Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español

Cuestión

Hola,

Yo soy el que te dijo que estaba leyendo la Moralia de San Gregorio.

Escuché a un sacerdote en la televisión de los obispos que calificó el Acto de Dolor como una «oración tremenda», «una oración que no tiene nada de cristiana porque Dios no puede ser ofendido y entonces Dios no castiga, porque Jesús vino a revelarnos otro tipo de Dios, de Padre».

Mi pregunta: ¿es esto un castigo de Dios? Me refiero al hecho de que tenemos personajes (¿sacerdotes?) … que pontifican en la TV (en la TV de los obispos italianos [que gracias a Dios nadie ve, pero esa es otra historia]), difundiendo y difundiendo impunemente herejías.

Sé honesto (es obvio que es un castigo de Dios, quería… boh… tentarte… bah).

¿Ah te gustan los zapatos que lleva este cura (?) en ese video? creo que son zapatos Hogan (pero no soy un experto)


Respuesta del sacerdote

Querida,

1. Lamento lo que dijo ese sacerdote en la televisión de los obispos y es que el pecado no es una ofensa hecha a Dios. Es cierto que quien peca se daña a sí mismo, pero al mismo tiempo hace otras dos cosas: sigue crucificando a Jesús y también hace daño al cuerpo místico de Cristo que es la Iglesia.

2. Perjudica a quien lo hace: lo he repetido muchas veces en este sitio, recordando en primer lugar lo que dice la Sagrada Escritura: «El que peca se perjudica a sí mismo» (Sir 19,4). Pero también está la afirmación de Juan Pablo II en Reconciliatio et Paenitentia: «El pecado es un acto suicida» (RP 15). Evidentemente es pecado mortal.

También recordé lo que dice San Agustín: «el pecado es una maldición y que, por consiguiente, del pecado viene la muerte y la mortalidad» (Contra Faustum, 14,4), es decir, un cierto mal que uno se hace a sí mismo. Y también mencioné que Santo Tomás informa y hace suya tal afirmación (Suma Teológica, III, 46, 4, ad 3).

3. Reproduzco íntegramente lo que dice Juan Pablo II: «Como ruptura con Dios, el pecado es el acto de desobediencia de una criatura que, al menos implícitamente, rechaza a Aquel de quien ha salido y que la mantiene viva; es, por tanto, un acto suicida. Como por el pecado el hombre se niega a someterse a Dios, también se rompe su equilibrio interior y estallan en él contradicciones y conflictos.

Así lacerado, el hombre produce casi inevitablemente un desgarro en el tejido de sus relaciones con los demás hombres y con el mundo creado» (RP 15).

4. Y precisamente porque con el pecado el hombre se daña a sí mismo («su equilibrio interior se rompe y estallan en él contradicciones y conflictos») se trata de un castigo autoinfligido.

El castigo es intrínseco al acto que se realiza. En lenguaje antropomórfico, pero verdadero, decimos: «Porque al pecar he merecido tus castigos».

5.  Pero también es cierto que el pecado ofende a Dios. ¿No fue la pasión y muerte de Jesús la más grave ofensa que se le hizo?

¿Y Jesús no es Dios hecho carne?

La carta a los Hebreos dice: «y a pesar de todo recayeron, (…) ya que ellos por su cuenta vuelven a crucificar al Hijo de Dios y lo exponen a la ignominia de todos.» (Heb 6,6). ¿No es la ignominia una ofensa?

6. Pensemos, por ejemplo, en un pecado desgraciadamente muy extendido: la blasfemia.

¿No es una ofensa insultar a Dios? Entre otras cosas, la palabra blasfemia viene del griego «blapto» y significa abofetear.

¿Y qué es abofetear si no es humillar a una persona?      

7. Por supuesto, los pecados, todos los pecados juntos, no restan un ápice a la perfección divina. Sin embargo, ofenden a Dios.

El Catecismo de la Iglesia Católica dice: «El pecado es una ofensa a Dios: ‘Contra ti, sólo contra ti he pecado’. Lo que es malo a tus ojos, lo he hecho yo» (Sal. 51:6). El pecado se opone al amor de Dios por nosotros y aleja nuestro corazón de él.

