Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Inglés Español

Quiero contarte algunos de mis problemas en la vida de fe y espero tu consejo. Siempre he sido creyente y casi siempre practicante; me desvié un poco del camino “recto” alrededor de los 25-30 años, pero luego traté de volver a respetar todos los mandamientos y a recibir los sacramentos regularmente. Pero sufro por el hecho de que no puedo ver a Dios y, quizás también por ello, no puedo comunicarlo a los demás. Me parece que, en comparación con cuando era niño, es mucho más difícil captar la presencia de Dios incluso en la liturgia. En la parroquia a la que voy actualmente a misa, por ejemplo, casi nadie se arrodilla en la Consagración. Sinceramente, al párroco no parece importarle; parece ser un problema sólo para mí. Me arrodillo, pero no encuentro la concentración necesaria para la oración porque me da bastante vergüenza hacer algo diferente a los demás (además a veces me olvido de arrodillarme porque no tengo un “pueblo” al que seguir, sino que tengo que conformarme con averiguar el momento adecuado).

Lo mismo sucede si me arrodillo después de la Comunión, aquí también me siento extraño y no puedo hablar con Dios porque muchas veces debo tener cuidado de evitar los cabellos y pañuelos de las personas que están “repartidas” en el banco frente a mí… Siento mucho decir estas cosas porque siento que no hay mucha caridad cristiana en mí: De hecho, el comportamiento de los demás me molesta y siento que salgo de la misa peor que cuando entré… Esta mañana, un día de semana, entré a la iglesia por 5 minutos (esa era la intención) pero duré tal vez 30 segundos, porque la misa de la mañana acababa de terminar y entonces había algunas personas en la iglesia charlando amigablemente… por Dios, acababan de terminar la misa así que en cierto modo no estaban haciendo nada malo. Pero de nuevo se frustró mi esperanza de reunirme en oración y me fui enfadado. ¿Cómo puedo conseguir encontrar a Dios dentro de mí, aunque sea difícil en el exterior? Sé que, si realmente tuviera fe, no tendría ninguna dificultad para reunirme en cualquier condición. Esto me lleva a otra duda: ¿podría ser mi dificultad en la oración un indicio de que no estoy en gracia de Dios? Siempre me da miedo porque me vienen a la memoria detalles de cosas que ya se han dicho en la confesión, pero no sé si deben decirse porque cambian la gravedad del pecado, o si pueden omitirse y considerarse como escrúpulos. Pero también me parece absurdo seguir confesando los mismos pecados que ya han sido perdonados sólo porque se me ha olvidado decir tal o cual detalle (no puedo decir sólo el detalle, porque no tendría sentido fuera del contexto del pecado; por eso cada vez siento que tengo que repetirlo todo…)… lamentablemente mi mente es muy analítica y no me “perdona” nada. 

Mi otra pregunta es sobre la comunicación de la propia fe; trabajo en un entorno extremadamente “moderno” desde el peor punto de vista, es decir, donde casi todo el mundo es ateo y la religión se considera superstición. No hay la más mínima apertura a pensar de forma diferente. Tengo un carácter más bien tímido y sumiso y, aunque sufro sabiendo que los demás tienen ideas equivocadas, me siento bloqueado y no sé cómo decir nada, también porque, las pocas veces que lo he intentado, no he podido responder a las objeciones (no se me da bien expresarme). Me pregunto qué podría hacer por la salvación de mis colegas; al leer las respuestas en este sitio leo sobre ofrecer oración y ayuno. Pero vuelvo al hecho de que la oración me resulta difícil por las razones que he expuesto anteriormente; parece que estoy en un círculo vicioso en el que, precisamente, Dios está lejos de mí aunque sea formalmente creyente. Por último, hay algo más que quería contarte. ¿Habéis pensado tú y tus colaboradores en publicar un libro con (quizás algunas de) las preguntas y respuestas que publicáis en la web? A menudo me encuentro leyendo sus respuestas en el ordenador durante el día, pero me gustaría leerlas en papel, quizás por la noche antes de dormir, para poder meditarlas mejor. De hecho, creo que, si se publicara un libro en el sitio web de los Amigos Dominicanos, ¡tendría muchos lectores potenciales! Yo mismo creo que se lo regalaría a alguien. Sólo quería expresar este pensamiento mío, con la esperanza de que pueda interesarle.

