Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Inglés Español Portugués

Querido Padre Angelo

En respuesta a un visitante dijiste que con el pecado mortal se pierde la gracia santificante y también los méritos acumulados en la vida pasada. Esto me desconcertó un poco. Por lo tanto, si uno comete un pecado mortal (obviamente, entonces se enmendará en la confesión) el “almacén”, por así decirlo, de méritos se reduce a cero, como si en toda la vida hasta ese momento no hubiera hecho nada bueno. ¿Es esto cierto? ¿Se acabó el juego? ¿Hay que empezar de nuevo, sin nada?

¿Y si esta persona, después de la confesión, y por tanto de la reconciliación, muriera? ¿Se presentaría ante Dios sin méritos? ¿Reconciliado pero sin mérito?

Ahí, me gustaría que lo explicara mejor, padre.

Gracias de antemano por su respuesta.

Que Dios te bendiga.


Querido,

1. lo que has relatado de mis declaraciones no es del todo exacto. Es cierto que con el pecado grave se pierde la gracia santificante y con ello también se pierden los méritos. Pero no es cierto que una vez arrepentido, reconciliado y confesado se empiece de cero. Los méritos se recuperan en proporción al fervor del arrepentimiento y a la cantidad de gracia recuperada.

2. Que las virtudes y los méritos sobrenaturales también se pierden por el pecado grave, lo dice el Espíritu Santo a través del profeta Ezequiel: ” ero si el justo se aparta de su justicia y comete el mal, imitando todas las abominaciones que comete el malvado, ¿acaso vivirá? Ninguna de las obras justas que haya hecho será recordada: a causa de la infidelidad y de pecado que ha cometido, morirá. ” (Ez 18,24).

3. Santo Tomás afirma que con la gracia que acompaña a la penitencia se recuperan las virtudes sobrenaturales. Y a este respecto recuerda la parábola evangélica en la que el padre manda vestir a su hijo arrepentido “con el manto más precioso” (Lc 15,22), que según San Ambrosio es “el manto de la sabiduría”, que va acompañado de todas las virtudes, según las palabras de la Escritura: ” Enseña la templanza y la justicia, la prudencia y la fortaleza” (Sab 8,7). Por tanto, mediante la penitencia se restauran todas las virtudes” (Suma Teológica, III, 89, 1, sed contra).

4. Y como se puede caer cuando ya se ha alcanzado un cierto grado en la vida espiritual, entonces cuando se comienza de nuevo después del pecado se está siempre como incipiente y por esta razón “también el hombre en la virtud se eleva siempre en un grado inferior” (Suma Teológica, III, 89,2, sed contra).

5. Sin embargo, “según que el movimiento del libre albedrío en la penitencia sea más intenso o más débil, el penitente alcanza una gracia mayor o menor” que antes. (…). Por eso, el penitente resucita a veces con una gracia mayor que la anterior; a veces con la misma; y a veces con una gracia menor. Lo mismo puede decirse de las virtudes que acompañan a la gracia” (Suma Teológica, III, 89, 2).

6. No sólo eso, sino que junto a las virtudes sobrenaturales también se pueden recuperar los méritos. Aquí Santo Tomás se refiere al profeta Joel, en el que leemos: “Yo los resarciré por los años en que lo devoraron todo la langosta ” (Joel 2,25). Y cita la glosa que dice: “No permitiré que perezca la abundancia que has perdido por la perturbación de tu alma”. Y concluye: “Pero esta abundancia es el mérito de las buenas obras, que se perdió por el pecado. Por tanto, mediante la penitencia se reavivan las obras meritorias realizadas antes del pecado” (Suma Teológica, III, 89, 5, sed contra).

7. Luego da la razón: “porque permanecen en la aceptación de Dios“. Y permanecen en la aceptación de Dios incluso después de haber sido mortificadas por el pecado: pues tales obras, en la medida en que se hayan realizado, serán siempre aceptables para Dios y los santos disfrutarán de ellas, según las palabras del Apocalipsis: ” conserva firmemente lo que ya posees, para que nadie pueda arrebatarte la corona.” (Ap 3,11). El hecho de que no sean capaces de llevar al que las ha hecho a la vida eterna se debe al impedimento del pecado posterior, que le hizo indigno de la vida eterna.

Pero este impedimento se elimina con la penitencia, ya que con ella se remiten los pecados. Por lo tanto, se deduce que las obras ya “mortificadas” recuperan por medio de la penitencia la eficacia de conducir al que las había realizado a la vida eterna: y esto significa que reviven. Por lo tanto, es evidente que las obras mortificadas reviven mediante la penitencia” (Suma Teológica, III, 89, 5).

8. Por lo tanto, la persona que inmediatamente después de la confesión de un pecado grave muere, lleva consigo los méritos en la medida en que los ha recuperado por el fervor de la caridad. 

9. Pero también quiero decir que los méritos con los que nos presentamos ante Dios son ante todo los méritos de Jesucristo. Porque pone esos méritos en nuestras manos. Y se convierten en nuestros en la medida en que los hacemos nuestros con el fervor de la caridad. Incluso nuestros méritos personales, sin el suyo y sin ser apoyados por el suyo, no son nada.

Te agradezco que me haya dado la oportunidad de presentar la doctrina de Santo Tomás, que es la doctrina de la Iglesia.

Te deseo lo mejor, te encomiendo al Señor y te bendigo.

Padre Ángelo