Como el primer pecado, es una desobediencia, una rebelión contra Dios, por el deseo de llegar a ser «como Dios» (Gn 3,5), conociendo y determinando el bien y el mal. Por lo tanto, el pecado es «el amor propio hasta el punto de despreciar a Dios». A causa de esa orgullosa exaltación de sí mismo, el pecado se opone diametralmente a la obediencia de Jesús, que realiza la salvación» (CIC 1850).

8. Esto es lo que piensa la Iglesia en su doctrina sobre el pecado. Es una ofensa a Dios, una desobediencia, una rebelión, un desprecio a Dios.

9. Continúa el Catecismo de la Iglesia Católica: «Es precisamente en la Pasión, en la que la misericordia de Cristo le vencerá, donde el pecado manifiesta en grado sumo su violencia y su multiplicidad: la incredulidad, el odio asesino, el rechazo y la burla de los dirigentes y del pueblo, la cobardía de Pilatos y la crueldad de los soldados, la traición de Judas que tanta pesa sobre Jesús, la negación de Pedro, el abandono de los discípulos. Sin embargo, en la hora misma de las tinieblas y del Príncipe de este mundo, el sacrificio de Cristo se convierte secretamente en el manantial del que brotará inagotablemente el perdón de nuestros pecados» (CIC 1851).

10. Si nos ponemos delante de Jesús crucificado, vemos inmediatamente lo que es el pecado: es odio asesino, rechazo, burla, cobardía, crueldad, traición, negación, abandono.

¿Y qué es todo esto: alabanza u ofensa hecha a Dios?

11. Sin mencionar lo que dijo el Señor sobre el juicio universal en el que se dirá a los condenados: » Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo» (Mt 25,45). Esto significa que toda ofensa hecha al prójimo es lo mismo que ofender al Señor.

12. Por último, el pecado no sólo afecta al cuerpo físico de Jesús (la cruz) y además del daño a la persona que lo comete, también causa siempre una ofensa a la sociedad y a la Iglesia.En Reconciliatio et Paenitentia Juan Pablo II afirma: «El pecado de cada persona afecta a los demás de alguna manera. Es la otra cara de esa solidaridad que, en el plano religioso, se desarrolla en el profundo y magnífico misterio de la comunión de los santos, gracias a la cual se puede decir que «toda alma que se levanta, se levanta también el mundo».

A esta ley de ascenso corresponde, por desgracia, la ley de descenso, de modo que podemos hablar de una comunión en el pecado por la que un alma que se rebaja a sí misma por el pecado rebaja con ella a la Iglesia y, en cierto modo, al mundo entero. En otras palabras, no hay ningún pecado, ni siquiera el más íntimo y secreto, el más estrictamente individual, que concierna exclusivamente a quien lo comete. Todo pecado repercute, con mayor o menor vehemencia, con mayor o menor daño, en toda la estructura eclesial y en toda la familia humana» (RP 16).

13. El pecado, por tanto, implica siempre una triple ofensa: hacia Dios, hacia quien lo comete y hacia la comunidad. Como tal, no perjudica a Dios, sino sólo a quien lo comete y a la comunidad. Sin embargo, sigue siendo una ofensa contra Dios, contra su sabiduría y su amor.

14. Esta es mi respuesta. Pero podrías decir: mi pregunta también era otra y es si ese cura es un castigo de Dios por todas las «herejías» que difunde por la televisión de los obispos y queda impune. Luego también haces otras preguntas a las que no respondo porque soy menos competente que tú, pero que quizás ni siquiera necesiten respuesta.

15. Le agradezco que me dé la oportunidad de corregir lo dicho por la TV de la Conferencia Episcopal Italiana. También lamento que tal vez no se tenga cuidado de corregir y reparar el mal que se hace y que tantas personas sigan confundidas y dañadas.

Te deseo todo el bien, te recuerdo al Señor y te bendigo. Padre Ángelo