Cuestión

Querido Padre Ángelo,

Soy …, un fiel lector de tu columna religiosa. Te escribo para presentarte mi pregunta, y lo hago dirigiéndome a ti porque, por lo que escribe y por cómo lo hace, consolando e instruyendo sus lectores en relación con los más dispares problemas espirituales y teológicos, creo que podrías ayudarme para comprender lo que agita mi corazón.

Me gustaría hacer algunas consideraciones que seguramente le ayudarán a comprender mejor mi situación. Tengo … años, me he graduado y actualmente trabajo como becario en un buró de abogados. El tema de la abogacía me ha fascinado, y en cierto modo me sigue fascinando, pero las dificultades salariales a menudo relacionadas con las prácticas han despertado en mí una forma de resentimiento hacia esta profesión. No oculto que tendría la tentación de buscar un trabajo que me diera mayores satisfacciones económicas.

Me he comprometido dos veces, la primera vez, una típica aventura de adolescente, la segunda, sin embargo, una historia un poco más seria. Sin embargo, lo que me llevó en ambas situaciones a dejarlas, fue la falta de entusiasmo en las relaciones. Especialmente en la segunda relación, aunque el comienzo se caracterizó por un loco deseo de conocer a la otra persona, con el tiempo todo se redujo a un simple soportar. No voy a ocultar que mi pareja ya estaba pensando en una relación permanente, en el matrimonio. Sin embargo, esto me dejó muy indiferente, por no decir contrariado

Cansado, pues, de llevar esta relación, decidí romperla, no sin rastros de sufrimiento por ambas partes.

Volviendo al tema central de mi correo electrónico, no puedo entender qué es lo que me hace sentir inquieto e insatisfecho con la vida que llevo. Aparentemente no me falta nada, pero sin embargo me siento vacío, como si no hubiera logrado nada bueno. Sin embargo, para ser sincero, en todos estos años, desde mi adolescencia hasta hoy, puedo decir que he sido un “campo de batalla”. De hecho, he alternado constantemente periodos de atracción hacia mi hipotética vocación sacerdotal con periodos de rechazo, buscando diversas razones que me convencieran de que el sacerdocio no era para mí.

Desgraciadamente, aunque no debería ser así, siempre he combatido esta inclinación con argumentos racionales. Pensé en la vida de soledad que conllevaría esa elección, en la imposibilidad de compartir una vida íntima con una chica, y en todas las demás preclusiones que conlleva ese estado de vida. No oculto, además, que aparecieron en mi mente dudas más serias, sobre el buen sentido de una elección por algo que al final no es tangible. ¡Un verdadero salto al vacío! A esto añado que ni siquiera mis padres (un poco “creyentes de fachada”) estarían de acuerdo con una elección de este tipo, especialmente mi madre. De hecho, ven la figura del sacerdote como una persona “sacrificada”, que de alguna manera no se realiza en la vida.

Sin embargo, siento una agitación interior que no me deja tranquilo. No sé si esta agitación viene de Dios, si Dios permite que me indique algo, pero sé con certeza que no me permite llevar una vida estable. Los movimientos internos me zarandean continuamente. También me da miedo hablar de ello con mi padre espiritual, porque me da miedo hablar de una convicción de la que luego me pueda arrepentir.

Por otra parte, comparto en gran medida la definición de vocación que usted dio en una de sus respuestas a un fiel; afirmando que “la vocación es lo que uno es”. Si observara el día típico de un sacerdote, vería en él un estilo de vida que compartiría de muy buena gana. A esto añado que me fascinan mucho las Sagradas Escrituras, me gustaría entender más y más, sumergirme en el conocimiento de los Padres de la Iglesia.

Te pido, para terminar, querido Padre, que seas capaz de darme algunos consejos que me permitan poner en orden mi vida, para poder entender cuál es el lugar en el que Dios me quiere.

