Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español

Querido padre Angelo,

soy el chico del renacimiento, con la música que escucho he resuelto el problema. Entendí que el mal no reside en la música, la música es solo un instrumento de rebelión y espectáculo. No me dejo influir.

Mis dudas son sobre la sexualidad.

¿De verdad es tan malo practicar el autoerotismo?

En mi opinión es una necesidad del cuerpo como es alimentarse o dormir, ¿por qué hay tanto alboroto en torno a este tema por parte de la Iglesia?

El mismo Jesús en el Evangelio nunca habla de pureza, sino que nos deja solo dos mandamientos:

Ama a tu Dios

Ama a tu prójimo como a ti mismo.

No habla explícitamente de la sexualidad, entonces, ¿por qué la masturbación se considera un pecado grave?

¿Por qué las relaciones prematrimoniales también se ven desde cierto punto de vista?

Espero su respuesta.


Muy caro,

1. Me dices que practicar el autoerotismo es una necesidad del cuerpo como la nutrición o el sueño.

Acababa de leer tu declaración cuando leí la noticia en un blog de un periódico: “Detuvieron a un hombre que se masturbaba delante de una chica”.

Me dije: según ese visitante nuestro, ¿no es lo mismo masturbarse que comer o dormir?

¿Por qué no se detiene a la gente que come o bebe en el tren, en el autobús…?

2. Como ves, de nada sirve esconderse con el pretexto de que es natural.

Es tan natural que los niños nunca se lo digan a sus padres. Pero instintivamente se avergüenzan.

Luchan por decirlo incluso en confesión. Sin embargo, si fuera tan natural … no existirían esos temores.

3. Entonces, veamos por qué hablar de ciertos problemas sexuales no es lo más natural en este mundo.

Juan Pablo II dice que la sexualidad toca el núcleo íntimo de la persona.

También por eso en lenguaje común hablamos de partes íntimas del cuerpo que no se muestran a todo el mundo.

Los animales les muestran por qué todo está ahí para ellos. Estas son funciones casi fisiológicas.

La persona humana, por otro lado, no está del todo ahí. De hecho, todo está en otra parte, es decir, en la mente y el corazón.

Y aquellas partes que en los animales tienen simplemente funciones fisiológicas, en la persona, en cambio, hay encerrado algo muy alto.

Incluso esconden el secreto de un corazón, la voluntad de entregarse para siempre y exclusivamente a una persona determinada. La voluntad de expropiarse para pertenecer a otro.

4. A estas alturas entendemos por qué nos arrestan por impureza pública: porque se profana algo muy grande.

Tanto más se profana cuanto más se comete frente a un niño, con el grave peligro de destruir su mundo inocente y limpio, de introducir la vulgaridad en una realidad que es sagrada en otro contexto, como es el ambiente matrimonial abierto a la vida. 

5. Pero hay más, porque el significado interno de la sexualidad humana es abrir a la persona al don de sí mismo. Un regalo que es tan grandioso que se involucra en la lógica del don para toda la vida.

Así les ocurre a los padres con sus hijos.

La masturbación, en cambio, es el uso de la facultad sexual, es decir, la facultad que Dios ha vinculado al don de sí mismo, para buscar un placer vacío.

Paciencia si estuviera solo vacío.

Pero es un placer que desencadena una adicción de la que es difícil salir.

6. Por cuántos chicos y también por cuántos adultos la masturbación y la pornografía caminan juntas.

Dos esclavitudes que en algunos parecen no dejar salida.

Sienten el vacío de ello, lo desprecian, se sienten llevados a tener cada vez más hambre y sed de impurezas como si quisieran buscar algo que finalmente los satisfaga definitivamente, pero nunca lo encuentran.

Quieren salir de él, porque sienten que es el infierno, un basurero que se lleva en el fondo de sus corazones.

Pero son esclavos de eso. No pueden.

A veces piden la ayuda de un psicólogo (por una tarifa, por supuesto). Inicialmente sienten un poco de alivio, pero pronto todo vuelve al principio.

7. Quien te habla es un sacerdote, que escucha el sufrimiento de quienes vienen a confesar estas cosas para sentirse liberado de ellas, para tener la mente y el corazón llenos de otras cosas y poder volar alto.