Gracias de nuevo por tu servicio.


Querida Eleonora,

En primer lugar, pido disculpas por el retraso en contestaros, pero hasta hoy no he llegado a los correos de marzo de 2017.

1. La falta de recuerdo no se debe necesariamente al hecho de no estar en gracia de Dios. También puede haber otras razones.

En primer lugar, pondría el estrés debido a tantos pensamientos y a la vida activa tan ajetreada que lleva a otros pensamientos todo el tiempo. Así que, para ser recogido durante la misa, lo mejor es llegar a tiempo y prepararse de rodillas, quizás rezando el Santo Rosario por su cuenta. Si la gente te ve de rodillas no pondrán pañuelos o sombreros en el pasamano del banco porque lo ven ya ocupado. Si ya puedes sumergirte por ti mismo, te será más fácil ponerte de rodillas durante la oración eucarística y durante la consagración o al volver de la comunión. Además, como el ejemplo es contagioso para bien o para mal, es fácil que algunos empiecen a arrodillarse entre los que te rodean.

2. Me cuentas que entraste a la iglesia para quedarte un rato en oración y casi tuviste que salir corriendo por la distracción que te causaba la gente al hablar. Es cierto, esto es molesto. Pero si te hubieras arrodillado en un banco, y hubieras colocado tu rostro entre las manos en actitud de recogimiento, o con la cabeza inclinada, hubieras comenzado a rezar el Santo Rosario, tal vez esas personas, al verte, habrían dejado de hablar o lo habrían hecho más suavemente. En cualquier caso, la distracción causada por el parloteo habría desaparecido, o al menos se habría amortiguado en gran medida.

3. Para la confesión: usted habla de insatisfacción por algunos detalles no especificados.

Ahora bien, en sí mismo no es necesario acusar los detalles, es más, si estos detalles son feos ni siquiera deberían decirse. Si el pecado es grave, basta con que se haya confesado en su esencialidad. Por poner un ejemplo, si una persona no está casada, le basta con decir: He cometido varias impurezas y he tenido relaciones sexuales con mi prometido. En esas “diversas impurezas” están todos los detalles que no deben ser descritos por la santidad del sacramento. Si uno no está satisfecho con su acusación, puede señalar a esas diversas impurezas que son “diversas y graves impurezas”. El sacerdote lo entenderá. No pedirá nada. Esto es suficiente.

4. Del mismo modo, conviene mantener siempre el mismo confesor, quien, si ve que el penitente vuelve siempre a los pecados ya acusados, le dirá que no vuelva al pasado, y así se hará.

5. Sobre la comunicación de la fe: ciertamente el entorno en el que se vive hace difícil no sólo comunicarla, sino también defenderla cuando es atacada. Sobre todo porque es fácil demoler con un chiste, mientras que es más difícil responder argumentando punto por punto. A veces es mejor quedarse callado. Mientras tanto, un documento. De este modo, el ataque a la fe se convierte en un motivo para madurarla en nuestro interior y luego también para defenderla. En otras ocasiones -especialmente cuando vemos prejuicios y arrogancia- sigue siendo mejor callar y rezar por esas personas.

6. Sobre el último punto (publicar algunas respuestas en papel) algunos visitantes han pensado en ello. Porque seguramente hay una diferencia entre leer fugazmente una respuesta mientras se trabaja y coger un libro. El libro es más propicio a la reflexión. De hecho, el pasado mes de agosto uno de nuestros visitantes publicó dos volúmenes de respuestas sobre escatología, es decir, sobre las realidades últimas de nuestra vida. Las referencias son las siguientes: ANGELO BELLON, Diálogos sobre escatología, editorial Fadia 2018. Los dos pequeños volúmenes suman 524 páginas y recogen casi todas las respuestas sobre el tema publicadas hasta agosto de 2017.

7. No se descarta que se pueda hacer más. Pero esto se ha hecho sobre todo gracias al ingenio del visitante, que se ha propuesto en todos los sentidos.

Te agradezco la fidelidad con la que sigues nuestra página, te recuerdo con gusto al Señor y te bendigo. 

Padre Ángelo