Querido Padre Angelo

Me gustaría que me ayudaras a profundizar en la palabra “carne” utilizada en las epístolas paulinas, en la carta a los Efesios San Pablo “nadie odia su propia carne” cf. Ef 5,21-33 y se refiere a la carne de los cónyuges que son una sola carne. Pero, en cambio, la palabra “carne” en la carta a los Gálatas habla de los pecados de la carne, cf. Gál 5,16ss.

Alfredo


Querido Alfredo,

El término carne en la Sagrada Escritura, y más concretamente en San Pablo, tiene varios significados:

1. En primer lugar, implica el cuerpo vivo, hecho de huesos, carne, músculos y sangre en oposición a las realidades vegetales y simplemente materiales. En sí mismo, indicando el cuerpo humano, es una realidad buena, creada por Dios.

2. Sin embargo, a veces significa consanguinidad, como, por ejemplo: ” vendámoslo a los ismaelitas, porque él es nuestro hermano, nuestra propia carne ” (Gn 37,27).

3. Otras veces, carne significa toda la humanidad, como cuando decimos cada carne.

4. Muy a menudo el término carne, y también carne y sangre, indica la debilidad, la fragilidad, la dependencia y la transitoriedad del hombre: ” una y otra vez reprimió su enojo y no dio rienda suelta a su furor: sabía que eran simples mortales, un soplo que pasa y ya no vuelve ” (Sal 78,39). Y también ” Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo ” (Mt 16,17).

5. A veces indica al hombre entero, en cuerpo y alma, como, por ejemplo: ” mi corazón y mi carne claman ansiosos por el Dios viviente ” (Sal 84,3).

6. En San Pablo, la carne tiene todos estos significados. Pero muy a menudo adquiere otro significado que le es característico, donde carne significa el hombre en su aspecto de pecador. La carne es entonces sinónimo de pecado, de lo que es hostil a Dios. En Gálatas dice: ” Se sabe muy bien cuáles son las obras de la carne: fornicación, impureza y libertinaje, idolatría y superstición, enemistades y peleas, rivalidades y violencias, ambiciones y discordias, sectarismos, disensiones y envidias, ebriedades y orgías, y todos los excesos de esta naturaleza. Les vuelvo a repetir que los que hacen estas cosas no poseerán el Reino de Dios” (Gal 5,19-21).

Lo mismo ocurre en Efesios: ” Todos nosotros también nos comportábamos así en otro tiempo, viviendo conforme a nuestros deseos carnales y satisfaciendo nuestra concupiscencia y nuestras malas inclinaciones, de manera que por nuestra condición estábamos condenados a la ira, igual que los demás.” (Ef 2,3)”. En este sentido hay oposición entre la acción de la carne y la del Espíritu: “porque los deseos de la carne se oponen a Dios, ya que no se someten a su Ley, ni pueden hacerlo. Por eso, los que viven de acuerdo con la carne no pueden agradar a Dios. ” (Rom 8,7-8).

7. Aunque es característico de Pablo, este significado también se encuentra en San Juan, como cuando Jesús dice: “Lo que nace de la carne es carne, y lo que nace del Espíritu es espíritu” (Jn 3,6). Pero Juan, para indicar la realidad del pecado, utiliza generalmente otro término, el del mundo.

Te saludo, Te encomiendo al Señor y te bendigo.

Padre Ángelo

Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español