En una palabra: vienen a la confesión para renacer, para comenzar una nueva vida, interiormente libre.

8. Por casualidad leí algunas frases del Padre Andrea Gasparino, quien fue un guía fuerte y un padre de espíritu para muchos jóvenes.

Esto es lo que dijo sobre la masturbación:

“La masturbación es una droga

Recuerda una cosa: no puedes casarte con este vicio encima, de hecho, no puedes comprometerte con esta esclavitud: afectaría tu relación desde el primer momento.

Quien tiene el hábito de la masturbación tiene una gran carga de debilidad en su interior, que hace añicos cualquier ideal. Quien tiene este vicio no es capaz de grandes ideales.

Pero se puede salir de este vicio si se lucha.

Uno sale de la masturbación con la fuerza de Cristo y con una lucha disciplinada.

Debemos apresurarnos de inmediato para señalar que el hábito de la masturbación cesa y se erradica cuando lo desees.

Si tienes el hábito de fumar, dicen que dejar de fumar es terrible; el hábito de la masturbación es más fácil de tratar.

Cristo te manda: quiere que destierres todo desorden: “«¡Si tu ojo derecho es para ti una ocasión de pecado, arráncalo y arrójalo lejos de ti! Si tu mano te hace pecar, córtatela».

Este lenguaje drástico de Cristo debes aplicarlo a todo desorden sexual.

Cristo te llama a una vida armoniosa. Por lo tanto, si luchas y Cristo está contigo, es imposible que no ganes.

¿Qué hacer? Aquí hay una buena receta, bien probada por una larga experiencia.

• Franqueza sangrienta: necesitas una franqueza absoluta contigo mismo y con un sacerdote. Elige un sacerdote con quien abrirte, escribe un informe escrito sobre la gravedad de tu vicio y luego acude a él con regularidad. Su sinceridad y la fuerza del sacramento del perdón harán maravillas.

• Sé honesto para no alimentar el fuego de la sensualidad en ti: protégete de anteojos, pensamientos, fantasías, discursos, lecturas sensuales.

Si concedes a tus ojos todo lo que piden, si te demoras en fantasías impuras, comprendes que eres débil, que la voluntad es cada vez más frágil. Si una persona enferma está expuesta a corrientes de aire, se entiende que se enferma.

• No pierdas el tiempo lloriqueando, arréglalo, hazlo ahora. En cada fiesta de María Santísima, pide el milagro de la curación.

La intercesión de María y tu deseo de luchar, tarde o temprano obrará el milagro.

• Repara cualquier caída con prontitud entregándote a un generoso acto de caridad.

La masturbación es puro egoísmo, la medicina infalible es la caridad. Se gana con la caridad.

Recuerda: Dios quiere que seamos libres y maduros, la masturbación nos hace esclavos e infantiles”.

9. El padre Gasparino vuelve a escribir respondiendo a la pregunta: “«La masturbación no hace daño a nadie; ¿Por qué la Iglesia la condena?».

No es la Iglesia la que condena, es el mismo Jesucristo.

Y la condena porque la masturbación es la tumba de tu libertad. Es puro egoísmo.

El mal más grave de la masturbación es que afecta a tu personalidad: difícilmente crece en el amor los que tienen el hábito de la masturbación. Es un virus que afecta la voluntad. Es un desorden que Cristo condena.

Este mal siempre corre el riesgo de convertirse en un hábito, y el hábito crea gradualmente una mentalidad egoísta que plagia tu personalidad.

Si un joven duerme sobre este mal, se vuelve tan profundamente egoísta que marca negativamente toda su existencia.

Como ya he explicado, hay que luchar contra la masturbación, con serenidad, pero también con seriedad.

El hombre puede ganar cualquier batalla cuando realmente quiera.

El cristiano tiene entonces la fuerza de Cristo de su lado”.

10. Cuántas cosas podrían añadirse aún, extraídas de la experiencia de quienes están esclavizados a ella.

Muchos correos electrónicos de visitantes publicados en nuestro sitio y muchas respuestas lo documentan bien.

Con el deseo de ser siempre libre interiormente, capaz de volar alto y estar siempre unido a Dios (¡es lo más hermoso de la vida!) Te aseguro mis oraciones y te bendigo.

Padre Angelo