Pregunta 

Querido Padre Angelo

En primer lugar, quisiera agradecerle por su rápida respuesta a mis problemas mencionados en mi primera carta. Le aseguro que actuaré lo antes posible con mi párroco. En septiembre llegará a mi parroquia un nuevo sacerdote muy joven del que hablan muy bien, mientras que nuestro anciano y enfermo párroco seguirá hasta que el Cielo quiera. En cuanto llegue entonces me presentaré a él.

En esta nueva carta me gustaría poner una pregunta que tengo en mi corazón desde que era niño y que está relacionada con la figura de San José, el padre putativo de Jesús. Esta figura siempre me ha atraído, despertando mi curiosidad, y siempre me he preguntado por qué aparentemente tiene una importancia secundaria. Leí en alguna parte que San José está dotado de una inmensa santidad y tiene un poderoso poder de intercesión ante Dios siendo superado solo por la Virgen María, su esposa, y más poderoso que los santos Pedro y Pablo. ¿Hizo San José algún milagro? ¿Por qué no ascendió también al cielo en cuerpo y alma como María? ¿Cómo se puede rezar a San José? ¿Cuál es la forma más eficaz de rezarle? También me gustaría saber qué representa para usted, Padre Angelo, este gran santo.

Un cordial saludo y un sincero agradecimiento por esta inmensa y preciosa obra, por la que me he convencido de que la Teología es la ciencia suprema.

Guido


Respuesta del sacerdote 

Querido Guido,
es un placer contestar a tus preguntas sobre San José.
La respuesta a tus primeras preguntas la extraigo del libro hermoso sobre San José escrito por un dominicano francés Michel Gasnier, intitulado El silencio de José.
Personalmente no he leído un libro más exacto y completo sobre San José que este.

1. La Santidad de San José

Era común opinión entre los teólogos del siglo XVI comparar la grandeza de José con la de los otros santos, para indicar el lugar conveniente en la asamblea de los que Dios coronó en Cielo. A menudo en sus discusiones, vuelve el texto de San Gregorio Nazianzeno que predijo: “El Señor ha reunido en San José como en un sol esa luz y ese esplendor que todos los demás santos tienen juntos“. Cuando Dios predestina un alma a una misión, ciertamente la adorna con todos los dones necesarios para que la alcance. Y después de María, Madre de la Palabra Encarnada ¿qué función superó o igualó la de José, el padre adoptivo de Cristo y cónyuge de su Madre? Comparándolo con María, se dijo con razón que, después de Ella, ninguna criatura estaba tan cerca de la Palabra Encarnada y que, como resultado, nadie nunca poseyó en el mismo grado la gracia santificante.
Leone XIII en su encíclica «Quamquam pluries» se hace eco de esta opinión.

“Ciertamente”, escribió, “la dignidad de la Madre de Dios es tan elevada que nada fue creado por encima de Ella. Sin embargo, al estar José unido por vínculo conyugal a la Santísima Virgen, no hay duda de que se acercó más que nadie a esa suprema dignidad por la que la Madre de Dios supera, en alto grado, a todas las criaturas. Por haber llevado en sus brazos a Aquel que es el corazón y el alma de la Iglesia, fue considerado más grande que San Pedro, sobre quien Jesús había declarado que quería construirla. Por haber vivido treinta años en la intimidad de Cristo y en continua meditación del espectáculo de su vida, su grandeza fue estimada como mayor que la de San Pablo, que había recibido la revelación de los sublimes misterios. Se le estimaba incluso más que a San Juan Evangelista, que tuvo el privilegio de apoyar su cabeza sobre el pecho del Salvador una sola vez, mientras que él había sentido a menudo los latidos de su corazoncito. Era más grande que los Apóstoles que sólo propagaban el adorable nombre de Jesús, ese nombre que José le había impuesto por misión.

El intento de situar a José por encima de San Juan Bautista parecía más difícil por las palabras de Cristo: “En verdad os digo que entre los nacidos de mujer no ha aparecido nadie más grande que Juan el Bautista“. Esta dificultad se ha resuelto diciendo por cierto que Jesús, al pronunciar esas palabras, quiso establecer una comparación con los profetas del Antiguo Testamento que habían anunciado al Cristo futuro, mientras que Juan el Bautista lo anunciaba en el presente, señalándolo, como se dice, con el dedo. Podemos añadir que el propósito de las palabras de Jesús era comparar la grandeza de Juan el Bautista, el mayor profeta del Antiguo Testamento, con la nueva grandeza conferida a un elegido por la llamada al reino de los cielos, de ese reino del que la Iglesia en la tierra era la primera fase; por eso añadió: “Qui minor est in regno coelorum major est illo”, que puede traducirse así: “Cualquiera que sea la grandeza de Juan el Bautista al final del Antiguo Testamento, desaparece ante el más pequeño de los cristianos”.

