Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español

Buenos días padre Angelo,

Espero que todo vaya bien y le agradezco el valioso servicio prestado a todos nosotros.

Mi pregunta se refiere a la asunción de María. Meditando en este misterio, se me ocurrió que el día en que se llevó a cabo la asunción de nuestra Señora, debió haber habido una gran celebración en el cielo. Pero me pregunto, San Francisco, Santo Domingo, Padre Pio, todos los santos que vinieron después no estaban presentes, ¿solo estaban presentes los padres que habían muerto antes que nuestra madre María? El rey David, Moisés, etc.

Entonces pensé que los santos que murieron después de Nuestra Señora podrían disfrutar de este hermoso evento cuando ellos también ascendieran al cielo. Sin embargo, me decepcionó pensar que los futuros santos no podrían participar en este hermoso evento desde el principio para honrar y venerar a la madre que tanto amaban en la tierra. Entonces pensé que quizás por un factor espacio-tiempo que no entiendo, sucedió en cambio, como sucede con la perpetuación del sacrificio de la Misa, donde participamos en el mismo evento que el sacrificio en la cruz de nuestro Señor Jesús.

Le agradezco cualquier luz que quiera aportar a estas dos cuestiones mías, prometo recordarla en las oraciones a Jesús y le envío mi más cordial saludo.

Ar 


Respuesta del sacerdote

Muy caro,

1. Es una hermosa intuición la que tuviste sobre la participación de los Santos en el evento de la Asunción de María.

2. Para mostrar su plausibilidad, me valgo al misterio eucarístico cuyo memorial celebramos en la Santa Misa.

En la Eucaristía, Jesús nos hace contemporáneos de ese acontecimiento.

En este evento, incluso como contemporáneos, participamos sin verlo, es decir, en la fe.

Sin embargo, es una participación real.

3. Cuando estemos allá veremos en qué manera participamos actualmente en él como contemporáneos.

Sin embargo, veremos que fue exactamente así.

4. Pues bien, en la Misa, Cristo se hace presente (contemporáneo) en todos los acontecimientos de su vida.

En el Canon Romano, la Iglesia profesa esta fe diciendo:En este sacrificio, o Padre, nosotros sus ministros y tu pueblo santo celebramos el memorial de la pasión bendita, la resurrección de los muertos y gloriosa ascensión al cielo de Cristo, tu Hijo, nuestro Señor”.

Ahora bien, en el misterio de su resurrección y ascensión al Cielo está también lo que se realiza en su Cuerpo místico, es decir, en las almas, en la Iglesia.

5. Entre estas, en primer lugar, somos partícipes, contemporáneos, de la resurrección y ascensión que Cristo realizó hacia su Santa Madre.

En la Asunción al cielo de Nuestra Señora (como las llamas con una expresión hermosa y delicada) recordamos su resurrección de entre los muertos que tuvo lugar por orden de Jesús y su asunción al Cielo.

6. Por lo tanto, en la Misa somos contemporáneos de ese evento, aunque no lo veamos. Y hemos sido hechos partícipes de sus beneficios. Al entrar al Cielo, Nuestra Señora disfrutó de la visión beatífica.

Vio perfectamente en Dios.

Y por eso vio a cada uno de nosotros que habría venido mucho más lejos en el tiempo.

En la Misa Ella también está siempre presente en unión con Cristo.

Nos hace contemporáneos de la alegría del acontecimiento de su asunción, aunque no lo veamos.

Pero un día lo veremos todo y estaremos felices de habernos hecho contemporáneos y beneficiarios de ese evento sin que lo sepamos.

Te agradezco la hermosa visión que nos has ofrecido.

Te deseo lo mejor, te recuerdo al Señor y te bendigo.


Traducido por Alessandra Pelizzaro