Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español

Pregunta

Querido Padre Angelo,

Gracias por el trabajo que hace en el sitio de los Amigos Dominicanos.

Me gustaría preguntarle algunas cosas sobre la justificación que me han estado molestando durante mucho tiempo. ¿Podría explicarme qué quiere decir San Pablo con la frase: «Porque concluimos que el hombre es justificado por la fe aparte de las obras de la ley» (Rom 3:28)?

Empecemos con un concepto: ¿qué significa «justificación»? ¿Coincide con la salvación o forma parte de ella? Además, por «Ley», ¿nos referimos a los 10 mandamientos? Si es así, ¿por qué la Iglesia nos enseña que debemos respetarlos para salvarnos (no es una crítica, sino una duda)? ¿No se dice en otra parte que ya no estamos bajo la Ley, sino bajo la Gracia (si no recuerdo mal)? ¿Y por qué dice Jesús que no la Ley no pasará?

¿No se contradice también la afirmación de San Pablo cuando habla de la fe y las obras? ¿A qué tipo de obras se refiere Santiago: a las de la Ley, a las de la «ley evangélica» (si es que tal concepto es correcto), o a las obras de caridad? Por último, ¿por qué la Iglesia nos enseña que la salvación viene tanto por la fe como por las obras?

Gracias: como ve estoy muy confundido y, aunque he hablado con sacerdotes muy competentes, estos conceptos no me entran en la cabeza y sólo me parece ver contradicciones (aunque tengo fe en que no es así).

Respuesta del sacerdote

Querida,

La palabra «justificación» puede ser engañosa.

Se habla de justificación de una ausencia escolar, y entonces se entiende el motivo que excusa la ausencia.

En teología, en cambio, justificar tiene el significado propio que viene de la palabra latina justum facere, que significa hacer lo correcto.

2. Si recordamos entonces que la justicia en la Sagrada Escritura no es simplemente sinónimo de honestidad, sino que también es sinónimo de santidad, entonces el significado de esta palabra utilizada a menudo por San Pablo se hace evidente: justificación significa hacer santo.

3. Y si por santidad se entiende la participación en la vida divina, es igualmente claro que nadie se hace santo por sus solas obras, como decía Pelagio, sino sólo porque Dios le comunica su vida santa.

4. Uno de los errores más graves de Lutero fue pensar que el hombre, por el pecado original, había perdido completamente su libertad.

Ya he tenido ocasión de recordar recientemente que en Servo arbitrio Lutero dice que la voluntad humana es como una bestia de carga colocada entre dos jinetes: «Si Dios la monta, quiere y va donde Dios quiere (…). Si Satanás lo monta, quiere y va donde Satanás quiere. Y no está en su mano elegir o buscar uno de los dos jinetes» (M. Luther, Il servo arbitrio, en Opere Scelte, 6, editado por E. de Michelis Pintacuda, Claudiana, Turín 1993, p. 125).

El hombre no participa en absoluto en esta acción de Dios, que no cambia al hombre, sino que lo deja corrupto y pecador.

En un texto de teología católica escrito cuando aún no existía el clima ecuménico leí estas precisas palabras: «Los protestantes modernos han abandonado esta exégesis extravagante y se han acercado a la interpretación católica».

5. Según la teología católica la gracia no es una pura benevolencia externa de Dios que deja al hombre corrompido en el pecado, como decía Lutero, sino que es una realidad sobrenatural que es inherente ontológicamente al alma y transforma al hombre para hacerlo de injusto justo, de enemigo amigo, de pecador santo.

El Concilio de Trento, polemizando con Lutero dice que «la esencia de la justificación es la justicia de Dios, no simplemente porque él es justo, sino porque nos hace justos; porque por él somos renovados en el espíritu de nuestra mente, y no sólo parecemos justos, sino que lo somos verdaderamente, recibiendo cada uno en sí mismo su justicia según la medida en que el Espíritu Santo participa en los individuos según su voluntad (1 Cor 12,11) y según la disposición y cooperación personal de cada uno». (DS 1529).

6. Una vez aclarado lo que se entiende por justificación según protestantes y católicos (los ortodoxos también piensan como los católicos) paso a las otras cuestiones.

