Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Inglés Español Francés Alemán Portugués Rumano Ruso Sueco

1. Al cumplirse el quinto aniversario de la renovación de nuestro sitio, junto a los voluntarios y traductores, deseo agradecer al Señor porque cotidianamente nos concede la gracia de ser sus colaboradores.

Nosotros también, junto con San Pablo, en humildad y profunda acción de gracias, podemos decir: “Somos colaboradores de Dios”. Y respecto a nuestros lectores: “y ustedes son el campo de Dios, el edificio de Dios” (1Cor 3, 9).

2. Seguidamente a Dios, agradezco a la Santa Virgen María, dispensadora de todas las gracias,  -en especial de aquella verdaderamente  inestimable- que nos permite ser cooperadores de Dios y a la vez suyos.

Por todos los voluntarios de nuestro sitio, lo que constituye sin duda, una de las gracias más grandes que hemos tenido.

Al final de nuestros días podremos presentarnos ante Dios y decir: “me has confiado cinco talentos: aquí están los otros cinco” ( Mt. 25, 20).

3. Por esta humilde obra, llevada a cabo sin pretensiones, y en expiación de los pecados, confiamos que nuestro Señor nos diga:  “Está bien, servidor bueno y fiel, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor” (Mt 25, 21).

4. A todos aquellos que querrán asociarse a nuestra obra de evangelización como voluntarios y traductores, con placer decimos: “¡Vengan, vengan. El Señor los recompensará y bendecirá!”

5. Por fin agradezco de corazón a nuestro webmaster Pasquale y a todos los que con él colaboran en la secreta y silenciosa labor de las traducciones.

Para que el Señor les bendiga muy abundantemente en la tierra y en el cielo, en el día 5 de septiembre, oficié una Santa Misa para ustedes y sus intenciones.

En los próximos días celebraré otras para nuestros voluntarios, traductores y para todos nuestros queridísimos visitadores.

¡Nuevamente muchísimas gracias!

Les doy mi bendición, padre Angelo