Querido Padre Ángelo,

Buenas tardes, soy Paolo, me interesó mucho leer sus respuestas tan interesantes sobre las preguntas tan complejas hechas por otros lectores. Esta es mi pregunta y ciertamente no es fácil: ¿por qué existe el odio? ¿Cómo nació el odio? ¿Por qué entró en el famoso misterio del mal?

Gracias.


Querido Paulo,

1. Si el amor es la atracción por el bien, el odio es la aversión por el mal. Cuando Dios creó al hombre también lo dotó de la capacidad de sentir emociones. Estas emociones o sentimientos son un gran potencial que Dios nos proporcionó para que estuviéramos más dispuestos a hacer el bien y huir del mal.

2. En el estado de inocencia, es decir, antes del pecado original, el hombre sólo sentía odio por el mal. Además, este sentimiento, como todos los demás que en la jerga teológica se denominan pasiones, estaban perfectamente subordinados a la razón y nunca llevaban al hombre por el mal camino. Así que no había odio a Dios ni a las criaturas, que son todos dones de Dios. Adán sólo sentía odio por el mal, es decir, por la desobediencia a Dios y el pecado.

3. Después del pecado original, las pasiones o los sentimientos comenzaron a insubordinarse a la razón. La rebelión contra Dios dio lugar a otras rebeliones, como la del hombre contra sus semejantes, y la de los sentimientos contra la razón. Como resultado, los sentimientos se expresan ahora a través de sus propios movimientos, que tienden a llevar al hombre por el mal camino.

4. Sólo después del pecado original el hombre comenzó a sentir movimientos desordenados de odio y a usarlos mal. Empezó a sentir odio incluso por los bienes que para él en ese momento tenían la apariencia del mal. Así, algunos han comenzado a sentir odio por Dios, por su ley, por su obra salvadora, por sus ministros, por las cosas santas. Sienten odio porque se oponen al mal al que están vinculados.

5. No hay que olvidar que también hay fuerzas externas al hombre, como los demonios, que le incitan a odiar a Dios y al prójimo. La envidia del bien ajeno también provoca aversión, deseo de mal, odio. El odio en este sentido forma parte del misterio de la iniquidad, como lo llama San Pablo (2 Tes 2,7), que actúa en el mundo.

6. Sin embargo, el odio, si se utiliza bien, puede prestar muchos servicios. En este sentido, la Sagrada Escritura dice: “Odia el mal, tú que amas al Señor” (Sal 97,10) y “odia el mal y ama el bien” (Am 5,15). San Pablo nos exhorta a tener horror al pecado: “Aborrece el mal y aférrate al bien (Rom 12:9). San Agustín enseña a distinguir entre el error y los errantes y dice: “Odia a muerte el error y ama a los errantes” (Contra litt. Petiliani, 1,2 9) para llevarlos a la salvación.

7. Además, la presencia del odio hacia las cosas buenas y santas (el misterio de la iniquidad) impulsa a muchos a combatirlo oponiéndole el ejercicio activo de la caridad, la entrega total de la vida por Dios y por la salvación de los hermanos, el ejercicio ascético que compromete a la purificación y a la creciente santificación .De modo que quien inspira el odio (el demonio), también es castigado en esto, porque al final sirve para suscitar fuerzas opuestas de caridad, de entrega y de mérito eterno. Te agradezco la pregunta, te recuerdo al Señor y te bendigo.

Padre Ángelo

Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español Portugués