Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español

Cuestión

Querido Padre Ángelo,

quería saber cuál es el pensamiento de la Iglesia (si lo hay) sobre el trabajo, me refiero a preguntar cuál debe ser la profesión para realizarse en la vida. A menudo oigo decir, en películas, libros y demás, que hay que hacer lo que te gusta, que hay que perseguir ese sueño, etc… Me fío poco de estas palabras y sé lo mucho que difiere la realidad práctica del pensamiento.

Un sacerdote me dijo una vez que no estamos hechos para trabajar, pero es el trabajo lo que nos hace falta para vivir. Así que me pregunto, incluso si uno hace un trabajo que no le gusta tanto y tal vez se incline por otra cosa, pero es indispensable para él y la familia recibir la paga de ese trabajo, ¿se puede decir que esa persona se ha equivocado en la vida? Personalmente he estudiado y tengo un título académico, pero en este momento me encuentro trabajando en el negocio familiar, debo decir que no era lo que esperaba ni mi máxima aspiración. No sé si fue correcto o un error no continuar mis estudios porque en un momento dado ya no me sentía estimulada a seguir, quizás por el cansancio y la pesadez de los estudios, queriendo hacer algo práctico. Quiero servir siempre al Señor en mi vida diaria. ¿Me pregunto si mi prioridad tendría buscar el trabajo de mi vida o hacer el bien que el Señor quiere incluso en trabajos que no quiero o no me gustan tanto?

Muchas veces me pasa que pienso en ser como aquel joven que cuando Jesús le pidió «ve, vende todo, sígueme y tendrás un tesoro en el cielo…» no lo hizo. Como si fuera ese joven que no se arriesga a seguir adelante con sus estudios y a tener esperanza en el futuro. ¿Se puede considerar esto un desperdicio de talento? A menudo pienso en ello. Me pregunto si la Iglesia tiene un consejo que dar a muchos jóvenes que se encuentran en este dilema.

te doy las gracias y te saludo. 


Respuesta del sacerdote

Querido,

En primer lugar, me gustaría decir que el trabajo es una actividad característica del hombre. Dios dio al hombre la orden de trabajar cuando lo bendijo diciendo: » Sean fecundos, multiplíquense, llenen la tierra y sométanla.» (Gn 1,27).

2. Es conveniente subrayar que este mandato fue dado por Dios antes del pecado original. Como Dios, según el lenguaje imaginativo de la Sagrada Escritura, trabajó seis días y descansó el séptimo, así también el hombre, que fue creado a su imagen, se perfecciona trabajando y descansando. Esto deja claro que el hombre carece de algo si no puede trabajar.

3. Hay una riqueza de valores contenida en el trabajo, de modo que el hombre se revela y perfecciona sólo pasando por este camino. Por supuesto, el trabajo no es el único medio por el que el hombre se perfecciona, pero también existe esta vía.

4. ¿Pero qué trabajo? Dios ha puesto la tierra con su infinito potencial en manos del hombre. De ello se deduce que las formas de trabajo y, podríamos decir, el potencial del hombre es tan infinito como el potencial de la tierra. Aquí «tierra» no significa sólo la realidad que llamamos tierra, sino el mundo entero, incluidos el mar y el cielo.

5. En cada hombre, por su inteligencia racional capaz de trascender la tierra y transformarla, hay una vocación al trabajo, a cualquier trabajo. Por tanto, podríamos hablar de una llamada o vocación general al trabajo.

6. Pero dado que los hombres individuales se caracterizan por ciertos talentos recibidos de la madre naturaleza y perfeccionados a través del estudio y las habilidades profesionales, se puede hablar con razón de una vocación específica para ciertos trabajos. Sacrificar las inclinaciones y aptitudes adquiridas sería como enterrar los talentos y hacerlos inútiles para uno mismo y para la comunidad. Por lo tanto, es justo que la sociedad se organice de tal manera que dé a todos la posibilidad de ejercer sus capacidades.

7. Pero, por diversas razones, esto no siempre es posible. Por lo tanto, ante la imposibilidad de utilizar los talentos en el sector específico de la propia preparación y al ser el trabajo una necesidad primaria para la subsistencia propia y de la familia, es necesario adaptarse a cualquier trabajo a la espera del más adecuado para la propia preparación específica.

8. Al mismo tiempo, también hay que recordar que ante Dios el trabajo recibe su mérito no tanto por lo que se hace sino por el espíritu con el que se hace. Por eso, lo que los hombres consideran la obra más humilde, ante Dios puede tener un mérito especialmente grande por el grado de caridad con que se hace. El trabajo que Cristo hizo en su vida oculta fue considerado bajo a los ojos de los hombres. Pero como fue hecho por una Persona divina y fue animado por su ilimitada caridad, fue acompañado por un mérito infinito, eterno y universal.

9. Esto no quita el deber de situarse en el lugar «técnicamente» adecuado según las aptitudes y habilidades de cada uno para hacer la contribución a la sociedad que la propia sociedad espera, también por su cooperación en el perfeccionamiento de las capacidades de los individuos. 

Te deseo una feliz continuación de las fiestas navideñas y un igualmente feliz año nuevo.

Te bendigo y te encomiendo al Señor.

Padre Ángelo