Cordialmente


Respuesta del sacerdote

Querido,

1. Me detengo en algunos puntos de tu correo electrónico. El primero: “He alternado constantemente periodos de atracción hacia mi hipotética vocación sacerdotal, con periodos de rechazo, buscando diversas razones que me convencieran de que el sacerdocio no era para mí”. Estas palabras suyas me han recordado lo que ocurrió en la conversión de Paul Claudel. Había sido enviado como aprendiz de periodista a Notre Dame, en París, para la Misa de Gallo de Navidad, para escribir un artículo en el que se burlaba de la religión. Pero no encontró inspiración. Volvió a la mañana siguiente. Y, aun así, nada le sirvió como punto de apoyo al que agarrarse para burlarse de la Religión. Volvió por la tarde. Y al entonar el Magnificat por los niños cantores sintió que su corazón estallaba y se sentía convertido al Señor. No quería creerse a sí mismo y empezó a buscar todas las objeciones posibles e imaginables para rechazar la fe que se había introducido en su corazón, pero no pudo encontrar argumentos. Y se convirtió en un gran escritor cristiano en su época.

2. Pues bien, ¿puede ser que a ti también te haya pasado algo en relación con la vocación? Buscas todas las objeciones posibles para rechazarla, para que ese pensamiento no atormente tu alma. Y en cambio siempre está ahí. Hasta el punto de preguntarse si la inquietud que siente en su trabajo y la insatisfacción en su vida afectiva no son señales de que sólo otra cosa podría satisfacer completamente su corazón. No sé si corresponde también a tu caso, pero algo parecido debió ocurrir en San Pablo con motivo de su conversión, hasta el punto de que el Señor le dijo: ” Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Te lastimas al dar coces contra el aguijón” (Hechos 26:14). Y aquí está la continuación: “¿Quién eres, Señor?”. Y el Señor respondió: ” Y me dijo: «Soy Jesús, a quien tú persigues. Levántate y permanece de pie, porque me he aparecido a ti para hacerte ministro y testigo de las cosas que has visto y de aquellas en que yo me manifestaré a ti.” (Hechos 26:15-16).

3. No digo que sea así para ti. Pero ciertamente podría ser así. Tanto más cuanto que tu vocación no sería forzada, porque este pensamiento te ha acariciado varias veces desde tu infancia y te ha fascinado. Y sigues pensando que estaría en consonancia con tus inclinaciones. Y además añades un detalle que no es irrelevante: me dices que te gustaría sumergirte en la Sagrada Escritura y en la doctrina de los Santos Padres. Lo que significa que quizás la atracción no se dirija hacia el sacerdocio diocesano, al que solemos ver más inmerso en el hacer y organizar que en atender al estudio y la contemplación.

4. Y es precisamente esta última indicación la que me permite deciros que la vida del sacerdote, si se vive como se debe, no es en absoluto una vida de soledad. Si fuera así, no sería atractivo porque nadie puede vivir sin amor. Pero en la contemplación encuentra su alimento en las Sagradas Escrituras y uno no se siente solo.

5. Cuando abrimos las Sagradas Escrituras de forma correcta es como si en ese momento estuviéramos abriendo la puerta a Jesús que llama, como Él mismo dijo en el Apocalipsis: ” Yo estoy junto a la puerta y llamo: si alguien oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaremos juntos.” (Ap 3,20). En ese momento no nos sentimos solos en absoluto y sentimos que el Señor viene a extasiar nuestra alma con una dulzura y una compañía de las que no hay nada en este mundo. A esto aludía San Bernardo cuando decía que nunca estaba menos solo de cuando estaba solo.

6. En este punto mi indicación es la siguiente: hable abiertamente de ello con su confesor. Porque si te dijera: “No lo pienses, tu vocación no es el sacerdocio”, entonces pondrías inmediatamente tu corazón en blanco y buscarías en otra parte la solución a tu inquietud interior. Si, por el contrario, te dijera: “Podemos hablar de ello”, entonces no tardarás en ver si ese camino te fascina cada vez más y te llena el corazón o si te angustia aún más. En este último caso, tendrás que dejar de pensar en ello y ponerle fin.

7. Mientras tanto, reza mucho. Reza con el Rosario diario. La Virgen, como buena Madre, te obtendrá muchas iluminaciones del Espíritu Santo, y en poco tiempo llegarás a comprender cuál es el camino en el que estás llamado a servir al Señor.

Te acompaño con mi oración y te encomiendo en la Santa Misa.

Te deseo lo mejor y te bendigo.

Padre Ángelo

Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español