La doctrina de la preeminencia de San José sobre los demás santos se presenta hoy con serias garantías. Tiende a convertirse en la enseñanza común aceptada por la Iglesia. La declaración de León XIII, que hemos citado, es particularmente reveladora sobre este punto.

(…)
“Lo que se puede considerar con certeza es que José, confirmado en gracia desde el momento de su matrimonio con la Santísima Virgen, de la que se benefició durante su proximidad continua por ser inmaculada desde su concepción, y sin haber resistido nunca a las gracias de la vocación, vio el tesoro sobrenatural aumentar continuamente en su alma. Por lo tanto, podía alcanzar un grado tan alto de perfección que el pecado era lo más extraño posible para la criatura humana” (Michel Gasnier, El silencio de José, pp. 153-156).

2. Si San José está en el cielo con su alma y cuerpo

M. Gasnier sigue escribiendo: “Algunos autores, entre los cuales hay Suárez, San Bernardino de Siena, San Francisco de Sales y Bossuet, y también muchos Padres de la Iglesia, siguen sosteniendo como cosa cierta que José estaba unido a aquellos santos de los que nos habla el Evangelio (Mt 27,52-53) que salieron de sus tumbas después de la muerte de Jesús y se aparecieron en la ciudad de Jerusalén.

San Tomás nos dice por cierto que su resurrección fue definitiva y absoluta.

San Francisco de Sales llega a escribir: “Si es cierto, y debemos creerlo, que en virtud del Santísimo Sacramento que recibimos, nuestros cuerpos resucitarán en el día del juicio, ¿cómo podemos dudar de que nuestro Señor no elevó al cielo en cuerpo y alma al glorioso San José, que había tenido el honor y la gracia de llevarlo a menudo en aquellos brazos bendecidos en los que estaba tan dispuesto en él. 

San José está, por lo tanto, en el cielo en cuerpo y alma, sin dudas”

Los que se conforman con esta opinión sostienen que Jesús, eligiendo un séquito de resucitados para afirmar con mayor fuerza su resurrección y dar mayor gloria a su triunfo, tuvo que tomar entre ellos y poner en primer lugar a su padre adoptivo y que por otra parte la Sagrada Familia reconstituida en el cielo, sin la gloriosa asunción de José en cuerpo y alma, habría sido una nota discordante en su exaltación de la gloria.

Tales afirmaciones son sin duda respetables, pero no tenemos medios para comprobarlas: nada nos impide tenerlas como probables, ya que, además, no nos obligan a afirmarlas. La opinión contraria tiene varios afirmadores; actualmente no admiten en el cielo otros cuerpos gloriosos que los de N. Señor y su Santísima Madre”(Michel Gasnier, El silencio di José, pp. 156-157).

3. Sobre el poder excepcional de la intercesión de San José

A este respecto, añado lo que escribí en una respuesta publicada el 6 de julio de 2013: “Sabemos que los santos son de diferentes grandezas porque San Pablo nos lo recuerda cuando dice: “El brillo del sol es diferente del brillo de la luna y del brillo de las estrellas; y, aun entre las estrellas, el brillo de una es diferente del de otra.” (1 Cor 15,41).
Pero quien tenga más nosotros no lo sabemos, a excepción de la Virgen y de San José a quienes la Iglesia tributa respectivamente el culto de hiperdulía (por encima de todos los santos) y de protodulía (el primero entre todos los santos). Muchos casos que me has presentado en las otras preguntas (que he cortado) sufren, como tú dices, de una mentalidad supersticiosa”.
También citaba lo que Santa Teresa de Ávila dice sobre el poder de intercesión de San José en una página muy hermosa de su autobiografía.

