Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Inglés Español

Consulta

Reverendo Padre,

Quisiera hacerle una consulta delicada, sobre teología sacramental.

He leído que en vista del Sínodo de la Amazonía algunos plantean la posibilidad de usar para la Eucaristía pan que no sea de trigo. Según los diversos textos que he consultado entiendo que es importante considerar “de fide” la necesidad de la consagración del pan, mientras que la necesidad que dicho pan debe ser de trigo, incluso si esto está aprobado en los documentos magisteriales de Santo Tomás, no parece envolver la nota teológica “de fide” (o al menos falta una declaración explícita en ese sentido). Incluso según Cayetano se trata de una cuestión válida pero no genuina.

¿Sería justo entonces pensar que la iglesia podría cambiar la normativa en cuanto a la materia prima del pan? ¿O se trata de una doctrina “fidei próxima” en cualquier caso inmodificable?

Lo saludo cordialmente,

Francesco. 


Respuesta del sacerdote

Estimado Francesco,

“El concilio declara que la iglesia siempre ha habido el poder de establecer y modificar la administración de los sacramentos con excepción de la sustancia de los mismos, aquellos elementos que considerase más útiles para quien los recibe o para la veneración de los mismos sacramentos, según la diversidad de las circunstancias, el tiempo y el lugar. 

Es eso lo que el apóstol parece indicar cuando dice “Que la gente nos tenga como servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios” (1 Cor 4,1)” (DS 1728).

2. La iglesia por lo tanto puede cambiar la materia (los elementos con los cuales se celebra el sacramento) y la forma (las palabras que son pronunciadas en el uso de tal elemento). Pero tales variaciones no deben alterar la esencia del sacramento. 

3. Esto es lo que la iglesia ha hecho en diferentes ocasiones con algunos sacramentos.

Por ejemplo, para la confirmación la forma era constituida de las siguientes palabras: “Yo te sello con la señal de la cruz y te confirmo con la unción de la salud en el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo. Amén”

Con la reforma post concilio la fórmula que se emplea es la siguiente: “Recibe el sello del Espíritu Santo que te es entregado como un don” Amén.

Pio XII había cambiado los elementos del sacramento del Orden Sagrado que primero era constituida de la entrega de los instrumentos para celebrar. 

Ahora en cambio se ha retomado el uso antiguo de la imposición de las manos. 

4. Podríamos preguntarnos si esto se podría hacer también en el caso de la Eucaristía y la respuesta es no, porque sus elementos han sido utilizados por el mismo Cristo en la última cena, ya que utilizó pan y vino. 

El mismo discurso vale para el Bautismo, que hace referencia al agua que fue utilizada por el mismo Cristo cuando bautizó, como dice en el evangelio de Juan: “Fueron a Juan y le dijeron: «Maestro, el que estaba contigo al otro lado del Jordán del que tú diste testimonio está bautizando y todos acuden a él»” (Jn 3,26).

5. Habiendo establecido que Jesús usó pan y vino, cabe preguntar si el pan debe ser de trigo y si el vino debe ser hecho de vid. Esto la iglesia nunca lo ha establecido como dogma de fe.

Sin embargo, hace parte de sus enseñanzas y condena a quién dice lo contrario (pero no como herejía con excomunión anexa).

Se menciona por ejemplo en el concilio de Florencia en el decreto a los Armenios, que dice: “El tercer sacramento es la Eucaristía, cuya materia es el pan de trigo y vino de uva” (DS 1320).

Se menciona también en el catecismo romano, que es el catecismo del concilio de Trento, el código del derecho canónico sanciona así la disciplina de la iglesia:

“Can. 924 1.  El sacrosanto Sacrificio eucarístico se debe ofrecer con pan y vino, al cual se ha de mezclar un poco de agua.

 § 2. El pan ha de ser exclusivamente de trigo y hecho recientemente, de manera que no haya ningún peligro de corrupción.

 § 3. El vino debe ser natural, del fruto de la vid, y no corrompido.”

6. Desde hace tiempo se cuestiona si la iglesia puede permitir la celebración con pan que no sea de trigo.

De hecho, la iglesia siempre ha dicho que no, porque la Eucaristía es el memorial, que hace presente un evento ocurrido en el pasado, por tanto, se debe representar también en sus símbolos cuanto aconteció en ese evento pasado.

Y si alguien pregunta: ¿Por qué el pan de trigo y no de otra sustancia asequible en cualquier parte del mundo?

Se responde remitiéndose al evento que se celebra en el memorial: “Por qué Cristo usó el pan hecho de trigo.” Y sobre todo porque el pan hecho de trigo es fácil de conseguir en cualquier parte del mundo.

7. Me has preguntado cuál es el valor de tal práctica, podría decirte que entra en el Consuetudo Ecclesiae (en las tradiciones de la iglesia). Santo Tomás afirma “La tradición de la iglesia, que debe seguirse siempre y para todo, tiene la máxima autoridad”. (Suma teológica, II – II, 10,12)

Por su parte Y. Congar (Teólogo dominico hecho cardenal por Juan Pablo II) recuerda que los “teólogos han siempre seguido la Praxis Ecclesiae como normativa, cuando es constante e implica una postura con respecto a la fe” (Y. Congar, La fe y la teología, p. 161)

8. Por lo tanto aunque no sea de fide que el pan deba ser de trigo, dado que La tradición de la iglesia tiene la máxima autoridad, estoy convencido que la iglesia sobre este punto no cambiará su normativa, porque Jesús después de haber usado el pan hecho de trigo y el vino hecho de vid ha dicho: “Hagan esto en memoria mía”(Lc 22, 19 y 1 Cor 11,25). En el hagan esto se lee también que la elección de la sustancia debe ser la misma que Él usó. 

Con la esperanza de haber expuesto correctamente la doctrina de la iglesia, te deseo todo el bien, te encomiendo al Señor y te bendigo.

Padre Angelo


Traducido por Laura Ustáriz