Questo articolo è disponibile anche in: Italiano Español

Pregunta

Querido padre Angelo,
aprovecho tu exquisita disponibilidad para una consulta telegráfica: ¿el Satanás mencionado en el libro de Job es el diablo o es un ángel de la corte celestial que tiene el rol de acusador para probar la fe de Job; de alguna manera el defensor de las razones de Dios contra el hombre?
Muchas gracias.
Rossano


Respuesta del sacerdote

Querido Rossano,
1. Cómo se indica en la Biblia de Jerusalén, Satanás está precedido aquí por el artículo. El término aún no es un nombre propio, se vuelve así solo en el primer libro de las Crónicas: “Alzóse Satán contra Israel, e incitó a David a hacer el censo del pueblo.” (1 Crónicas, 21, 1) donde, según una teología más avanzada, lo que se expresa en otra parte con el término de la ira de Dios, se refiere al diablo (cf., BJ, nota a 1 Cr 21,1. según la etimología hebrea Satanás significa el «adversario» o «el acusador» (Sal 109, 6).
En este caso pero su papel es más de espía.
Se trata de una figura ambigua, distinta de los hijos de Dios, escéptica del hombre, toda empeñada en atraparlo en el error, capaz de desatar sobre él todo tipo de males e incluso empujarlo al mal, cómo en 1 Cr 21,1.
Incluso si no es deliberadamente hostil a Dios, cuestiona el éxito de su obra en la creación del hombre.
Más allá del Satanás cínico, caracterizado por una ironía fría y malévola, ofrece la imagen de un ser pesimista, que se desquita con el hombre porque tiene motivos para tener envidia.
En el texto no se profundizan los motivos de su actitud.
Por todos estos factores, puede compararse con otros esbozos o figuraciones del espíritu del mal, en particular de la serpiente de Gn 3, con la que finalmente se fusionará para encarnar el poder diabólico (cf. Lc 10,18: “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.”) (nota de Job 1,6).

2. Por lo tanto lo mínimo que se puede decir es que no es un ángel de la corte celestial.

3. Es más, el biblista padre Marco Sales escribe: “Satanás, la palabra hebrea que significa adversario, caracteriza bien la obra del príncipe de los demonios.”.
En 1 Re 22,21-23 está presente cómo espíritu de mentira: “Se adelantó el Espíritu, se puso ante Yahveh y dijo:” «Yo le engañaré. »  Yahveh le preguntó: «¿De qué modo?»
Respondió: «Iré y me haré espíritu de mentira en la boca de todos sus profetas».
Yahveh dijo: «Tú conseguirás engañarle. vete y hazlo así».
“Ahora, pues, Yahveh ha puesto espíritu de mentira en la boca de todos estos profetas tuyos, pues Yahveh ha predicho el mal contra ti.”
Él también es un ángel por naturaleza, pero habiéndose vuelto enemigo de Dios, busca la ruina de los hombres. Sin embargo su poder depende de la voluntad de Dios.
Solo puede hacer lo que Dios le permite y, a pesar de su malicia, Dios le hace servir a la realización de sus planes.
La LXX tradujo el hebreo Satanás cómo diablo (nota a Gb 1,6).

4. Por tanto aparece aquí aquel que comúnmente entendemos con el término diablo o demonio.
El Catecismo de la Iglesia Católica dice de él: “Sin embargo, el poder de Satán no es infinito.
No es más que una criatura, poderosa por el hecho de ser espíritu puro, pero siempre criatura: no puede impedir la edificación del Reino de Dios.
Aunque Satán actúe en el mundo por odio contra Dios y su Reino en Jesucristo, y aunque su acción cause graves daños —de naturaleza espiritual e indirectamente incluso de naturaleza física—en cada hombre y en la sociedad, esta acción es permitida por la divina providencia que con fuerza y dulzura dirige la historia del hombre y del mundo.
El que Dios permita la actividad diabólica es un gran misterio, pero «nosotros sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman» (Rm 8,28)” (CCC 395).

Con la esperanza de que no hará nada en ti de todo lo que hizo con Job, te recuerdo al Señor y te bendigo.
Padre Angelo