Buenas noches, padre.

Me llamo Michele. ¿Está mal arrodillarse en el momento de comulgar? Porque lo hago desde hace algunos años, ciertamente no para presumir sino porque siento que debo  hacerlo frente al Señor. También como señal de respeto por lo que se está recibiendo en ese momento.

Pero hace unas tardes, un sacerdote me dijo que me pusiera de pie y me obligó a tomarlo de pie. Lo hice porque no era el caso de entrar en una discusión, pero después de la misa fui a pedirle una explicación. Me dijo y me hizo ver que todo el mundo comulga de pie, que hay normas y reglas que hay que respetar y que si otros sacerdotes nunca me lo han señalado es porque no respetan estas cosas.

Me quedé en mi posición. Aunque estuviera escrito  negro sobre blanco creo que Dios merece mayor devoción y respeto por parte de todos nosotros, laicos o no. Como ha sido durante siglos.

Hoy en día en mi opinión ya no existe más el “el sentido de la fe y de lo sagrado “dentro de la misma iglesia en la que creo, pero en ciertas situaciones no defiendo. Y lo digo basándome en las palabras de San Pedro: debemos obedecer a Dios antes que a los hombres. Como si dijera que incluso un papa puede ir en contra de Dios y si es así sería un error seguir sus mandatos.

Gracias a Dios todavía hay buenos sacerdotes y laicos. No lo dudo.

Me gustaría saber lo que piensas.

Gracias por su paciencia.


Querido Miguel,

1. Siento por el accidente que te ha ocurrido justo en el momento más sagrado, el de la Santa Comunión. Lo menos que podemos decir es que no lo has vivido bien.

2. Al final de la misa has ido a la sacristía y el cura que había celebrado te hacía ver lo que quería .De hecho, aunque la Conferencia Episcopal Italiana dice que “la costumbre apropiada de acercarse al altar en procesión, recibiendo las especies eucarísticas es de pie con un gesto de reverencia, profesando la fe en la presencia sacramental de Cristo” (Enchiridion CEI 4/1859), no la hace obligatoria. El lenguaje es claro: “Hoy es particularmente apropiada la costumbre de entrar en el altar en procesión, recibiendo la Eucaristía de pie”. Este rito se propone, pero no se impone.

3. El número 160 de la Ordenación General del Misal Romano establece que “los fieles deben recibir la Comunión de rodillas o de pie, según determine la Conferencia Episcopal”.

4. Como hemos visto, la Conferencia Episcopal Italiana aboga por la comunión de pie, pero no la impone.

5. El vigésimo primer volumen del Enchiridion Vaticano publicó una carta (“Esta Congregación”) de la Congregación para el Culto Divino a un obispo y a un fiel sobre la postura para recibir la Comunión Eucarística. La fecha es el 1 de julio de 2002.

Afirma: “Aunque la Congregación ha aprobado la legislación que establece la postura de pie para la Sagrada Comunión, de acuerdo con las adaptaciones permitidas por las Conferencias Episcopales a través de la Istitutio generalis Missalis Romani, n. 160, par. 2, lo ha hecho aclarando que los comulgantes que elijan arrodillarse no deben ser rechazados por este motivo” (EV 21/665).

6. Por lo tanto, recibir la Sagrada Comunión de rodillas o de pie no queda a criterio del sacerdote, sino de los fieles.

7. Posteriormente, la Instrucción de la Congregación para el Culto Divino Redemptionis sacramentum, del 25 de marzo de 2004, afirmó: “No es lícito negar la Sagrada Comunión a un fiel por la simple razón, por ejemplo, de que desee recibir la Eucaristía de rodillas o de pie” (RS, 91).

8. Se sabe que Benedicto XVI era partidario de recibir la Sagrada Comunión de rodillas. En las misas que celebraba, se preparaban dos reclinatorios. Los fieles que recibían la Sagrada Comunión de él la recibían de rodillas.

9. Está claro que cuando todos reciben la Sagrada Comunión de pie y en procesión es necesario no causar confusión ni retrasos particulares. Es de sentido común sugerir esto. Pero si una persona quiere recibir la Sagrada Comunión de rodillas y no provoca ningún retraso, tiene todo el derecho a hacerlo y el sacerdote no puede reprocharle nada.

10. En nuestra iglesia hay varios jóvenes que, sin que yo lo sugiera, hacen la comunión de rodillas para la edificación general de los fieles. Antes de empezar vinieron a preguntarme si era lícito. He dicho que sí.También dije que la Iglesia les deja a ellos, y no al sacerdote, la posibilidad de elegir, como de hecho deja a los fieles el derecho de recibirla en la boca o en la mano.

Te deseo lo mejor, te encomiendo al Señor y te bendigo. Padre Ángelo

Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español