Me preguntas si la «justificación» coincide con la salvación.

Sí, eso es exactamente lo que es, porque mientras la justificación remite (no simplemente cubre, como dicen los protestantes) los pecados, al mismo tiempo que nos infunde la santidad divina (la gracia), renueva al hombre interiormente y lo hace santo y amigo de Dios.

7. Por «ley» en San Pablo se entiende la observancia de la ley, de toda la ley, incluida la de los Diez Mandamientos.

Las buenas acciones del hombre no pueden merecer por sí solas la infusión de la vida santa de Dios.

Esto siempre es un regalo, ya que es de orden sobrenatural.

Las obras, es decir, la observancia de los Diez Mandamientos y las obras de caridad, son necesarias para mantener la vida santa de Dios en nosotros.

Jesús dijo: «El que tiene mis mandamientos y los guarda, ese es el que me ama» (Jn 14,21) y «Si me amáis, guardad mis mandamientos.» (Jn 14,23).San Juan, en su primera carta, escribe: «El que dice: Yo he llegado a conocerle, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él» (1 Juan 2,4).

No es posible mantener la vida santa de Dios cometiendo pecados.

No es posible ser santo y amigo de Dios y transgredir gravemente su ley.

Es tal como dice el evangelio de hoy, jueves de la primera semana de Adviento: «No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos» (Mt 7,21).

8. Vuelve a preguntar qué significa que «ya no estamos bajo la Ley, sino bajo la Gracia (si no recuerdo mal)».

Debo decir que lo recuerdan bien, pues estas son las palabras de San Pablo en Rom 6,14.

Aquí San Pablo se refiere también a la ley ceremonial, como la circuncisión, el ofrecimiento de sacrificios, las diversas purificaciones, las peregrinaciones a Jerusalén. Y también la observancia de los mandamientos.

Pues bien, todas estas prácticas que pueden hacer que una persona se diga observante, no confieren todavía el perdón de los pecados, que sólo proviene del Sacrificio de Cristo y de Su Sangre, ni confieren la gracia del Espíritu Santo que mora en nosotros.

La remisión de los pecados y la vida divina son un don exclusivo de Dios.

Sólo nos llegan por el sacrificio de Jesucristo.

Pero esta vida divina la mantenemos amando a Dios (los tres primeros mandamientos del Decálogo) y amando al prójimo (los otros siete).

9. «¿Y por qué dice Jesús que la Ley no pasará?»

Aquí el Señor dice que no ha venido a abolir la ley, sino a cumplirla.

El cumplimiento de la ley es Él: los mandamientos son la forma de mantenernos en sus caminos.

10. «¿Acaso la afirmación de San Pablo no contradice, además, a Santiago, cuando habla de fe y obras? ¿A qué tipo de obras se refiere Santiago: a las de la Ley, o a las de la «ley evangélica» (si es que alguna vez fue correcto hablar de tal concepto), o a las obras de caridad?»

Santiago deja claro lo que son las obras cuando escribe: «¿De qué sirve, hermanos míos, que uno diga que tiene fe y no tenga obras? ¿Quizás esa fe pueda salvarlo?

Si un hermano o una hermana están sin ropa y sin el alimento diario y uno de vosotros les dice: «Id en paz, calentaos y saciaos», pero no les dais lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve?

Así también la fe: si no tiene obras, está muerta en sí misma» (Sant 2,14-17).

Dice lo mismo que San Pablo, que afirma: «Porque en Cristo Jesús no cuenta la circuncisión ni la incircuncisión, sino la fe que se hace activa por la caridad» (Gal 5,6).

11. «Por último, ¿por qué la Iglesia nos enseña que la salvación viene tanto por la fe como por las obras?»

Porque la fe nos abre al conocimiento de Dios.

La caridad, en cambio, nos abre a acogerlo dentro de nosotros: «Dios es amor, y el que permanece en amor permanece en Dios y Dios permanece en él» (1 Jn 4:16).

Te deseo todo el bien, te recuerdo al Señor y te bendigo.

Padre Angelo


Traducido por Letizia De Carlonis