“Al ver el estado en que me habían reducido los médicos de la tierra y cómo me encontraba muy mal desde mi temprana edad, decidí recurrir a los médicos del cielo y pedirles la salud, porque, aunque soportaba aquella enfermedad con tanta alegría, también deseaba curarme. (…).
En cambio tomé por mi abogado y patrono el glorioso San José recomendándome a él con fervor. Este Padre y Protector mío me ayudó en las necesidades en que me encontraba y en muchas otras situaciones aún más serias en las que estaba en juego mi honor y la salud de mi alma. Vi claramente que su ayuda siempre fue mayor de lo que podía haber esperado. No recuerdo haber orado para pedir perdón sin recibirlo inmediatamente. Y es maravilloso recordar los grandes favores que el Señor me otorgó y los peligros del alma y del cuerpo de los que me liberó por la intercesión de este santo bendito. A otros santos parece que Dios ha permitido que fueran nuestras ayudas en una u otra necesidad, mientras que yo he experimentado que el glorioso San José extiende su patrocinio, sobre todo. En esa manera el Señor quiere que entendamos que Él estaba sujeto a San José en la tierra donde en calidad de padre putativo podía mandar igual que en Cielo hace todo lo que le pedimos. Esto también ha sido reconocido por la experiencia de otras personas que, siguiendo mi consejo, se han recomendado a su patrocinio. Muchos otros se han convertido recientemente en sus devotos después de haber experimentado esta verdad. Me esforcé por celebrar su fiesta con la mayor solemnidad posible. (…) Por la gran experiencia que tengo de los favores obtenidos de San José, quisiera que todos se persuadieran de ser devotos de él. Nunca he conocido a nadie que sea verdaderamente devoto de él y que le preste algún servicio particular sin progresar en la virtud. Ayuda a todos los que se recomiendan a Él.

Desde hace varios años, en el día de su fiesta, le pido alguna gracia, y siempre se me ha concedido.

Si mi petición no es tan recta, él la endereza para mi mayor bien. Si mi palabra pudiera ser autorizada, con gozo me tomaría el tiempo de relatar en detalle las gracias que este glorioso santo ha hecho por mí y por otros…” (Santa Teresa de Ávila, Vida, VI, 5-8).

4. Las Sagradas Escrituras no tratan de milagros realizados por San José.
Pero por el testimonio de Santa Teresa las gracias obtenidas por su intercesión son muy numerosas. De hecho, Santa Teresa dijo que nunca había oído que alguien no hubiera sido escuchado por San José. En este sentido la oración Memorare que San Bernardo escribió para la Virgen se ha transcrito igualmente para San José.

Me gusta proponerlo de nuevo en nuestra versión: Acuérdate, oh, penosísimo San José, que nunca se ha dicho en el mundo que alguien, recurriendo a Tu protección, implorando Tu ayuda y pidiendo Tu patrocinio, haya sido abandonado por Ti. Animado por esta confianza, también yo recurro a Ti, oh Padre Virgen de los vírgenes; a Ti acudo, pecador arrepentido, postrado a Tus pies para pedirte misericordia. No desprecies, oh Padre putativo del Verbo, mis súplicas, sino escúchame amablemente y escucha mis suplicas… Amen.
No dejo de recomendarlo a todo el mundo y de recitarlo cada día para los problemas, especialmente económicos y laborales.

5. Pero más allá de eso, ¿qué hay que pedirle a San José?
El Beato Giacinto Cormier, Maestro General de la Orden de los Dominicos, fallecido en 1916, recomendaba pedir a San José la devoción a la Virgen, porque nadie entre las criaturas la ha amado, honrado y servido tanto como él.

Desde que era niño, el Papa Juan rezaba todos los días la oración Virginum custos, para pedir a San José su protección sobre la pureza.

Aquí está: “Oh Custodio y Padre de los vírgenes, San José, a cuya fiel custodia fueron encomendados el mismo Cristo Inocente Jesús y la Virgen de las Vírgenes María; por esta doble y queridísima promesa, Jesús y María, te ruego y te suplico que, preservándome de toda impureza, con un alma inmaculada, un corazón puro y un cuerpo casto, me ayudes a servir siempre a Jesús y a María de la manera más casta. Amén”.

Como oraciones a San José está también la muy hermosa de León XIII: “A ti, oh bendito José…….. ”.
También hay Letanías y las que están bajo el nombre de Manto Sagrado.

También exhorto a la gente a invocarlo cada noche antes de ir a dormir diciendo:

Jesús, José y María, os doy mi corazón y mi alma;

Jesús, José y María, ayudadme en mi agonía final;

Jesús, José y María, que mi alma muera en paz con vosotros“.

Te agradezco tus preguntas y estoy seguro de que las respuestas serán muy útiles para nuestros lectores.

Te pido que perseveres en tu devoción a San José. Siempre obtendrás grandes ganancias.

Por esto te aseguro mis oraciones y te bendigo.

Padre Angelo


Traducido por SusannaF

Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Inglés Español