Questo articolo è disponibile anche in: Español Italiano Inglés

Querido Padre Angelo,

Me llamo …, tengo 54 años, estoy separado desde hace 10 años y soy padre de dos hijos (uno mayor de edad y otro menor). Recientemente he descubierto el sitio web «Amigos Dominicanos» y su columna con respuestas a las preguntas que perturban nuestra conciencia. Me acerco a ti como si estuviera en el confesionario para contarte lo que me atormenta desde hace tiempo. Desgraciadamente, tras el fracaso de mi matrimonio, y después de varios años de vivir con mis padres, conocí a una mujer y comenzamos una relación que duró unos siete años.

Debo decir que siempre estuvo a mi lado; me animó en la relación con mis hijos, me aconsejó sobre cómo comportarme, en definitiva, me ayudó mucho. Mientras tanto, desgraciadamente, he perdido a mi padre y mi madre está en un centro de cuidados de larga duración. En un momento dado, quizás por cuestiones triviales, empezó a acusarme de dedicar poco tiempo a mis hijos, luego de dedicarles demasiado tiempo, de haberla descuidado (¡!) en definitiva, me echó el día de mi cumpleaños (hace casi 5 meses).

Intenté ponerme en contacto con ella, pero se mostró inflexible y me acusó de cosas que no eran ciertas. Soy creyente y practicante, aunque, por desgracia, debido a mi pasado, no soy un «buen ejemplo». ¿Qué debo hacer? ¿Es correcto que invoque a la Santísima Virgen María, pidiéndole la gracia de poder restaurar esta unión?

Sin recurrir a lo banal ni a sentimientos del tipo «toma y daca», ¿puedo ofrecer a la Virgen un voto personal mío, como debo hacer? Gracias por la atención que dedicará a mi correo electrónico y le saludo afectuosamente.


Querido,

1. El matrimonio que hiciste, aunque a los ojos de los hombres naufragó, de hecho, existe ante Dios, al menos hasta que se demuestre lo contrario. Estás casado con tu mujer, aunque vivas separado de ella.

2. Cuando te casaste, te comprometiste ante todos a amarla fielmente «como Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella para santificarla» (Ef 5,25-26). Has asumido este compromiso para bien o para mal. Este es el camino de santificación que has emprendido y al que el Señor te ha llamado. 

3. Entiendo que en el estado de soledad en el que te encontrabas, era fácil encontrar consuelo en una mujer que no era tu esposa. Pero ahora que esta mujer quiere seguir su propio camino y parece que no tiene intención de construir nada contigo, debes captar de nuevo la llamada del Señor a la santificación. Lo que te parece una desgracia es en realidad una gracia.

4. Para no perder a esta mujer estarías incluso dispuesto a hacer un voto a Nuestro Señor o a Nuestra Señora. Pero el Cielo no puede ayudarte a continuar por un camino en el que estás decidido a crucificar de nuevo a Jesús en tu corazón (Heb 6,6).

5. Tus hijos ya no son pequeños, pero también necesitan ver en ti un padre ejemplar, un padre que en los malos momentos es fiel a su compromiso de santificación. Esta es una de las más bellas lecciones de vida que puedes ofrecerles, y les será de gran ayuda cuando se encuentren en situaciones similares, porque tarde o temprano en la vida de todos aparece la cruz. 

6. No puedo olvidar que relacionarte con una mujer que no es tu esposa te pone en una situación de pecado grave que te impide la confesión, el perdón de los pecados y el acceso a la Santa Comunión. No olvides que la gracia de Dios vale más que la vida (Salmo 63:4) y que conservar la gracia al precio de cualquier renuncia es la muestra más hermosa de nuestro amor al Señor, porque sin Él nos falta todo.

7. Como ves, te he presentado las más altas motivaciones de nuestra vida. Los que no creen pueden considerar inhumano lo que les he escrito, entre otras cosas porque no pueden entender la historia de amor que pasa entre una persona y Jesucristo precisamente en las pruebas de la vida. En estas pruebas y sufrimientos soportados por su causa, Cristo no se deja superar en generosidad. Corresponde de forma tangible a tu amor por él con un amor cada vez mayor, que a veces te hace llorar de emoción. Es este amor, este afecto, estos consuelos que el Señor quiere darte en este momento. Tal vez ya lo haya experimentado.

Te acompaño con mis oraciones, te encomiendo en la Santa Misa que pronto se celebrará y te bendigo.

Padre Ángelo