia de la salvación sobre “fábulas ingeniosamente inventadas”.

La fe de los Apóstoles era bastante ajena a pensar tal cosa.

8. La introducción a la Biblia de Jerusalén continúa diciendo: “No se puede pedir a estos textos el rigor que emplearía el historiador moderno (…) porque los relatos y las leyes del Pentateuco no son esencialmente un libro de historia (…).

Dan testimonio de la fe de un pueblo a lo largo de muchas generaciones, especialmente en el turbulento periodo que va desde las conquistas asirias hasta la pérdida de la independencia nacional bajo la intervención del Imperio Persa.

Para nosotros, como creyentes, este testimonio religioso es importante, independientemente del valor que puedan tener los textos para escribir una historia del pueblo de la Biblia en los términos de la historia moderna. (…).

Por otro lado, es evidente que hablamos del pasado tal y como lo conocemos, a menudo siglos después, y para sacar una lección de él para el presente.

Atribuir a los autores bíblicos las perspectivas de los biógrafos o de los historiadores modernos no es la posición adecuada para comprender mejor lo que tienen que contarnos”.

9. Aunque esto se aplica a los cinco libros del Pentateuco, “los primeros once capítulos del Génesis deben considerarse por separado. Hoy se habla a menudo de “mito”.

Hay que tomar la palabra como una indicación del género literario y no en el sentido de “historia fabulosa o legendaria”.

Un “mito” es simplemente una antigua tradición popular que narra los orígenes del mundo y del hombre o acontecimientos, por ejemplo el diluvio universal, que supuestamente ocurrieron en el origen de la humanidad.

Un “mito” es una historia contada de forma imaginativa y simbólica; el autor de la historia bíblica tomó una u otra tradición de su propio entorno, porque era funcional a su diseño didáctico.

Por otra parte, los “mitos” o relatos de los orígenes tienen normalmente un carácter etiológico (es decir, pretenden explicar la causa, ed.): estos relatos dan respuesta a las grandes cuestiones de la existencia humana en el mundo, a través de ellos se da respuesta a problemas como el origen del pecado o el sufrimiento humano.

Lo que se dice de ese pasado lejano explica nuestra situación actual. En cierto sentido, se procede por eliminación: todo lo que se percibe como una limitación en nuestra situación se explica por un acontecimiento de los orígenes. En resumen, el “mito” explica cómo surgió el mundo y todas sus criaturas y por qué nosotros, los humanos, somos como somos.

10. Sin embargo, la palabra mito, precisamente porque en el lenguaje común se refiere a relatos fantasiosos que no tienen base en la realidad y son fábulas que pretenden explicar algo (como el mito de Prometeo), los relatos de los once primeros capítulos del Génesis tienen su base en la realidad, en hechos que sucedieron realmente e históricamente.

Por eso, aunque la introducción al Pentateuco de la Biblia de Jerusalén distingue entre el mito, tal como se entiende comúnmente, y el mito bíblico, es mejor no utilizar la palabra mito, para eliminar cualquier malentendido.

Bastaría con hablar de un relato bíblico hecho de imágenes y alegorías.

11. En cuanto a lo que me dices, es decir, que “la narración del éxodo sería una proyección hacia atrás en forma de epopeya a un periodo más antiguo de la experiencia del exilio babilónico y el posterior retorno”, me parece que algo no cuadra ni siquiera desde el punto de vista cronológico.

El exilio babilónico y, sobre todo, su regreso a casa, se remontan al siglo VI a.C., mientras que los textos del Pentateuco se escribieron al menos en el siglo VIII.

La Biblia de Jerusalén escribe: “Si las tradiciones orales pudieron existir desde el principio del pueblo de Israel (pero hoy incluso tendemos a minimizar el papel de la tradición oral), probablemente sólo empezaron a ponerse por escrito hacia el siglo VIII a.C. La predicación de Oseas muestra que, al menos a mediados de este siglo, existían tradiciones bastante bien establecidas sobre Jacob, sobre la salida de Egipto bajo el liderazgo de Moisés, sobre el establecimiento de una alianza entre Dios e Israel y la entrega de la Ley, sobre algunos episodios de la marcha en el desierto’.

No se puede negar que en las ediciones posteriores se hicieron algunas adiciones al texto para enfatizar ciertos aspectos de la revelación bíblica.

Pero la afirmación que escuchaste en la escuela es demasiado grande, porque niega el trasfondo histórico y lo que realmente sucedió en la historia.

Te agradezco tu pregunta, te recuerdo al Señor y te bendigo.

Padre Angelo