Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Inglés Español Portugués

Pregunta

Buenos días Padre,

Ante todo, gracias por el sitio hermoso y muy útil, especialmente la parte de las preguntas de los fieles con Sus respuestas que a menudo paso a tamizar en momentos de oscuridad en busca de luz, tengo parientes en Salsomaggiore (Italia) y muchas veces he visitado el Santuario de la Beata Virgen del Rosario de Fontanellato, tal vez incluso nos conocemos.

Paso a la cuestión: en el Evangelio de Juan, si no me equivoco, en el versículo 14:27 Jesús dice: “Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo”, en qué sentido nos da Jesús su paz?

Y cuál es la paz que da al mundo?

Gracias y un cordial saludo

Andrea

Respuesta del sacerdote

Querido Andrea,

1. La paz, dice san Agustín, “es la tranquilidad del orden” (De Civitate Dei, 1,19,3).

Y como existe en el hombre un triple orden: consigo mismo, con Dios y con el prójimo, se puede decir que hay tres formas de paz: la paz interior, la paz con Dios y la paz relativa al prójimo.

2. Los discípulos del Señor disfrutan de esta paz en su vida presente y en aquella futura.

Pero de aquí la tienen imperfectamente porque no pueden tenerla sin algún malestar. Y esto tanto hacia uno mismo, como hacia Dios y el prójimo.

En la vida futura, en cambio, la disfrutarán perfectamente porque reinarán sin tener enemigos.

3. Pues bien, el Señor promete paz tanto para la vida presente como para la futura.

Promete la paz en la vida presente porque junto a la sobreabundancia de la gracia nos da la posibilidad de vencer al enemigo y amarnos unos a otros.

4. Santo Tomás dice que guardar la paz “es casi un testamento que cumplir que nos ha dejado Cristo, porque en Sir. 45,30 se lee: El Señor estableció con él un testamento de paz”” (Comentario al Evangelio de Juan, 14, 27).

5. Promete la paz para la vida futura porque la hará correr como un río, como profetizó Isaías: “Porque así habla el Señor: Yo haré correr hacia ella la prosperidad como un río” (Is 66, 12).).

6. Y aquí están los contenidos de la paz que el Señor comunica.

Según la Biblia de Jerusalén, desear la paz significa desear tres bienes: integridad del cuerpo, felicidad perfecta, liberación traída por el Mesías.

Todo esto lo da Jesús” (cf. Las claves de la Biblia, vocabulario de la Biblia de Jerusalén, voz: paz Jn 14,27).

7. En la frase siguiente, Jesús especifica que su paz no es como la del mundo.

La paz del mundo se ordena al goce tranquilo y pacífico de los bienes temporales.

Y a veces esta paz es casi un estímulo para pecar porque “debatiéndose en la tremenda lucha provocada por la ignorancia, ellos dan a tantos males el nombre de paz.” (Sb 14, 22).

Además, cuando el mundo da la paz, la da para disfrutar de los bienes externos sin conflicto.

En cambio, Cristo da la paz para la consecución de los bienes eternos.

8. Nuevamente: la paz del mundo es muy a menudo engañosa y falsa, como dice el Salmo: “hablan de paz a su prójimo, mientras su corazón está lleno de maldad.” (Sal 28, 3).

Mientras que la paz de Cristo es real y no ficticia.

9. Finalmente, la paz del mundo no es perfectamente cierta porque “no hay paz para los impíos” (Is 57,21).

Mientras que la paz de Cristo da quietud interior y exterior como dice el salmista “Los que aman tu ley gozan de una gran paz,” (Sal 118,165).

Por eso Jesús dice: “les doy mi paz, pero no como la da el mundo”.

Deseando que tengas siempre la paz de Cristo en tu corazón, te aseguro mis oraciones y te bendigo.

Padre Angelo

p.s.: No pertenezco al Convento de Fontanellato, ni ejerzo mi ministerio en ese hermoso santuario dominico dedicado a Nuestra Señora del Rosario. Así que ciertamente… al menos por ahora… no nos conocemos!